JOSÉ GERVASIO ARTIGAS
Refranes y frases 

 

 

Algunos de los refranes y frases que dijo, en ellas se refleja su grandeza:

"...Sólo aspiro al bien de mi Patria, en la justa causa que sigo; y si algún día los americanos del Sur nos vimos reducidos al abatimiento, hoy estamos resueltos a hacer valer los derechos que los tiranos mandones nos tenían usurpados..."

10 DE MAYO DE 1811 A ANTONIO PEREIRA.

"...Me he visto perseguido, pero mi sentimiento jamás se vio humillado..." "...la libertad de la América forma mi sistema y plantearlo mi único anhelo..."

13 DE FEBRERO DE 1813 A SARRATEA.

"Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa por vuestra presencia soberana."
"Ciudadanos: los pueblos deben ser libres."

4 DE ABRIL DE 1813 A LOS DIPUTADOS EN EL CONGRESO PROVINCIAL.

 

"Mis armas no han tenido otro objeto que sostener la voluntad general de los pueblos, en cuyo obsequio he estado pronto a sacrificar mi existencia."

25 DE MAYO DE 1815 AL CABILDO.


"Para mi es un deber proteger con mis armas las libres determinaciones de los pueblos."

25 DE FEBRERO DE 1815 AL CABILDO.


"El Jefe de los Orientales" ha manifestado en todo tiempo que ama demasiado a su Patria para sacrificar este rico patrimonio al bajo precio de la necesidad."

26 DE DICIEMBRE DE 1816 A LOS COMISIONADOS DURÁN Y GIRÓ.


"La multiplicidad de nuestros enemigos sólo servirá para redoblar nuestras glorias si queremos ser libres. Los Orientales saben desafiar los peligros y superarlos."

6 DE JULIO DE 1816 AL CABILDO DE MONTEVIDEO.


"....En el camino del honor, del que jamás me he separado, me he hallado al frente de los derechos sagrados de mi Patria que he defendido y defenderé hasta donde el soplo de mi vida me anime"...."En la unión está nuestro poder y sólo ella afianzará nuestro presente y nuestro porvenir"

10 DE OCTUBRE DE 1816 A PUEYRREDÓN.


"....Es propio de los pueblos libres, preferir la gloria a la ignominia..."

10 DE OCTUBRE DE 1816 A PUEYRREDÓN.


"....La grandeza de los orientales solo es comparable a su abnegación en la desgracia: ellos saben acometer y desafiar los peligros y dominarlos; resisten la imposición de sus opresores, y yo al frente de ellos marcharé donde primero se presente el peligro."

 

13 DE NOVIEMBRE DE 1817 A PUEYRREDÓN.



"... Yo, por mi parte, estoy seguro que con sólo los Charrúas tengo bastante para escarmentarlos; pero no creo que llegará este caso de tanto apuro. V.S. sosténgame esa Provincia con la energía que debo esperar para que los porteños no introduzcan el germen de la división y cizaña; que por lo demás, mientras viva Artigas la Patria ha de estar libre de tiranos..."

7 DE MAYO DE 1818 AL GOBERNADOR DE SANTA FÉ.



"...Es llegado el caso en que la Patria demanda los mayores sacrificios de sus hijos. Los pasados son inútiles si no empeñamos otros contra un extranjero sediento de nuestra dominación..."

7 DE DICIEMBRE DE 1816, AL CABILDO DE SORIANO.



" Amar su libertad es de seres racionales: perderla es de cobardes."

SETIEMBRE DE 1818, AL CABILDO DE SAN JOSÉ.


Con libertad ni ofendo ni temo. 
El depotismo militar será precisamente aniquilado con trabas constitucionales que aseguren inviolable la soberanía de los pueblos.
El pueblo es soberano y él sabrá investigar las operaciones de sus representantes.
En lo sucesivo solo se vea entre nosotros una gran familia. 
La causa de los pueblos no admite la menor demora. 
La cuestión es solo entre la libertad y el despotismo. 
Los pueblos de la América del Sur están íntimamente unidos por vínculos de naturaleza e intereses recíprocos. 
Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa ante vuestra presencia soberana.
Nada podemos esperar si no es de nosotros mismos. 
No existe un pacto expreso que deposite en otro pueblo de la federación la administración de la soberanía. 
No venderé el rico patrimonio de los orientales al vil precio de la necesidad. 
Para mi no hay nada más sagrado que la voluntad de los pueblos. 
Que en modo solemne se exprese la voluntad de los pueblos en sus gobernantes. 
Que los indios en sus pueblos se gobiernen por sí. 
Que los más infelices sean los más privilegiados. 
Sean los orientales tan ilustrados como valientes. 
Tiemblen los tiranos de haber excitado nuestro enojo. 
Todas las provincias tienen igual dignidad e iguales derechos. 
Unidos íntimamente, luchamos contra tiranos que intentan profanar nuestros más sagrados derechos. 
Yo no soy vendible, ni quiero más premio por mi empeño que ver libre mi nación.

                                                                                               
José G. Artigas