Betty Alter

 

 

 

Amores secretos

 


 

 

 

Creo que mucha  gente  tiene  escondido  en  su  corazón  amores  secretos  nunca  olvidados.

Algunos  los  recuerdan  con  mas  fuerza  otros  con  menos  pero  siempre  una  sonrisa  aparece  cuando en la mente se posesionan  de dichos  recuerdos.

En  nombre  de  aquellos  amores  que  algún día fueron   les  cuento  esta  historia.

Martín y Sofía iban juntos al liceo, eran amigos se querían mucho con sus  jóvenes 15 años.

Los  domingos  iban a la matinée se veían varias películas  trataban de sentarse  en él  ultimo asiento y  ahí daban  rienda  suelta a besos suaves que pronto se convertían en fogosos, abrazos  y  suspiros que a través de los años venideros se convirtieron  en escenas de amor verdadero.

Así llegaron a los 18 años....el  estudiaba medicina  y  ella  para farmacéutica.

Un día se le presento a Martín la  oportunidad  de  viajar al exterior y  completar sus  estudios.

Sofía no quería  que el se fuera pero entendía que seria para su carrera  lo  mejor.

Y un triste día de invierno, frió y donde la  lluvia se mezclaba con las

lagrimas de los  dos.

Partió Martín a  Europa donde  le  esperaba  horas y  días de arduo estudio el tenía que cumplir  con la  beca que  le habían dado.

Cartas iban y venían  pero a los dos años...cada vez se escribían menos.

Sofía salía con amigas y  amigos y un muchacho muy bueno le pedía  a diario que fueran  novios  que  la  quería  que nadie  la  iba a amar como él.

La  distancia dice que  hace el olvido.... Sofía nunca  había olvidado a  Martín pero  ni  había  perspectivas que el vuelva en los próximos 4 años ni  que  ella pudiera viajar.

Juan era simpático dicharachero y se ennovió con el y en un año se caso.

Tuvo  3 hijos  y  una  vida tranquila sin sobresaltos.

Martín cuando se entero que ella se  caso....el hizo lo mismo  en Francia, se caso con la chica que  salía y que le gustaba  mucho  pero siempre  recordaba su primer amor.

Tuvieron  hijos y los años  pasaban las hojas del calendario caían y las canas  hacían en los cabellos el anuncio de cuantos años pasaban.

Un día Martín volvió a su país era un gran y prestigioso  medico Cardiólogo, todos  los  diarios  hablaban de  él.

La televisión blanco y negro mostraba un hombre  maduro y buen mozo.

Ese día desde la cocina Sofía lo vio y comenzó a temblar como una hoja....el solo  volverlo a ver despertó en ella  todo lo que creía que estaba  olvidado.

 

Su viejo y querido amor.

Presto atención en que hotel estaba  y  sin pensarlo dos veces. horas  después

Tomo su  auto y se fue al  hotel,  pidió por  el y cuando estaban por  llamarlo a la  habitación., sintió una voz tras su espalda

-¿ Sofía ?-

Ella se dio vuelta y sus  ojos se encontraron después de 25 años....sus manos se tomaron y un abrazo intenso marco los recuerdos que nunca olvidaron.  

Después del primer momento el la tomo de la  mano y la llevo a un apartado de la confitería del hotel.

Sentados frente a frente juntas  sus manos, sin  importarles si algún conocido  los  veía.....se  preguntaban

-¿ Contame que es de tu vida...?

-¿Y de la tuya..?  

Y todo  salía de sus labios  rápidamente  sin  dejar de  hablar  por  un  momento.

Martín le pregunto.

-¿ Sos  feliz-?

Una respuesta corta que lo decía todo.

-Contigo lo hubiera sido plenamente-

estaba sola mi esposo me acosaba que  quería ser  mi  novio,  tu no  me  escribías como  antes.....así  fue y no hay vuelta  atrás le contesto Sofía.

-Y tu ¿ sos  feliz?

-Mi esposa es  muy  buena nos queremos mucho  tenemos  también 3  hijos  maravillosos pronto seré  abuelo mi  vida  ha  sido

De  estudio y  trabajo-

-cuando supe que te casaste llore mucho pero que podía  hacer,  yo  en  Europa sin  medios para volver.

Y  me  case  después  de  ti,  me recibí  y  mi  carrera  como  puedes  ver  fue  brillante.,  me  consideran  uno  de  los  mejores  cardiólogos de Francia.

-Sofía  yo que  me  he  dedicado  al  corazón.....a  sentir  los  latidos  de  todos  mis  pacientes  y  diagnosticar sus  enfermedades.

Toca mi corazón (hizo un  movimiento llevando  la mano de  ella  a  su  corazón)

-No  puede  dejar de latir  tan  rápidamente  como  hace  tanto  tiempo  no  lo  hacia.-

-Cuando te  vi.  entrar  no  podía creer  que eras  tu,  yo  estaba  esperando  a  unos  periodistas  que  seguirán esperando o buscándome.-

-MI  frente se empapo  de sudor al verte, estas  tan  linda como siempre no  has cambiado nada-

Luego de  una  hora  en  que  se  dijeron cada  uno  lo  que  pensaba del otro decidieron que al otro  día  a  las 15  horas  ella  vendría  al  hotel  a  verlo  porque  era  el  lugar  mas  tranquilo  y  nadie  los  vería.

Al otro  día  a  las  15  horas  Sofía  estaba en el hotel  preguntando  por  Martín.

-El  Dr. dijo  que  suba  la  esta esperando-

Le  parecía  que la puerta del  ascensor  no  abría con la rapidez que ella  hubiera querido.

No  entendía  que  le  pasaba  solo  pensaba  estar con  Martín.

Su  familia  querida sus hijos,  su  esposo.....todo  lo  borro  mientras el ascensor subía al 18avo piso.

Salto prácticamente del  ascensor  busco la  habitación  y tímidamente  golpeo.

La  puerta se  abrió y los dos se fundieron  en  un abrazo   y luego lentamente, Martín la arrastro hacia adentro.

La  esperaba  con  una  mesa  preparada con salado y dulce, y  vino y un  centro floral en el medio  

Pero ellos  no  miraban  la  mesa  se  miraban a los  ojos.  

Los dos sabían lo que querían.....25 años que no se veían, 25 años que  quedaron en el olvido...o  pensaron que  quedo solo  un  recuerdo.  

El  le ayudo a  sacarse  el abrigo, luego lentamente le quito el saco del trajecito.... debajo de su  blusa, Sofía  se veía como respiraba aceleradamente y su busto subía y bajaba, todavía con sus 44 años  era hermosa, mantenía un buen cuerpo y  Martín  estaba también atractivo con su pelo cano y unos  kilos  de mas que lo hacían más varonil.  

Unos  minutos  más  y  la  cama  de ese hotel fue mudo testigo de un amor nunca olvidado...

Las  horas eran pocas  para  recuperar  algo de todo lo que habían perdido.

Luego sentados frente a frente bebiendo y comiendo lo que estaba  sobre la  mesita  tan  coqueta frente a la ventana que daba al mar.

Comenzaron a  hablar de los sentimientos de culpa que de pronto  llegaron a ellos.

Su esposo  abnegado, y la  mujer de Martín  tan  buena, allá  en  Francia  los  hijos.

Pero tomaron  una decisión  seria  su  secreto....nadie  nunca  sabría  nada

Esto paso,  así  fue.

Ni el  se separaría de su esposa  ni ella  de Juan.

La vida  les brindo unas  horas de volverse a  amar y  simplemente  las aprovecharon.

Martín estuvo una semana  en  la  que se vieron todos los días.

No se quisieron despedir nuevamente..

 a la mañana  recibió  un  llamado.

Sofía estoy en el  aeropuerto  y  me  estoy  yendo.

Será  mejor  así  no  sufriremos  tanto.

-Te quiero Sofía  como te quise  un día, como  nunca  querré  a nadie, no  tuvimos fuerzas en la vida de esperarnos  y  jugarnos por  este  amor

 -Guardaremos este  secreto  que durante 8  días nos  hizo  vivir y vibrar-

Llorando  en  el  teléfono Sofía le  dijo.

-Te  amo  Martín al menos  esto quedara en  nuestro  recuerdo.-

-Te amo- 

no  término  la frase cuando sintió que el teléfono  fue colgado.

A  partir  de ese día Sofía nunca más recibió  ni  un llamado ni nada que pudiera tener contacto con  Martín

Así lo decidieron  y así fue.

Tiempos difíciles para Sofía, pero cuando  nació su primera  nieta se aboco a estar  con la niña y después de un tiempo  se  acostumbro  que  así  era su vida.

Martín  siguió escalando en su carrera  en Francia. Y  pasaron 18  años  más

Eran  los dos sexagenarios cuando Martín volvió a su país.

La televisión a color mostraba  a un  hombre  maduro, inteligente  que  había  dado al  mundo de la medicina todo su talento.

Su esposa  había fallecido  y  volvía a  su  país a ver a  su vieja madre que cumplía 90 años.

Sofía bastante  madura  no  sabia lo que hacer si volver a buscarlo al hotel, ella  vivía  en la  misma  casa  por lo  tanto esta vez espero un llamado telefónico... que  llego rápidamente.

-Hola Sofía-

-Hola mi querido Martín-

-Vendrás a verme-

-Si cuando quieres que vaya-

-Hoy a  las 15 horas  te  espero-

Se  volvieron a encontrar, se volvieron a  amar,  y  volvieron a guardar el secreto de sus vidas.

Dos años después Juan  falleció y  Martín al enterarse volvió  a buscarla.

Ella le pidió  que esperara y el le  dijo  que  no  había  tiempo  que  estaba  muy  enfermo y quería  aunque sea

Vivir  juntos  el tiempo  que tuvieran.

No lo pensó mucho.

Les dijo a su familia que se  haría  un viaje  por  3 meses  y  se fue a  Francia.

Juntos  hicieron varios viajes  en barco,  vivieron  aquel amor  secreto a  la  luz  de  una  luna que brillaba a lo lejos pero que oscurecía  rápidamente cada  día  mas.

Antes de  cumplir  los  tres  meses,  Martín  murió  en  los  brazos  de Sofía.

Ella  después del  entierro en el que  quedo totalmente  sorprendida  porque los  3  hijos  la  conocían  y  sabían toda  la  historia que su padre  les contó después de la  muerte  de la  madre.

La  hija  mayor  le  entrego  un  cofre  que   el  padre  le  había  pedido  que  se  lo  dieran el  día  que  el  ya  no  estuviera.

La  llevaron  al  aeropuerto  y  volvió  a  su  país ,  a  su  casa  con el cofre apretado  a  su  pecho.  

Cartas  todas  sus  cartas  estaban  ahí la  que  durante  los  primeros 2  años  le  mando  Sofía

y las  de  el  cuando  volvió  y  contó lo  que  había sentido cuando se encontraron  por  primera  vez.

Sus  hijos  y  nietos  la  esperaban.

-Mama  la  pasaste  bien?

-Si  mis  queridos  momentos inolvidables-

Con  una  mano  apretaba  la  cajita  con  la  otra, la  mano de su  nieta  más  chiquita

Una sonrisa  un  recuerdo y luego camino  firme  al  lado  de  sus  hijos.

Amores,  amores  secretos... que  nunca  saldrían  de  su  boca.

Amores  que  el  tiempo  y  la  distancia   nunca  borraron.

                                                                                                                                                                        Betty Alter