poesías

de Hebert

El Paisano

Jugaban en el estadio
Peñarol y Nacional
y yo que tenía una radio
no la podía escuchar ...
porque a mi lado un Canario
no cesaba de gritar...

Le grité que se callara
que dejara de estorbar
y que pa'l campo rumbeara ...
...la verdad es que estuve mal!

Entonces aquel paisano
se llevó al cinto la mano
y peló un fiero puñal...
...yo me las quise tomar
en la forma mas urgente...
...pero había tanta gente
cuando el gaucho atropelló,
que no puede imaginarse
la batalla que se armó!

Y hasta perdí los postizos
cuando un maldito petiso
en la jeta me pegó!
La pucha que me vi mal...
pero al fin pude escapar
cuando la bronca mermó.

De aquel lío por la radio
con el gaucho en el estadio
jamás me pude olvidar!
y si hoy veo a un Paisano
que se le da por gritar,
le aseguro de antemano....
que no lo mando callar ! 

                                                         
          (obra registrada)

                                                    Hebert Fayet