Betty Alter

VERDADES OCULTAS

 

Lautaro era un hombre que tuvo dos hijos y quedo viudo, tras 20 años de compartir con su esposa la vida hermosa que tenían ya que era un hombre muy pudiente.
Sus negocios, sus transacciones comerciales que eran muchas lo compartía con sus dos hijos.
Una tarde donde el sol batallaba por salir y gruesos nubarrones oscuros por lo contrario trataban de taparlo y por ultimo nubes negras y vencedoras lograron una lluvia torrencial.
Trato de aparcar el auto sin ver a una mujer que estaba casíal borde de la vereda, empapándola completamente
Bajo del auto presuroso pidiéndole disculpas, la mujer lo miro primero enojada y luego de verse como estaba largo la carcajada y Lautaro la observo unos instantes riéndose junto a ella mientras los dos se mojaban.
El le ofreció llevarla a la casa a lo cual ella accedió, era torrencial la lluvia, se sentaron en el auto y felices como chicos mojados se reían de como estaban.
Verónica con su pelo rubio hermoso largo se le pegaba a la ropa, el tenia la camisa empapada y solicito le pregunto donde vivía no era lejos y se dirigieron hacia la casa.
Al llegar ella le ofreció subir para secarse un poco si es que no tenia compromiso.
El acepto pues la mujer que tendría unos 45 años era muy hermosa y simpática. y por esas cosas que uno siente de pronto por la otra persona pensó que no perdía nada con subir.
Apenas entraron ella corrió a darle un toallon para que se sacara la camisa y se secara y ella pidiendo disculpas, entro al baño no demoro mucho tiempo cuando salió, estaba envuelta con un batón y su cabello en una toalla.
Se dijeron sus nombres y ella fue a la cocina y preparo un riquísimo café humeante con torta que tenia hecha
Se sentaron a conversar, y todo broto como el agua pura del manantial.
Hablaron y hablaron horas y cuando ella quiso ayudarlo con el toallon el se dio vuelta la tomo en sus brazos y la beso con la pasión de sus todavía jóvenes 50 años.
Verónica le respondió, había una electricidad entre ellos, un conocerse de toda la vida, no demoraron mucho tras los besos apasionados se fueron
al dormitorio donde tuvieron su primer encuentro sexual.
Los dos sorprendidos de tanta pasión, decidieron quedarse juntos esa noche.
Ya Lautaro le había contado que era viudo y ella divorciada y sin hijos.
Pasaron dos meses en que salieron todos los días y sin previo aviso a sus hijos se casaron en una ceremonia civil .
Llegaron a la casa que era una mansión enorme y les invito a los hijos para que conocieran a Verónica, y comunicarles que se habían casado
Los hijos adoraban a su padre se sorprendieron pero no dijeron nada ya que pensaban siempre que su padre estaba muy solo y hacia tiempo que su madre había fallecido.
pasaron varios años y Lautaro decidió hacer un testamento, al que nadie se opuso a pesar de los rostros de sus hijos de no estar de acuerdo.
Pero era el dinero de su padre y el hacia lo que quería con el.
Testo el 50 porciento a favor de Verónica y el 25 porciento a cada hijo.
Verónica agradeció mucho, le dijo que lo amaba profundamente y que no necesitaba hacer eso pero así quedo todo
Dos años después el hijo se caso y a los pocos meses su esposa quedo embarazada y esperaba para los próximos 4 meses un varoncito
En una reunión que se hizo de familia, Lautaro hizo un anuncio, que dejo perpleja a su esposa, no así a su hijo mayor.
Así como un día les dio la noticia de su casamiento, esa noche les comunico que cambio el testamento
Que era algo de su familia que a el le dejaron el mismo patrimonio y lo hizo con su futuro nieto.
y les dijo cual era el cambio,
Le dejaba al nieto que iba a nacer y por ser varón el 50 por ciento de su fortuna a sus hijos el 20 por ciento a cada hijo y a su esposa el 10 por ciento.
por supuesto que le aclaraba a Verónica que ese 10 por ciento era una porción de dinero y propiedades muy abultada., ya que era muy rico.
Verónica quedo con la boca abierta , el hijo mayor feliz de la vida que su futuro hijo iba a nacer con un futuro asegurado del cual el quizás tuviera que dar cuenta hasta su mayoría de edad en fin alegría para unos y una gran tristeza para Verónica.
Pasaron dos meses cuando Lautaro recibió de la fiscalía una demanda que le hacia su esposa por haber cambiado el testamento.
Verónica ante las insistentes preguntas de su esposo solo contestaba ve y allá te enteraras de todas mis demandas.
Llego la fecha y fueron al juzgado donde ahí los litigantes se someten a la voluntad de la jueza, esto esta de antemano pactado y cada uno puede llevar los testigos del caso.
La demanda de Verónica era por el cambio del testamento y solicitaba que volviera al testamento anterior.
Lautaro contestaba que el hacia lo que entendía que hizo su familia su padre su abuelo y bisabuelo y el iba a seguir con la tradición.
Estaba muy disgustado con Verónica., y dijo que traía a un testigo y este era su propio hijo.
Apenas entro empezó a gritar a la mujer de su padre
Esa mujer solo se había casado por dinero con su padre, que solo quería su comodidad y en fin improperios de las cuales la jueza le prohibió hablar así incluido su
padre diciendo que no la ofendiera.
Verónica dijo que tenia un testigo y pidió que viniera la esposa del hijo.
Sorprendido
El hijo se puso muy mal y porque tenia que llamar a su esposa y ¿para que?
Susana esposa de Carlos que así se llamaba el hijo entro tímidamente sin saber porque la habían citado era obvio su avanzado estado de embarazo,.
Verónica, expuso que lamentaba tener que hablar de ese tema pero dadas los circunstancias ella hablaría todo lo que sabia y conto que un día que fue a la casa vio que Susana la nuera de Lautaro se besaba con su primo pero no un beso de primos si no apasionadamente
Verónica le increpo ese día que estaba pasando y esta le conto que guardara silencio que ese hijo que llevaba en el vientre era de ese supuesto primo y no se su esposo.
Carlos desesperado le gritaba que se defendiera, que hablara, y Susana atrapada y sin salida......empezó a gritar.
-Este bebé es de la familia, este bebé es de la familia.-
La jueza viendo lo que estaba sucediendo que detrás de esta familia en la lucha por una futura herencia había algo escondido.
Le pidió que se calmara y aclarara la situación.
En ese momento señalando con su dedo índice a su suegro y gritándole lo máximo que podía, le dijo.
"Vd. Lautaro que se cree tan limpio, tan honorable, persona de bien y reconocida en una sociedad que no lo conoció de joven, dejo hace 30 años a una mujer embarazada abandonándola con su bebe sin nunca mas saber nada ni de ella ni de su hijo.
Lautaro estaba pálido como un blanco papel, su hijo Carlos apenas si respiraba y Susana proseguía, yo conocí a Esteban y nos enamoramos y luego el me conto su historia y su sed de venganza y todavía no se porque acepte todo lo que hice
y Esteban el hombre que paso por primo mío en realidad es SU HIJO
El Hijo que Vd. abandono hace 30 años por lo tanto igual este bebé que llevo en mis entrañas es su NIETO
y dirigiéndose a su esposo le dijo
-"PERDONAME todo este tiempo junto a ti me ha cambiado la vida pero yo me enamore de ti, te amo con toda mi alma y quiero que me perdones."
La jueza estaba anonadada, no podía creer lo que estaba escuchando.
Verónica lloraba, Carlos estaba tomado de la cabeza agacha y en silencio y Lautaro el hombre de negocio, el hombre intachable el hombre admirado por todos
caía vertiginosamente del pedestal diciendo.
-Yo ya estaba casado-
La jueza indignada le espeto,
Que importaba si estaba casado o no, podía haber reconocido al hijo, darle sustento al menos vivir su vida pero que a ese niño no le faltara nada y fíjese con su actitud cuanta tragedia de encuentros y desencuentro que ha logrado. 30 años después.
Entre hijos de su propia sangre.
Que me viene aquí a este juzgado a decirme que Vds. son familia honorable y que cumplen con los pactos de su padre , su abuelo y su bise recontra abuelo
que me importa ante esto su honorabilidad cuando falto a lo mas importante en la vida de un hombre que es reconocer a su hijo.
Y ahora tomare la decisión de este caso.
Le ordeno que vuelva al testamento anterior, y queda anulado este ultimo y golpeo fuertemente con su mano sobre el escritorio diciendo
-"Esa es mi decisión sobre este caso."
Lautaro envejeció 20 años, no podía ni levantarse de la silla donde se había sentado.
Susana le rogaba a Carlos que la perdonara que ella lo amaba, que no le importaba la herencia, que solo lo quería a el.
Verónica estaba sentado observando a todos los que fueron parte de su familia política en los últimos años de su vida
Y se preguntaba, valía la pena todo lo que ella con su verdad produjo, al sacar a la luz tanta cosas ocultas .
El tema que ella no se imagino que el primo era hijo de Lautaro aquel que nunca reconoció, no se imagino que Susana saldría con todo lo que dijo
No se imagino que detrás de ese pedido que volviera el testamento a lo que había testado en principio iba a desatar todo lo que ese día pasó
en ese juzgado.
Se cuestiono si valió la pena.
Son casos de familias ocultas durante tantos años y un día cualquiera salen a la luz y sucede lo que paso en la familia de Lautaro.
Todas las familias tienen secretos ocultos...unos por vergüenza otros por no hacer daño otros porque no se sabe callan toda una vida.
y suceden casos que terminan inesperadamente.     
                                           

                                                                                                                          Betty Alter