Relatos y notas del segundo viaje: Guatemala

Ahora voy instalado en el tren dándome un banquete con un dólar que me regalara un capataz semilustrado.
Han pasado días en que ocurrieron y no ocurrieron cosas. Tengo la firme promesa de un puesto de ayudante con un médico sanitario. Devolví mi dólar. Visité nuevamente a Obdulio Barthe, el paraguayo que me cagó a pedos por mi conducta y me confesó que él sospechaba que yo era agente de la embajada argentina, además supe que es la sospecha general esa u otra parecida, pero el líder hondureño Ventura Ramos opina que no. Como continúa la bronca de Mrs. Holst, yo como de contrabando una vez al día y duermo con ñico el cubano, cagado de risa todo el día, pero sin hacer nada. El lunes ñico se va y pasaré entonces a otra pieza de un amigo guatemalteco llamado coca. En la misma pieza que ñico duerme un cubano que canta tangos y que me invitó a irme con él a pies por el sur hasta Venezuela; si no fuera por el puesto que me prometieron me largaba, la residencia dicen que me la van a dar y Zochinson pasó ahora de jefe de inmigración (...).

Nuevamente los días se suceden sin que nada nuevo pase. Estoy en la pensión acompañado por el cubano cantor, ya que ñico se fue a México. Por le puesto voy un día y luego otro y nada, ahora me dijeron que dejara pasar la semana y yo no sé bien que hacer, yo no sé si los compañeros siguen empeñados en que yo no tenga nada o que. De Buenos Aires llegan pocas noticias. Helenita parte con rumbo desconocido y se me acaba el rebusque pero me va a llevar a cada de una tía que me dará el almuerzo, además le va a hablar al ministro por teléfono. Yo estoy con un buen ataque de asma provocado por las cosas que comí en estos días, espero que me pase en tres días de riguroso régimen.

Los últimos acontecimientos pertenecen a la historia, cualidad que creo que por primera vez se da en mis notas. 

Hace días, aviones procedentes de Honduras cruzaron las fronteras con Guatemala y pasaron sobre la ciudad, en plena luz del día ametrallando gente y objetivos militares. Yo me inscribí en las brigadas de sanidad para colaborar en la parte médica y en brigadas juveniles que patrullan las calles de noche. El curso de los acontecimientos fue el siguiente; luego de pasar estos aviones, tropas al mando del coronel Castillo Armas, emigrado guatemalteco en Honduras cruzaron las fronteras avanzando sobre la ciudad de Chiquimula. El gobierno guatemalteco, que ya había protestado ante Honduras, los dejó entrar sin ofrecer resistencia y presentó el caso a las Naciones Unidas.

Colombia y Brasil, dóciles instrumentos yanquis, presentaron un proyecto de pasar el caso a la OEA que la URSS rechazó pronunciándose por la orden de alto al fuego. Los invasores fallaron en su intento de levantar las masas con armas que tiraban desde aviones, pero capturaron la población bananera y cortaron el ferrocarril de Puerto Barrios.

El propósito de los mercenarios era claro, tomar Puerto Barrios y de allí recibir toda clases de armas y las tropas mercenarias que le llegaran. Esto se vio claro cuando la goleta "Siesta de Trujillo" fue capturada al tratar de desembarcar armas en dicho puerto. El ataque final fracasó pero en las poblaciones mediterráneas los asaltantes cometieron actos de verdadera barbarie asesinando a los miembros del SETUFCO (Sindicato de Empleados y Trabajadores de la UFCO) en el cementerio donde se le arrojaba una granada de mano en el pecho.

Los invasores creían que a una voz de ellos todo el pueblo se iba a largar en su seguimiento y por ello lanzaban armas por paracaídas, pero este se agrupó inmediatamente a las órdenes de Arbenz. Mientras las tropas invasoras eran bloqueadas y derrotadas en todos los frentes hasta empujarlas más allá de Chiquimula, cerca de la frontera hondureña, los aviones continuaban ametrallando los frentes y la ciudades, siempre provenientes de bases hondureñas y nicaragüenses. Chiquimula fue bombardeada fuertemente y sobre Guatemala cayeron bombas que hirieron a varias personas y mataron a una chiquita de 3 años. 

Mi vida transcurrió de esta forma: primero me presenté a las brigadas juveniles de la alianza donde estuvimos varios días concentrados hasta que el ministro de Salud Pública me mandó a la casa de salud del maestro donde estoy acantonado. Me presenté como voluntario para ir al frente pero no me han dado ni cinco bolas. Hoy Sábado 26 de junio, llegó el ministro, mientras yo me había ido a ver a Hilda; me dio mucha bronca porque pensaba pedirle que me mandara al frente (...)

Una terrible ducha de agua fría ha caído sobre todos los admiradores de Guatemala en la noche del domingo 28 de junio, el presidente Arbenz hizo la insólita declaración de su renuncia. Denunció públicamente a la frutera y a los Estados Unidos como los causantes directos de todos los bombardeos y ametrallamientos sobre toda la población civil.

Un buque mercante Ingles fue bombardeado y hundido en el puerto de San José y los bombardeos continúan. En ese momento Arbenz anunció su decisión de dejar el mando en manos del Coronel Carlos Enrique Díaz. El presidente dijo ha hacía esto llevado por su deseo de salvar la revolución de Octubre e impedir que los norteamericanos llegaran a esta tierra como amos. El coronel Díaz, en su discurso no dijo nada. Los partidos PDR y PRG dieron sendos acuerdos llamando a sus afiliados a cooperar con el nuevo gobierno. Los otros dos, PRN y PGT, no dijeron nada. Me dormí con un sentimiento de frustración frente a los hechos. Había hablado con el ministro de Salud Pública y pedido nuevamente que me mandaran al frente, ahora no sé que hacer. Veremos que nos trae el día de hoy.

Dos días densos de acontecimientos políticos aunque personalmente no halla significado gran cosa para mí, los acontecimientos: Arbenz renunció frente a la presión de una misión militar norteamericana que amenazó con bombardeos masivos, una declaración de guerra de Honduras y Nicaragua lo que provocaría la entrada de Estados Unidos. Lo que quizás no previera Arbenz fue lo que siguió. En el primer día se agregaron a Díaz, los coroneles Sánchez y el Fejo Monsón reconocidamente anticomunistas y el primer decreto fue declarar el PGT. La persecución empezó inmediatamente y las embajadas se llenaron de asilados, pero al día siguiente temprano vino lo peor, cuando Día y Sánchez renunciaron, quedando Monsón al frente del Gobierno con dos Tenientes Coroneles de subordinados. Se entregaron totalmente a Castillos Armas según vox populi y se decretó la ley marcial a todo el que fuere encontrado con armas de calibre prohibido en la mano. La situación personal es más o menos así: yo seré expulsado del hospitalito donde estoy, probablemente mañana, ya que estoy renombrado como "Chebol", y la represión se viene. Ventura y amador están asilados, H. Se mantiene en su casa, Hilda cambió de domicilio, Nuñez está en su casa. Los altos capos del partido Guatemalteco están asilados. Se dice que Castillo entrará mañana; yo recibí una linda carta que guardo aquí para los nietos.

Pasaron varios días en que los acontecimientos no tuvieron el ritmo afiebrado de los anteriores. Castillo Armas obtuvo un triunfo completo. La junta quedó integrado por el Fejo Monsón como presidente y Castillo Armas, Cruz, Dobois y el Coronel Mendosa. Dentro de quince día se hará una elección dentro de la junta para ver quien queda como jefe; por supuesto, Castillos Armas. No hay Congreso ni constitución. Al juez de Salamá Ramiro Reyes Flores lo fusilaron después que este se había muerto un guardia al tratar de ganarlo. El pobre Edelberto Torres está preso acusado de comunista, quien sabe cual será la suerte que corra el pobre viejo. Hoy 3 de julio entró en el "Libertador" Castillo Armas, la gente lo aplaudió mucho. Yo vivo en casa de dos salvadoreñas que se han asilados, una en Chile y otra en Brasil, con la viejita que se manda cuentos de las fechorías de su marido y otros bastantes interesantes. Del hospitalito me sacaron cagando y ya estoy instalado aquí...

Lo de asilado sigue igual. Ya se pasó la novedad y está todo tranquilo. Helenita se fue hoy en avión. El Alemán cada vez me ve con peores ojos. A él no lo visitaré sino una vez para sacar algunas cosas de los libros que tengo.

Han pasado cosas de alguna gravedad. En el orden político no, ya que lo único es la calificación del voto, negándoselo al analfabeto. Eso es un país con el 65 % de población adulta analfabeta es reducir a un 35% la cantidad de gente que vote. De ese 35 puede haber un 15 que esté a favor del régimen. El fraude no tendrá entonces que ser muy grande para se electo el probable "candidato del pueblo" Carlos Castillos Armas. Lo grave fue la despedida que me hacen de la casa donde vivía, ya que Yolanda, la otra hermana de las asiladas, está aquí, levanta la casa para ir a San Salvador llevándose las hermanas. Voy a ver si me voy a casa de la tía de Helenita.

Ya estoy aquí instalado en la nueva casa. Como siempre seguía yendo a la embajada Argentina pero hoy ya se acabó la cosa. Sin embargo, puede entrar por la tarde gracias a que era 9 de julio, hay un nuevo embajador Torres Gispena, un petiso cordobés pedante. Morfé variado pero con merma.

Estoy hecho un cabrón. Conocí a varios tipos interesantes dentro de la embajada. Uno de ellos es Aguilez que escribió un libro sobre la Reforma Agraria, otro es el doctor Díaz un pediatra Salvadoreño, amigo de Romero, el de Costa Rica.

El asma me está jodiendo como consecuencia de lo que comí en la embajada. Las demás cosas no varían mayormente. Recibí carta y una foto de mi vieja y carta de Celia y Tita Infante.

El Chehe se debe haber asilado, ya a estas horas pues quedamos que a las 6:30 estaría en la embajada. Mis proyectos son muy fluidos pero lo más probable es que valla a México, aunque entre en mis cálculos las posibilidades de ir a Belice a probar fortuna.