Biografía del Che (5°)

 

Para la tranquilidad de su madre, llegó de regreso el domingo 31 de agosto y aterrizó en el aeropuerto internacional de Ezeiza, en una tarde gris y tormentosa, fue recibido por todos sus familiares, ocho meses después del día que partió de Alta Gracia.

Aplicó por una matrícula de enseñanza libre y se abocó intensamente en sus estudios en una carrera frenética a contra-reloj, era una tarea inmensa. Nueve meses más tarde, las materias que aprobó fueron: Patología médica y quirúrgica, clínica médica y quirúrgica, obstetricia, ginecología, urología, oftalmología, ortopedia, la última que aprobó fue Clínica Neurológica el día 11 de abril de 1953.
Logró su título de doctor en medicina y cirugía en la Universidad Nacional de Buenos Aires y el título como Médico Dermatólogo el 1° de junio, y recogió su diploma el día 12 del mismo mes, siete años después de iniciar sus estudios en el año 1947.

El Pelao y Chichina igual se continuaron viendo como amigos varias veces en Buenos Aires, a escondidas de la familia de la joven e incluso un día él se apareció en el Malagueño y le propuso matrimonio una vez más, pero ella le dijo que no.
Al ver que nada lo ataba en Argentina excepto su familia, decidió organizar otro viaje a través de Sudamérica.
Le transmitió la idea a su amigo Carlos Ferrer "Calica" (foto) que recientemente había

abandonado sus estudios de medicina y éste aceptó acompañarlo.
Las inquietudes de su madre no habían finalizado porque vio partir a su hijo junto a Calica el día 7 de julio, desde la estación Retiro en un tren que los llevaría hasta La Paz, Bolivia, a unos 6000 kilómetros de distancia, la primer etapa de su recorrido. 
Con el tren ya en marcha despidió a sus familiares, y amigos con la frase:
"Aquí va un soldado de América".

Celia, su madre, tenía un mal presentimiento y se dijo:
"Esta vez lo pierdo para siempre. Ya nunca más veré a mi hijo"

El plan primario era recorrer Bolivia, Perú, Ecuador y visitar a Mial quien aún residía en Venezuela.
Después de ahí, no tenía ninguna idea concreta acerca de su futuro, lo explicó en las notas de la partida de su segundo viaje:
"...repasaba mentalmente los últimos acontecimientos.. . para despedir a los dos snobs de apariencia extraña y cargados de bultos. El nombre del ladero ha cambiado, ahora Alberto se llama Calica; pero el viaje es el mismo: dos voluntades dispersas extendiéndose por América sin saber precisamente qué buscan ni cual es el norte". 

El primer viaje por las provincias de Argentina, sus raíces familiares, viajar afuera de su país con Mial, todo eso le acrecentó su aversión contra la injusticia de la explotación de la clase oligárquica hacia la clase obrera, en otras palabras en la realidad lo que sólo sentía era una vocación social y humanitaria, porque en ese momento pensaba que dedicando su carrera de médico al servicio de la sociedad iba a ser suficiente para poder mejorar la calidad de vida de las masas explotadas.
Más adelante veremos, en su segundo viaje con Calica, como su estadía en Bolivia, la gira por Centro
América, más la experiencia adquirida en Guatemala, Ernesto ya estaba casi para tomar una decisión definitiva y cambiar el rumbo de su vida.
Desde Méjico le envió una carta a su madre diciéndole que quizás tarde o temprano se juntaría al grupo cubano; lo único que lo frenaba era su gran deseo de viajar por Europa. 
La conversación que tuvo con Fidel fue lo último que necesitó para volcar su decisión.
Desde ese momento, su vocación política ya estaba pronta a llevar una vida disciplinada y sacrificada que fue su lucha revolucionaria.
Varios años después, en Cuba, el 19 de agosto de 1960, relata en un encuentro en el Ministerio de Salud Pública:
"...soñaba con ser un investigador famoso, soñaba con trabajar infatigablemente para conseguir algo que podía estar en definitiva puesto a disposición de la humanidad, pero que en aquel momento, era un triunfo personal. Era, como todos somos, un hijo del medio..."

El tren comenzó su marcha y atravesó las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, al llegar a Córdoba, algunos amigos fueron a despedirlos a la estación del tren. 
Quizás todavía pensando en Chichina, le manifestó a Calica su deseo de visitar Alta Gracia, pero éste determinadamente se opuso a la idea. 
El tren en su monótona marcha continuó lentamente su viaje, atravesando las provincias de Tucumán, La 

Rioja y Jujuy. 

Cuando llegaron a la estación de tren (foto) del poblado fronterizo de Quiaca en Jujuy, se reencontraron con Tiqui Vidora, uno de los compañeros de juego de la infancia en Alta Gracia, que estaba trabajado de gendarme. 
Una vez más el tren se puso en marcha y al cruzar el pueblo ya estaban en territorio Boliviano.

BOLIVIA
El día 9 de abril de 1952, desembarcaron en la estación de tren de la ciudad de La Paz, la capital administrativa de
Bolivia, la ciudad capital más alta del mundo a 3600 metros a nivel del mar y la capital del departamento del mismo nombre. Sucre es la capital legal y judicial de este país.
En La Paz, el Pelao tuvo su primer contacto con una revolución popular, la cual lo impactó enormemente.

Un año y medio antes de ellos llegar allí, las masas populares se organizaron y llevaron adelante una revolución contra Simón L. Patiño, en su tiempo el hombre más rico de Bolivia, quien había amasado una fortuna de casi mil millones de dólares con los minerales del país, convirtiéndose en su verdadero amo. 
El pueblo boliviano y particularmente los mineros conjuntamente con sectores del ejército derrotaron a las tropas de un ejército profesional.
El secretario general del Movimiento Nacional Revolucionario Radical (MNR) 

Víctor Paz Estenssoro (foto) junto con Hernán Siles Suazo tomaron el cargo del gobierno. 
El MNR era un sector de la oposición parlamentaria, formada por una coalición de partidos de izquierda como de la pequeña burguesía.

Las reivindicaciones del pueblo de llevar adelante inmediatamente una reforma agraria, nacionalizar las minas de estaño, la principal fuente de ingresos, y expropiar las riquezas en manos de la oligarquía, se veía frenado por el accionar del nuevo régimen, que intentaba mantener bajo control el movimiento de masas.
En ese ínterin se fundó la Confederación Obrero Boliviana (COB). Mediante una serie de ocupaciones y huelgas, lograron un programa avanzado de reforma agraria, el nuevo gobierno lo abortó, lo primero que hizo fue negociar con el imperialismo norteamericano y el movimiento fue finalmente derrotado.

Como de costumbre, Ernesto y Calica visitaron la universidad, la biblioteca municipal, museos, etc.

Fueron a visitar el lago Titicaca, el lago navegable más alto del mundo donde habitan los Uros, un grupo indígena que construye las islas y sus botes de una planta acuática llamada totora. 
El Pelao un día visitó el Ministerio de Asuntos Campesinos, y se asombró al observar el espectáculo denigrante de unos soldados fumigando con insecticida a los campesinos, que tenían que entrevistarse con el Ministro. Este hecho lo describió en sus notas como la "revolución del insecticida":
"cuando se le echa insecticida a quienes fueron sus conductores no es una verdadera revolución."

El 17 de julio viajaron en un camión y pasaron dos días en las Yungas. 
El día 2 de agosto visitaron Bolsa Negra, una mina entre los montes Illimani y Mururata, a una altura de 5 000 metros del nivel del mar aproximadamente. Los ingenieros de la mina les llevaron hasta dentro del soicavana y a conocer un lago natural alimentado por un glacial del Murumana. 
Comenzó a escribir el diario personal de este segundo viaje por Latinoamérica, el cual finalizaría aborde del Granma.

Tras extender su estancia en La Paz casi un mes, llegaron a Puno y en la aduana peruana le requisaron dos libros: "El hombre en la unión Soviética" y una publicación del Ministerio de Asuntos Campesinos que fueron calificadas de propaganda roja, pero al menos tuvieron suerte, un empleado de investigaciones les ofreció un viaje de primera clase gratis hasta Cuzco. 

PERÚ 

En Perú, pasearon por los lugares habituales y dedicaron su tiempo a recorrer museos y lugares

históricos de importantes valores arqueológicos de alrededor de la ciudad. 
También le visitaron al doctor Hugo Pesce y a los enfermos del hospital Guía, el instituto para enfermos leprosos en Lima.
El Pelao llevó a conocer a Calica la grandeza y la hermosura del Machu Picchu y escribió entre sus notas:
"... que está en controversia la significación arqueológica de Machu-Picchu, pero, poco importa cual fuera el origen primitivo de la ciudad o, de todas maneras, es bueno dejar su discusión para los especialistas. Lo cierto, lo importante es que nos encontramos aquí frente a una pura expresión de la civilización indígena mas poderosa de América,...Conformémonos, por ahora, con darle a la ciudad los dos significados posibles: para el luchador que persigue lo que hoy se llama quimera, el de un brazo extendido hacia el futuro cuya voz de piedra grita con alcance continental:
"Ciudadanos de Indoamérica, reconquistad el pasado"... es válida una frase anotada en el libro de visitantes que tiene el hotel y que un súbdito ingles dejó estampada con toda la amargura de su añoranza imperial: " I am lucky to find a place without Coca-cola propaganda."( Que suerte que encontré un lugar en que no hay propaganda de la coca-cola)


En una entrevista, le preguntaron a Calica si el Pelao era un buen amigo y éste contestó así:

"...hay una pequeña anécdota que lo pinta: (1) 
Cuando habíamos llegado a Cuzco, hacía una “puntaa” (2) de días que no nos bañábamos, nos quedaba poca plata y la racionábamos. 
“¿Vos qué vas a hacer?”, Me preguntó. Yo le dije que me iba a dar un baño en un baño público y que me iba a hacer lavar la ropa para quedarme cómodo. 
“Vamos a comer que es más importante”, me reprochó. Pero no le hice caso. 
Salí limpito pero con un hambre que no daba más y me lo encontré en un bolichón (3) rodeado por toda la comida que se había pedido. Cuando me vio entrar, me dijo: “...vení, boludo(4), sentate conmigo y compartamos...”. 
Eso es una muestra de cómo era Ernesto"
.
(1) describe; (2) muchos; (3) cantina; (4) tonto

ECUADOR 

El 2 de octubre de 1953, arribaron a la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, allí conoció Ernesto a dirigentes de la juventud comunista de Ecuador y a muchos intelectuales, entre ellos a Jorge Icaza, con el que conversó largamente sobre la problemática de la población campesina.
También se encontraron con otros argentinos quienes les narraron los últimos hechos acontecidos de lo que estaba sucediendo en Guatemala. 
Este país estaba en plena ebullición, el gobierno progresista de Jacobo Arbenz se enfrentaba a las presiones y amenazas de elementos reaccionarios. 
Eduardo García "Gualo", un joven compatriota suyo, expresó su intención de ir por lo menos a observar. 
Entonces Ernesto, al sentir sus comentarios, se interesó de inmediato y decidió de acompañarlo, aunque se le crea un conflicto de conciencia. La visita a Mial la tenía que posponerla.
Ricardo Rojo, (foto)abogado antiperonista desterrado de Argentina, recién llegado desde Lima, Perú

argumentó que en Venezuela sólo se ganaban dólares, pero en esos momentos en Guatemala se estaban viviendo momentos muy importantes.
Se convenció y Calica decidió ir también, pero al último momento, se arrepintió y terminó yéndose el día 23 a Venezuela a visitar a Mial.
El 25 de octubre de 1953, partieron Ernesto y Ricardo Rojo, quien consiguió que viajasen en un barco de la United Fruit Co. hacia Panamá y de ahí seguirían el camino por carretera a Costa Rica, Nicaragua, El Salvador y Ciudad de Guatemala.

Los países de la región Centroaméricana comúnmente conocidos por el calificativo de "Repúblicas Bananeras" gracias a Sam Zemurray "The Banana Man" (El hombre Banana), quien constituyó en 1911 en Centroamérica el imperio bananero gobernado por transnacionales y la colaboración militar de los infantes de marina estadounidenses para alcanzar este dominio.
Para citar un ejemplo, desde 1820 invadieron 12 veces a Honduras y 11 a Nicaragua.

El gran héroe nicaraguense Augusto César Sandino dijo al respecto:

"Por cada millar de dólares que han introducido a mi patria los banqueros yanquis... ha muerto un hombre nicaragüense y han vertido lágrimas de dolor nuestras madres, nuestras hermanas, nuestras esposas y nuestros hijos." 
Esta travesía por América Central que duró casi dos meses le experimentó un cambio profundo al ver las condiciones económicas políticas y sociales que vivían esos pueblos, más al norte viajaba, más el dominio neocolonial se acrecentaba, y la situación de hegemonía norteamericana, de dictadores de turnos en los distintos países que visitaba; por eso le escribió a su madre diciendo que en Guatemala quería perfeccionarse para ser un auténtico revolucionario.

En esos momentos, Norteamérica se encontraba en uno de sus mejores momentos económicos. La Segunda Guerra Mundial recién terminada le reportó ganancias multimillonarias a la economía del país.
Dominaba el cono sur de Latinoamérica con la complicidad de la clase capitalista criolla aunque allí todavía existía una clase obrera organizada en los sindicatos con un alto grado de alfabetización, la población incluso en los países más pobres como Bolivia, donde había industrias con infrastructura y las técnicas más avanzadas de esos tiempos.
En cambio, en Centroamérica imponía arrogantemente a dictaduras locales con títeres que permitieron que compañías como Anaconda, Ford Motors, General Electric, Coca Cola o la United Fruit impunemente saquearan las riquezas naturales de esos países. 
                                                  

                                (sigue...)