POEMAS

 

 

 

 

 

 

Credo

A esta altura 

no creo en predicadores 

ni en generales 

ni en las nalgas de miss Universo 

ni en el arrepentimiento de los verdugos 

ni en el catecismo del confort 

ni en el flaco perdón de Dios. 

A esta alura 

creo en los ojos y las manos del pueblo en general 

y en tus ojos y tus manos en particular