Betty Alter

Sofía y Juan

 

Sofía y Juan eran dos niños que se criaban en una villa miseria

Todos los días jugaban en la puerta de su casa y así crecían... libres sin que nadie les diera pautas en la vida, eran muy amigos y sufrían mucho porque sus padres los golpeaban.

Ambos tenían 10 y 12 años, los padres eran vecinos... y eran borrachos empedernidos.

Y cuando eso sucedía los golpes volaban por doquier sin darse cuenta por el estado en que se encontraban como lastimaban interior y exteriormente a esas criaturas.

Ellos asomaban a la vida ya con ojos tristes.

Un día cansados de tantos golpes y de la vida que llevaban, decidieron tomar un tren y alejarse de ese lugar tan miserable donde Vivian.

Llegaron a la Estación Retiro y al igual que todos los niños abrían y cerraban las puertas de los autos o mendigaban y así simplemente tenían para comer...

.Dormían en algún vagón o un banco de algún lugarcito donde no estuviera a la intemperie.

Sofía era una nena muy bonita y bastante grande para sus 10 años...y tuvo suerte en la vida...

Una señora que a diario subía y bajaba del tren le daba una moneda. Cada vez que la veía.

Algo le atraía en esa niña.. muy desenvuelta...muy picara simpática con esos hoyuelos que cuando se reía....eran para abrazarla de la ternura que emanaba.
.
Un día le trajo un vestidito de regalo y al verla con el puesto todos los días, le empezó a traer ropas lindas... a menudo.

Conversaban mucho y la niña le contaba todo de su vida, la señora llamada Matilde se empezó a encariñar con esta niña.

Juan la cuidaba de los otros chicos, y crecía era alto para sus casi 13 años.

En esa zona Juan se había hecho respetar a veces a los golpes y quería a Sofi como a si fuera parte del y en las noches estaban abrazados cuando el frió entumecía los pies y el siempre buscaban un lugarcito apartado de todos los chicos para que no molestaran.

Un día pasado 6 meses Matilde le propuso a Sofi llevársela y darle estudio, siempre y cuando dijera quien era su familia... para poder hacer las cosas por derecha.

Sofi nunca lo supo pero después de decirle a Matilde donde vivía su madrastra con su padre.

Esta fue y el padre por dinero le entrego la documentación y firmo la tenencia de la pequeña a Matilde.

Sofi quería a Matilde pero como decirle a Juan que se iba a ir.

Le pidió a Matilde si no podía llevar a Juan pero Matilde no quiso dijo que era demasiada responsabilidad para ella... que quizás mas adelante podría ser.

Juan lloraba y se abrazaba a la niña y el día que Matilde le dijo.

-Mañana te llevo conmigo Sofi ya tengo los papeles legales de tu tenencia.

Fue para Juan un golpe mas duro de lo que su madre le daba

El latido de su corazón. Golpeteaba apresuradamente.

El adoraba a esa niña compañera de juegos desde pequeña la protegía después que juntos se escaparon.

Pero entendió que Sofía iba a tener un futuro que quizás mañana se convertiría en una mujercita culta y educada.

Después de abrazarse...solo le dijo

-Sofi no me olvides-

-Aquí estaré esperándote que me vengas a visitar alguna vez-

Pero Sofi no volvió.

La Sra. Matilde se fue lejos con ella donde no la encontrara ni el padre ni la madrastra. Para que la niña no tuviera futuros problemas o extorsiones.

Juan la extrañaba tanto y se puso arisco...no lo querían sus padres y lo único que quería en la vida se había ido .de su lado.

Empezó con malas juntas. Y lentamente a robar.
Después, con amigos que sabían más le enseñaron a dedicarse a sustraer cosas de los automóviles etc. ... 

Un día lo agarra la policía y lo metieron en un reformatorio..

Hasta los 18...

Así pasaron 15 años.....

Sofía tenia 25 años había pasado junto a su mama Matilde una vida preciosa estudio y se recibió de médica y trabajaba en un hospital.

Matilde resulto ser una mujer muy pudiente le dio todo, la quiso con locura y la dejo heredera de varios bienes y dinero.

Hacia 6 meses que había fallecido.

Y Sofi tenia muchas ganas de volver a Buenos Aires... nunca. nunca se habían olvidado de Juan esa carita de niño bueno..... Como jugaban y reían como la protegió.

Ahora que estaba sola pensaba que habría sido de su vida... donde andaría.

Vendió todo y con su titulo su currículum y con todo lo que Matilde le dejo se instalo en Buenos Aires y pronto consiguió un puesto importante en un hospital...

Instalada y contenta...una tardecita se fue a Retiro.... solo sabia que no iba a encontrar a Juan ...pero quiso recordar su infancia y buscaba entre los niños del hoy aquella carita del ayer.

No Juan no estaba lo imaginaba alto y muy sufrido...

Pasaron muchos meses y Sofía se hizo amigos y vivía para su trabajo.

Era una muy buena doctora clínica.

Mientras tanto Juan había estado en un correccional hasta los 18 años donde había aprendido a ser metalúrgico.

Por buen comportamiento salió a los 18 y se dedico a trabajar para un señor y con el tiempo ya era capataz en una empresa metalúrgica.

Siempre recordaba a aquella Sofía de su niñez y en sus rezos le pedía a dios que ojala hubiera tenido mas suerte que él en la vida.

Vivir en ese correccional no fue nada agradable... pero como creció grande y fuerte lo respetaban y no fue violado como tantos otros chicos, que no pueden defenderse y que esta sociedad sola se ocupa de encerrarlos, pero no de cuidarlos para que sean mejores personas.

Una noche... cruzaba la Av. Libertador y Juan solo vio el reflejo de dos autos y perdió el conocimiento.

Un joven que corría carreras con otro en medio de la Libertador, lo atropelló y siguieron de largo 

Uno de los transeúntes logro tomar el número de la chapa del auto. .

Juan quedo tendido en el medio de la calle pero gente noble detuvieron sus autos llamaron a la ambulancia y lo llevaron al hospital..

..Era un viernes de noche y Sofía estaba de guardia como medica clínica.

.Ella lo recibió en la urgencia...no sabia quien era solo alguien que la necesitaba....un pobre muchacho con la pierna derecha destrozada.....llamo al cirujano de guardia y inmediatamente a quirófano......

Hicieron lo posible para salvarle la pierna. Y lo lograron

. Pero no volvería a caminar derecho.

Sofía lo visitaba por la mañana para ver su estado, 

Juan tenia barba.....pero algo en sus ojos le llamaba la atención.

El primer día que llego y le dio la mano a Juan saludándolo este la miro fijamente y le retuvo la mano por un minuto... apenas...

Juan había reconocido a Sofía sin embargo no le dijo nada...el verla ahí toda una doctora tan bonita tan educada se le oprimió el corazón.....quien era el un don nadie para que decirle....

. Estaba tan emocionado... y más cuando ella le dijo

-Soy la doctora Sofía su médica clínica-

Esos hoyuelos que tenia a ambos lados cuando sonreía no los había perdido con sus facciones de adulta, estaba preciosa.

Al otro día que lo vio mirando fijo en la carpeta vio el nombre de Juan y solo le comento.

-Sabes cuando era una niña mi mejor amigo se llamaba Juan-

-Ya no es más su amigo-

-Toda la vida seria mí amigo pero no lo veo hace 15 años-

- ¿Le gustaría verlo?-

-No hay nada mas en el mundo que yo quisiera, saber de el-

-No lo busco?-

-No recuerdo su apellido -

-Para mi era simplemente Juan-

-Lo busque en un lugar que estábamos de chicos...pero hay otros chicos no mi querido Juan-

Ese mi querido Juan sonó a música en sus oídos... no sentía los dolores aunque eran fuertes los que tenia... 

Ahí estaba su vieja y querida niña Sofía... ese cariño anidado en el corazón,

En sus horas amargas del reformatorio pensaba que seria de ella, como le habría ido en la vida.

Y la tenia ahí frente a el, esa carita de mujer que el nunca olvido esos rasgos , aquellos ojos divinos, y la boca esa boca gordita que tenia que le hacia mohines cuando algo no le gustaba..De pequeña.

Ahora era una hermosa mujer... que pasaría si le dijera quien era...

Tenia tantas ganas, tenia tanto miedo... no era mas que un simple metalúrgico... que andaba siempre con el overol...sucio.

Sofía venia todas las mañanas y le extraño que nadie lo visitaba.

Una mañana le pregunto...

-Juan ¿no tienes familia ¿

-No- 

Le contesto...

-.soy solo cuando era chico me aleje de mi hogar y nunca volví a saber nada de ellos.-

Sofía lo mira fijamente... hacia días que sentía cosas raras por ese enfermo...

Tenía ganas que llegara la mañana y era el primero que visitaba.

-Como que te fuiste, contame algo de tu vida.-

De pronto Juan la tomo de la mano y se la retuvo...
-A los doce años me escape de mi casa con una niña... -

-Juaaaaaaan...Juaaaaannnnn........se abrazo a el sin importarle que de otras camillas la gente la miraba.....estaban abrazados como aquel triste día que se fue de su lado..

Cuando la Sra. Matilde se la llevo para no volverlo a ver hasta ese momento.

Se besaban se abrazaban se miraban... no lo podían creer... 

-Mi dulce niña - le decía él 

- mira en que te has convertido, todo una doctora- 

-Juan cuéntame que ha sido de tu vida.-

-No te hubiera reconocido_

-Yo te reconocí cuando dijiste que eras la Dra. Sofía-

Era tanta la felicidad que tenían ambos.

A lo largo del mes todos los días llegaba temprano le llevaba facturas lo ayudaba a caminar y parecía que quería andar mas derecho para que ella no notara cuanto cojeaba.

Sofía le decía

-Caminaras bien no te preocupes-

-Te haremos una buena rehabilitación.-

Las desgracias a veces tienen suerte.

Varios abogados lo visitaron en el hospital brindando sus servicios para hacerle un juicio a quien lo había atropellado.

Sabían quien fue por él numero de la patente.

Y como quedo con una gran discapacidad y por un año no podría trabajar...

Hizo arreglos con uno de los abogados que le pareció el mejor.

Y este logro cobrarle una fuerte suma al seguro... por la velocidad que iba y porque gente atestiguo que corría con otro carreras sobre la avenida Libertador. Y lo dejaron tirado.

Con ese dinero compro una casa grande con muchas habitaciones.

Sofía le había hablado que no podría trabajar en las condiciones que estaba pero si seria ideal comprar una casa y abrir un geriátrico.

Ella aporto lo suyo.

Todo lo hacía juntos como en las viejas épocas.

Ella era médica ya tenían algo a favor... en el nuevo emprendimiento..

Juan. Se ocuparía del geriátrico, de hacer baños nuevos y arreglar las habitaciones en fin todo lo que se organiza para el buen funcionamiento de un lugar para ancianos..

Lentamente entusiasmados con ese trabajo,

Empezaron a recibir ancianos..... tenían ya varios cuando Sofía empezó a quedarse en la casa por las noches para atenderlos.

.Junto a 2 enfermeras que se turnaban... y ella para estar ahí ayudándolo a el.

Este demostró ser una persona que al tener medios y con las ideas de Sofía llevaron a buen termino todo lo que juntos comenzaron.

Eran muy amigos... como antes... se pasaban hablando de lo que pasaron de lo que sufrió Juan etc.

No tuvieron tiempo de tanto trabajo de ocuparse de ellos.

Pero Juan estaba enamorado de Sofía y era obvio que ella también.

Una noche estaban en el living del Geriátrico todos dormían y ellos escuchaban música.

Él le dijo que esa música era para bailar pero que el no lo podría hacer nunca.

Sofía le dijo que se parara... y la tomara de la cintura... 

Viste aunque sea despacito algo podes bailar... algo podes...

Ya no siguió hablando sus labios se sellaban con un amor que siempre los acompaño...de niños se adoraban y de adultos..Se amaban...

La suerte y la increíble casualidad que Sofía ese día estaba de guardia cuando a Juan lo trajeron muy mal herido a ese hospital 

Se casaron y al día de hoy tienen 3 hijos... y un gran Geriátrico,

Se esmeran en atender a los mayores con una deferencia total...

Todos los que allí entran encuentran en ellos a hijos devotos.

Una se las señoras dijo.-

Saben como son los hijos cuando están los padres en un geriátrico.

No necesito ni que vengan mis hijos que parecen que me hacen un favor cada vez que me visitan, con Juan, Sofía y sus hijos parece todo una familia, casi todos opinan lo mismo...

Hay historias que no son creíbles... por las casualidades, pero esta es tal cual como se las conté.
Una linda historia.                               

                                                                                                                          Betty Alter