Enrique Castells Capurro

Enrique Castells Capurro uno de los mas reconocidos artistas plásticos uruguayos, nació en Montevideo el 9 de marzo de 1913 y fallecido en Punta del Este el 3 de julio de 1987 uno de los dos hijos de Julio Castells Carafi y Mercedes Capurro Charry
Con solo cuatro años comienza a pintar, en el año 1923 con diez años dibuja a la famosa bailarina rusa Ana Pavlova.
Enrique Castells Capurro ilustro diarios y revistas del Uruguay y Argentina, en  Uruguay especialmente en la revista Mundo Uruguayo, Ilustro infinidad de libros ilustrados como Tacurúes de Serafín J. García
También su hermano Julio Alberto Castells Capurro 1911 1959 fue pintor especialmente acuarelista de temas gauchescos habiendo expuesto juntos en la Sociedad Criolla Elías Regules por los años 40 .
Hay varios murales muy grandes de su creación en muchas dependencias públicas del Uruguay

Fue un artista genuino, que ha consagrado por entero su viva inspiración y sus aptitudes de creador fecundo y cálido a expresar el campo nuestro, captando con fidelidad, belleza y gracia, todas aquellas escenas típicas que mejor lo representan.

La encendida vocación que aguijonea y orienta su sensible espíritu, proyectándolo hacia los motivos de auténtico sabor tradicional, le viene desde atrás como un legado de raza, que rebulléndole sin descanso en la sangre ha llegado a convertirse en una especie de imperativo vital, profundo e ineludible.

El pasado y el presente de nuestro campo aparecen en la obra de Castells Capurro con una plenitud rotunda, animados de un vigor alegre y saludable, merced a la influencia de ese dinamismo que el artista jamás olvida insuflar a sus imágenes. A través de cada escena surge nítida y veraz la estampa física del paisano oriental, cuyo brío y prestancia reflejan el espíritu altivo, gallardo y varonil que en ella alienta. Y así nos es dado contemplarlo, desde el ayer heroico hasta el hoy laborioso, constructivo y pacífico, siempre como una fuerza viva - ya potencial, ya actuante, leal a su destino, consubstanciada integralmente con su ámbito telúrico.

Y entonces seguramente el nombre de este artista, como el de Blanes, como el de Fígari, como el de Carlos Castells, su tío, y como el de algunos otros que, con lenguaje plástico distinto pero idénticos propósitos, supieron interpretar y expresar nuestro hombre, nuestro paisaje y nuestras tradiciones, será recordado con gratitud y admiración por todos aquellos que amen de verdad a su tierra, y sean capaces de comprender que la veneración y el respeto por su pasado no impiden a los pueblos marchar hacia adelante, sino que, por el contrario, les sirven de incentivo para emprender la conquista de su porvenir.

CLICK SOBRE LAS FOTOS PARA ACCEDER A SUS PINTURAS