Betty Alter

 

Vivir demasiado



Julio desde pequeño siempre decía que quería ser doctor, su anhelo era curar a la gente a, los animales a todo ser vivo que sufría él quería ayudar.
Y así fue, un excelente estudiante hasta que ser recibió de Medico, Vivian en un pueblo pequeño hizo la primaria y secundaria y luego se fue a la gran ciudad a terminar su carrera de medicina
Para volver con su hermoso titulo a su querido pueblo que no era tan chico pero el lo llamaba, Mi pueblito del corazón
En la casa de sus padres organizo su consultorio y empezó a atender a todos los que llegaban del pueblo suyo y aledaños
Se caso con su novia del liceo y tuvieron 2 hijos que le dieron 4 nietos.
Ayudo a tanta gente, a sus amigos los atendía gratis , a los conocidos también, y cobraba para vivir dignamente
Su vida fue sencilla y muy feliz con los que él amaba su familia, y pasaron muchos años.
Pero a veces cosas de la vida tiene contrariedades.... vivir demasiado es también sufrir muchísimo.
La primera en irse fue se esposa, su dolor fue enorme su compañera su amiga su amante se fue sin siquiera decirle adiós.
Cerro sus ojos esa noche en la que se habían amado como cuando eran jóvenes y no los volvió a abrir.
A los dos años le siguió uno de sus hijos ese fue un golpe total para el pero la vida continua y el seguía en su puesto de trabajo. aliviando su gran dolor tratando de curar a otros cuando no pudo hacerlo con los suyos.
Pasaron los años y ya tenia 85 su hijo tenia 60 años los nietos eran grandes, los amigos del pueblo se iban muriendo y cada vez tenia menos conocidos.
A unos les tocaba irse antes a otros después y parecía que a el le tocaba ser el ultimo.
cuando cumplió 90 años falleció otro de sus hijos que tenia 65 otro golpe grande en su vejez.
.Los nietos cada uno en otra ciudad lo llamaban por teléfono casi ni lo visitaban no tenían tiempo o estaban alejados de la casa del abuelo. 
Los nuevos conocidos no tenia lo que hablar con ellos de viejas cosas en común, o no se sentía a gusto.
El tiempo pasaba y ya rondaba por los 95 años, caminaba lentamente su mente aun brillante, pensaba 
que todo lo que el quiso en la vida ya no los tenia mas nietos mayores que tenían sus propios nietos porque el era Tatarabuelo.
Siempre ocupados con sus propias familias ya ni se acordaban del viejo abuelo.
Julio veía que no podía mas estar solo y pensó que podría vivir en casa de algún nieto.
Pero mucho cariño cuando todo esta en su lugar pero cuando tiene que haber cambios no se sabe
si falta una pieza o sobra un abuelo como una vez escuche decir.
Puso un letrero en la casa vieja donde vivía, cambio casa y comida por cuidados personales
Esperando que se presentara alguna mujer madura para que lo cuide.
Se presento una señora de unos 30 años con 2 hijos chicos.
Le dijo que ella podría vivir y cuidarlo pero tendría que albergar a sus dos hijitos y darle de comer a los tres.
Estaba sola sin protección el marido la había dejado. A Julio le gusto la joven mujer y acepto
Aun erguido pero con bastón se movía por la casa y se le veía con 2 niños de la mano que lo acompañaban en sus caminatas.
No es lo mismo convivir que verse de vez en cuando como el veía a toda su gran familia
y se encariño tanto con estos niños y la joven que el sintió que era toda su familia.
Los niños estudiaban y Arturo el mayor le decía  Abuelo quiero ser Dr. Como Ud.
Y la mama Teresa siempre decía, Don Julio mis hijos lo adoran., y el sentía ese cariño de esos niños que sentados en sus rodillas a veces se dormían los tres entre cuentos risas y algunos rezongos.
La casa era de sus padres valía mucho pero nunca la quiso vender el era único hijo y heredero de ella.
A los dos años de vivir con Teresa le puso la casa a su nombre en agradecimiento por tanto cariño recibido de los tres.
Pero no les contó nada a nadie de su familia lo hizo su escribano que era bastante viejo también , lo apoyo ya que sabia cuan poco lo visitaban sus nietos que eran los que tenían mas recuerdos de ese abuelo y eran adultos de casi 50 años podían pensar que el abuelo quería que lo visitaran pero cada uno se fijaba en lo suyo
Llego a cumplir 99 años la joven mujer tiraba ya de su silla de ruedas se había venido muy abajo él ultimo año
No podía caminar y lo tenían que higienizar.
Pero no perdía su maravillosa lucidez.
Le dijo a Teresa:
El día que yo no este... no te preocupes que se enteren después que te deje todo.
Legalmente es tuyo así que se fuerte y si te ponen problemas llama a mi escribano.
Una tarde 2 días antes de cumplir 99 años se quedo dormido en su cama, tenia una sonrisa tenue en sus labios
soñaría que pronto estaría con lo que mas amo en su vida. Su mujer y sus hijos.
Teresa horas después llamo a uno de los nietos este aviso a los otros .
Cuando llegaron se sorprendieron.
Don Julio estaba adentro del cajón Teresa se tomo esas horas y preparo todo como el le había pedido.
Que sus nietos no se ocuparan de nada.
Si mientras vivió no se ocuparon mucho de el..... Después que no estaba no había necesidad.
Se vio a varios llorar sobre el ataúd y Teresa muy suavemente les iba diciendo uno por uno
El los extrañaba tanto, pena que no vinieron antes.
No entendían porque estaba todo pronto organizado
A las 14 horas llegaron a buscarlo de la casa mortuoria.
Sorprendidos subieron a los coches que estaban a disposición de los deudos en el primero se sentó
Teresa con sus hijos.
Cuando todo termino volvieron todos a la casa
Y las esposas de los nietos empezaron a mirar cosas para llevarse en recuerdo del abuelo
Teresa en un rincón escuchaba como decían
Ahora venderemos la casa con todo lo que tiene adentro llamaremos a un remate así se hace más rápido 
Uno de los muchachos le dijo a Teresa 
Se puede quedar unos días hasta que consiga un lugar donde ir con sus niños
Gracias fue la escueta respuesta.
Se fueron todos
La llamaron a la semana que iba a ir un rematador a ver las cosas de la casa y si había conseguido donde ir.
Teresa les contesto que no, que se iba a quedar en la casa y que esperaba a los nietos al otro día a las 16 horas
Ya que quería tocar un tema con ellos.
Todos un poco indignados llegaron a la misma hora
El escribano viejo amigo del abuelo al que bien conocían estaba allí esperándolos.
Les llamo la atención 
Cuando todos estaban allí.
El escribano muy seriamente les comento que esa casa pertenecía desde hacia dos años a Teresa la mujer que lo cuido los últimos 4 años
y que estaba en plenas facultades el abuelo cuando tomo esa decisión .y habían 2 escribanos mas firmantes de testigos.
Las caras de todos mostraban su desagrado pero nada podían hacer ante ese viejo escribano y amigo del abuelo
Les hizo un comentario fuerte.
Lamento que después de haber vivido tantos años Vuestro abuelo, Uds. sus nietos que lo conocieron como el fue para toda la familia hallan actuado así.
No venir a verlo, aunque sea de vez en cuando darle esa alegría de estar con su sangre con Uds. y traerle a los bisnietos y enseñarles a los pequeños que a la gente grande hay que visitarlos. Y más a un abuelo, 
Porque todos seguimos el mismo camino y cuando llegan a viejos les gusta que la familias los visiten.
Uno de ellos llorando se levanto y dijo.
Cuanta razón tuvo el abuelo, se dirigió a Teresa y le dijo.
Gracias, gracias por todo lo que hizo por él, y salió llorando de la habitación seguido de sus hermanos que hicieron lo mismo saludando a Teresa y agradeciéndole por su dedicación.
Ya era tarde para arrepentirse no había a quien ver ni abrazar ni con quien estar.
Don Julio había partido dejándoles con su actuación una enseñanza de vida, que a los mayores 
Hay que visitarlos y mas a un abuelo.
El escribano fue el ultimo en irse. Y le dijo a Teresa
Misión cumplida los deseos de don Julio ya están realizados
Al menos sus nietos se arrepintieron de como actuaron.
La casa y todo es tuyo aquí tienes la escritura a tu nombre y disfruta de todo con tus hijos
Gracias Teresa por haber sido como sos mereces todo esto que Julio te ha dejado
Abrazándola salió de la casa sintiendo detrás de él la sonrisa amplia de su viejo amigo Don Julio quien vivió

99 años y el con sus 83 se preguntaba.
Vivir demasiado será tan bueno?

P.D:
Teresa vendió la casa con todo lo que había, saco mucho dinero y les dio estudios a sus hijos
Uno el varón Arturo se recibió de medico cumplió su sueño y en su consultorio 
Tiene la foto de Don Julio 
Y cuando le preguntan quien es 
Orgulloso les dice
Era mi abuelo y soy medico gracias a él.

                                                                                                                                                       Betty Alter