Betty Alter

Mariana y Verónica

 

 

Mariana nació una noche oscura, se avecinaba una fuerte tormenta, en medio del rugido que provocaban los árboles al ser golpeados por el viento todo parecía tétrico, la madre estaba sola y el parto se presento sin esperarlo,
Unos cuantos pujes y nació la niña, como pudo corto el cordón umbilical, hizo un nudo y tapo a la niña con una manta, mientras ella seguía pujando nuevamente porque detrás de ella llegaba Verónica, fuerte y vigorosa lloraba mas que su hermana.
La madre exhausta las puso a las dos juntas.
Con esfuerzo increíble escribió los dos nombres y los puso en la muñeca de cada una atándolo con una vendita.
Lloraban las dos y trato como pudo, después de descansar del doble parto darles el pecho a las dos pequeñas juntas.
La casa estaba en medio del campo, y su esposo había salido a juntar los animales que por la tormenta algunos se habían escapado.
La madre perdía mucha sangre y por más que se ponía trapos para pararla seguía sangrando.
Dejo a las niñas y trato de acercarse a la puerta, a pedir ayuda, no pudo llegar porque se desmayo
Habrían pasado 2 horas cuando Jorge el marido llego y vio el terrible cuadro
Su esposa en el piso en un baño de sangre y las dos gemelas una alado de la otra llorando.
El hombre por un momento no supo que hacer pero puso a su esposa en la carreta, tomo a las dos niñas las abrigo y las puso al lado de su madre y salio en medio de la tormenta a buscar ayuda.
Viajo dos horas hasta llegar al primer puesto de asistencia médica.
Bajo primero a las niñas que estaban mojadas dos enfermeras las tomaron amorosamente y luego a su esposa.
Cuando el médico la vio movió la cabeza y le dijo.
Su señora está muerta.
Hace más de dos horas que ya no vive.
Jorge...cayó al piso pálido y desencajado.
Toda la situación en la pequeña salita de primeros auxilios era tristísima.
Las bebes lloraban por comida, Jorge había recibido un shock tan grande que había quedado medio paralizado.
Las enfermeras se encargaron inmediatamente de las niñas le trajeron leche de cabra, y con un guante cortándole la punta hicieron como si fuera una mamadera
Mariana y Verónica succionaban rápidamente lo que le daban
Dos horas después Jorge hizo un paro cardiorrespiratorio y se fue dejando a dos hermanitas solas en este mundo sin nadie que reclamara por ellas.
Todos los que allí trabajaban quedaron embargados de un dolor inmenso de ver tantas desgracias de esa pobre pareja.
Una de las enfermeras dijo que ella de una de las niñas, se haría cargo de la que era mas gritona Verónica se la veía que tenia buenos pulmones por toda la sala se escuchaba su llanto.
Mariana más chiquita, nadie se quería hacer cargo de ella.
La esposa del médico que estaba al tanto de lo que sucedía le dijo a su esposo que ella quería quedarse con la niña.
-Pero si nos vamos pasado mañana del país a donde quieres llevarla con nosotros iremos a Sudamérica...
-O la niña va con nosotros o yo no voy y me quedo con ella.- Sentencio firmemente
El Dr. Federico Andrade no tuvo mucho que pensar acepto la idea y dos días después partieron de ese pequeño pueblito olvidado del mundo junto con Mariana y allí quedaba con una enfermera Verónica.
Se sellaban así dos vidas, en esa noche tormentosa. Vida para unas muerte para otros.
Estos habían venido hacia poco tiempo a instalarse sin otra familia más que ellos dos.
 
Segunda parte
 
27 Años después.
 Colombia, hermoso país donde en la ciudad de Cartagena se había instalado el Dr. Federico Andrade y su esposa con su hija Mariana
Tuvieron suerte ya que ellos no tuvieron hijos propios, pasaron los años y el Dr.
Había echo una hermosa carrera se convirtió en una eminencia en oncología.
 Su hija adorada Mariana siguió sus pasos recibiéndose de Oncóloga al igual que su padre.
Ellos nunca le contaron la verdad y para ella eran sus adorados papas.
Juntos estaban en el mejor sanatorio de Cartagena en oncología, cientos de personas venían de todos los pueblos y ellos trataban de salvar vidas cuando podían.
Mariana trabajaba junto a su padre horas de mas pero lo hacia con tanto amor
Era menudita pero muy fuerte de carácter… y tenía en el antebrazo izquierdo una mancha color café discontinua pero bastante grande.
Nunca le molesto.
Tenía un joven médico que la adoraba y la pretendía en matrimonio y así era la vida de la familia del Dr. Andrade.
Era gente que vivían muy bien y con los años y su esfuerzo hicieron dinero bien habido.
 
En aquel pequeño pueblo perdido en alguna parte de Europa quedo la enfermera criando a Verónica...era una niña grande fuerte y tenía una voz muy linda para cantar. Se destacaba a medida que iba creciendo y a los 15 años ya la tenían cantando en un coro importante de una ciudad. De Polonia LOTZ
Ella también tenía una marca color café en el antebrazo derecho.
A los 18 años su mamá falleció y quedo con la gente del coro que la adoraban y decidieron ocuparse como padres adoptivos de ella
 
La enviaron con coros por diferentes países del mundo y cada vez era más importante hasta que a los 22 años llego a ser la solista del coro.
Su voz era maravillosa.
Con los años decidieron ir a Sudamérica, Brasil, Argentina, Perú...
Pero en el último país Verónica empezó a perder la voz a quedar afónica, no podía cantar y la llevaron y la vieron varios médicos de Perú y le detectaron un tumor entre la laringe y la garganta que obstruía cada vez mas su forma hasta de hablar.
Era desesperante, tuvieron que devolver el dinero ya que todos querían escuchar a Verónica
Después de muchos estudios fueron terribles las palabras
Tumor maligno hay que operar.
Uno de los cirujanos que estaban allí sugirió que en otro país muy cerca de donde estaban Colombia había una clínica de un tal Dr. Andrade y su hija que tenia mucho éxito con las operaciones.
Días después viajaron Verónica con sus protectores del coro y los demás volvieron a Polonia.
Pidieron un turno con el médico explicándole el problema...y este le dijo que los iban a atender ese mismo día a la tarde
Las tres estaban sentadas esperando ansiosas ver al médico tan recomendado y a su hija.
Verónica ya no emitía ninguna palabra que se pudiera escuchar que quería decir.
La puerta se abrió y una enfermera hizo pasarlas.
Entraron y la pareja entro primero y estiraron pronto la mano para saludarlos una hablaba polaco la otra un poco de castellano.,
Increíblemente el Dr. También hablaba polaco.
Ella es la pacienta Dr.
Cuando el Dr. Andrade se volvió para saludar a Verónica.
Se puso blanco, un sudor frío corría por su rostro y decía en polaco.
No puede ser, no puede ser... y tuvo que sentarse.
Las mujeres no entendían nada…
-¿Que pasa Dr.? …  Se siente mal-.
Cuando de pronto se abrió la puerta y entro Mariana quedando justo de frente a Verónica.
Todos estaban alelados, nadie gesticulaba y las dos gotas de agua que eran estas hermanas gemelas que increíblemente el destino volvía a unir.
Estaban allí y no creían lo que veían...Verónica lloraba ya que no podía expresar su asombro y Mariana preguntaba...No puede ser quien es esta mujer idéntica a mi, quien es de donde viene...
Porque es igual a mí......
Papá, papá dime que sucede como puede ser posible.
El Dr. Andrade....tomo a su hija de la mano la abrazo y le dijo.
Sin pensarlo por un momento
-Ella, ella es tu hermana gemela.-
Nadie entendía nada ni Verónica que había entendido en el castellano que sabía que estaban diciendo que era su hermana.
-Como...papá, como puede ser.-
-Y porque...porque ni ella ni yo sabíamos nada…una de la otra.-
En eso entro la madre de Mariana y al ver a Verónica sufrió un impacto que se tuvo que sentar.
Una vez pasado el momento.
El médico pregunto donde estaba la enfermera madre de Verónica y esta extrañada apena pudo decir
Murió. Hace años.
No entendía porque este médico sabia de su madre enfermera.
Verónica estaba sentada llorando y Mariana con su dulzura su maravilloso don de bondad se acerco a ella, se miraba en un espejo le tomo las dos manos la levanto las dos se miraban y sus ojos bañados en lagrimas unos segundos después lo único que hicieron fue abrazarse sin decir una palabra
No se podían soltar, ese instante con movible para los que estaban allí demoro mucho tiempo porque las dos estaban pegadas por toda una vida que nunca se vieron.
Verónica murmuraba casi sin entenderse
Hermanita… y Mariana…
Con su voz clara.
Abrazada a ella decía.
-No se que paso, no se porque nos mintieron, no se porque nos separaron, no se
No se, lo único que se es que sos mi hermana gemela que ha venido a mi vida para no volverse a ir nunca mas.-
Después de media hora en esa situación Mariana se acerco al padre y a la madre y les pregunto
Porque a mi sola y a ella la dejaste, porque papá ¿porque?
¡No somos las dos vuestras hijas!
El Dr. Andrade ya recuperado de la emoción, les dijo.
Tendremos tiempo de explicaciones Vds. Vinieron de lejos y quiero saber el problema de Verónica,.
Mariana ella esta muy enferma no es momento ahora, solo de salvarle la vida.
Mariana entendió el mensaje y soltándola un poco le dijo
Ya tendremos tiempo mi querida hermana ahora veremos como te ayudaremos.
 
Tenían todo lo que otros médicos les habían hecho
La llevaron a diversos lugares del centro médico inmediatamente, haciendo los estudios y  un par de horas después
Dijo el Dr. Andrade
No hay que perder tiempo mañana la operaremos.
Mariana tomada de la mano de Verónica que no paro de llorar cada vez que veía a Mariana.
Le dijo estas en las mejores manos, no temas todo saldrá bien.
Al otro día temprano en la mañana ya estaba preparada para la gran y delicada operación… había un temor de no tocarle las cuerdas vocales pero si para salvarle la vida había que hacerlo se haría.
Verónica miraba el rostro de su hermana y así cerro los ojos cuando la anestesiaron con su imagen en ella.
 La operación dura 6 horas interminables
Los dos trabajaban como si les fuera la vida entera en esta operación
Era la hermana de su hija,
Y Mariana no podía permitir que después de este encuentro la perdiera
Aplicaron todo lo que sabían, había muchos médicos acompañándolos ayudándolos, 7 horas después entro en terapia intensiva, la operación había sido un éxito pero había perdido mucha sangre, la presión estaba baja, y Mariana se ofreció a darle la suya era la misma por lo tanto se le dieron transfusiones en dos tandas.
48 horas después estaba recuperándose.
La alegría estaba en el rostro del padre y de la hija.
Mariana no se despegaba de Verónica le miraba el rostro le acariciaba las manos le decía al oído.
Vive hermanita, vive para mi para poder empezar todo lo que no se porque alguna vez nos truncaron.
Vive.
Y Verónica se salvo, paso una semana antes que pudiera emitir palabras que no dejaban que saliera de su boca por cualquier complicación.
Y lo primero que dijo mirándole a los ojos a Mariana
-HERMANITA QUERIDA NO LO PUEDO CREER-
Vivo y dios me dios este obsequio de tu presencia.
Un mes después salían del hospital rumbo a la casa del Dr. Andrade.
Ellos eran ricos y le habían dicho a la pareja que estaban con ella. que se podían ir tranquilas a Polonia que ellos se ocuparían de Verónica hasta que ella decidiera que quería hacer y había que contarles a las dos toda la verdad.
Llegaron juntas a la hermosa mansión tomadas de la mano, no habían tocado el tema.
Esa noche los padres sentados junto a las dos gemelas.
Les contaron toda la verdad... tal cual había pasado.
Fue en un pueblito muy chiquito donde el y su esposa estaban ayudando en una salita de primeros auxilios ellos se iban, la enfermera se quiso quedar con Verónica y la mamá se llevo a Mariana.
La historia era simple pero se separo a dos hermanas casi la cuarta parte de la vida
Eran dos continentes tan lejanos y de pronto...sin querer la vida las volvió a unir...no se podía creer pero a nadie le importaba eso.
No paraban de hablar las dos contándose 27 años de vida que estuvieron separadas.
El Dr. Le ofreció quedarse a vivir.
Pero Verónica tenía un trabajo... y no iba a dejar a su grupo que tanto hizo por ella.
Estuvieron 3 meses juntas hasta que se recupero del todo.
Las horas y el tiempo eran cortos para contarse ambas sus vidas, una fue de mucha suerte, lujos, dinero, estudios, pero ella Mariana prefirió ser doctora y ayudar a los enfermos de cáncer.
Verónica creció en ese pueblito pequeño donde su madre la enfermera le dio mucho amor y la incentivo para el canto pena que cuando tenia 18 años murió y la dejo sola en manos de esta gente del coro que la tuvieron como una hija y no los podía dejar cuando ella era parte importante de ese coro era la solista principal.
Increíblemente mientras Verónica le cantaba a Mariela y esta ante la insistencia de su hermana cantaba junto con ella sorprendiéndose de la hermosa vos que también poseía nunca pensó en cantar se avoco toda la vida a estudiar.
Era hermoso sentirlas cantar a las dos

 

Juntas nacimos
Nunca nos vimos
El destino ayudo
 Juntas estaremos
Y nos regocijaremos con el
Don que dios no dio
Ser iguales
Y amarnos como hermanas
Llorar juntas como cuando nacimos
Y ahora reír y dar gracias a la vida
De estar abrazadas hasta el final.

 Y un día decidió volver a su pueblo…pero bajo la promesa que volvería o que Mariana viajaría.
Se despidieron pero ahora era para verse pronto.
Allá en el pueblo la estaban esperando con tanto amor con tanto cariño se había salvado y podría seguir trabajando.
Pero en su vida ya no era lo mismo
El espejo de su alma estaba en Sudamérica, hablaban casi todos los días
Organizo varios debuts y pareciera que cada vez cantaba mejor.
 
Un día decidieron volver a Colombia a cantar allí
Ella adelanto su viaje y organizo todo para hacerlo en el teatro mas lindo que había en Cartagena...por supuesto que el Dr. Andrade y Sra. estaban invitados el novio de Mariana en fin el teatro estaba lleno.
 
Después que termino todo el show programado.
Verónica pidió unos minutos. Al público
Que quería ofrecerles algo extra esa noche.
 
Les contó que un día nacieron dos gemelas que por desgracia sus padres murieron el mismo día y que las separaron para no verse más.
Pero la vida y el destino...lograron que 27 años después se volvieran a encontrar.
Y esta noche quiero presentarles a mí querida hermana gemela
Mariana.
Mariana sorprendida vio como Verónica le estiraba la mano
Ella subió al escenario y era tan idéntica y Verónica le había traído el mismo vestido que ella estaba usando para esa noche.
 
Y le pidió al director de la orquesta que le diera la música que el le había puesto a esa canción que las dos aprendieron a cantar.
 
Y las dos empezaron con esa canción agarrada al micrófono y entrelazada sus brazos en sus cuerpos
                                                              JUNTAS NACIMOS
                                                              NUNCA NOS VIMOS....etc.

Su voz era maravillosa, pero la de Mariana no se quedaba atrás, todo el teatro estaba en silencio escuchando esa tierna canción de vida real.
Cuando terminaron los aplausos de pie no paraban...y las dos se volvieron a abrazar ahora con una sonrisa amplia en su boca y luz en sus miradas.
 La vida, dios o el destino quiso que estas dos hermanas
Estuvieran juntas el resto de sus vidas.
Se casaron...y ambas tuvieron mellizos unas nenas y la otra varón y nena
Hoy en día ya no están ninguna de las dos pero están sus nietos que recuerdan
A dos hermana gemelas que fueron sus abuelas y su historia.
Todo lo impredecible puede convertirse en realidad.
Me gusto esta historia la escribí a mi modo y  la comparto con Uds     
                                           

                                                                                                                          Betty Alter