borrachos 

-Cuando leí que el alcohol era malo, dejé de leer.- 

El borracho entra a un bar: 
- Que le pongo al señor? 
- A él una vela, a mi una cerveza. 

Se encuentran dos borrachos en una sala velatoria y ven entrar a un viejito de unos 80 años en silla de ruedas, entonces uno le dice al otro:
- ¿Sabes cómo le dicen al viejo?
- ¿Cómo?
- Película nueva.
- ¿Por qué?
- Próximamente en esta sala.

Un borracho en un velorio: 
- No sabía nada... ¿Por qué te moriste, Alberto? 
- Perdón, pero mire que no le va a contestar. 
- Usted que sabe... ¿Por qué te moriste Alberto? 
- Mire, no le va a contestar. 
- Cállese.. Déjeme a mí... ¿Por qué te moriste Alberto? 
- Le repito que no le va a contestar. 
- Cállese...¡ya me lo dijo tres veces! 
- No, yo le digo que no le va a contestar porque él se llamaba Pascual. 

Llega un borracho a casa:
- ¡¡Vaya! Que vienes cargado!! - dice la mujer.
- Sí, querida, era por no hacer dos viajes.

Un marido que llega borracho a las 4 de la mañana y le esta esperándole mujer. Entra en la casa y la mujer hecha una fiera le dice:
- Pero, ¿se puede saber de dónde vienes? Me vas a matar a disgustos! Me vas a enterrar.
A lo que el marido replica:
- Me gustaría, pero no ahora, no estoy como para ponerme a hacer un hoyo.

Un grupo de enanos va a jugar fútbol.
Alquilan una canchita y van todos contentos.
Cuando llegan, como no había vestuario, deciden cambiarse en el baño del bar de al lado.
Todos entran y van hasta el fondo, donde está el baño.
En el ínterin llega un borracho, se acomoda en la barra y pide un trago.
Al rato, y luego de cambiarse, pasan delante del borracho los enanos del equipo azul.
El borracho los mira extrañado pero sigue chupando.
Después, pasan los jugadores del equipo rojo.
Entonces el borracho se le acerca al dueño del bar y le dice:
- Manolo, tené cuidado que se te está desarmando el futbolito.

Comenzó la música y el borracho se levantó, con las piernas flojas. Se dirigió a una persona de negro y le pidió:
- ¡Hic!... ¿me daría el placer de acompañarme... hic... en ésta pieza?
A lo que esa persona le contesta:

- No, por tres motivos: primero, porque Ud. está borracho; segundo, porque no es una pieza bailable, es el Himno Nacional; y tercero porque esta señora es el cura de esta Iglesia.

Tres borrachos llegan a la estación de trenes cuando ya está partiendo él ultimo tren del día.
Comienzan a correr..., sube el primero con ayuda del guarda con el tren en marcha y el segundo con mucho esfuerzo logra trepar, pero el tercero no puede alcanzarlos...
Una persona ve esto y dice:
- Bueno de tres subieron dos, es un buen promedio.
Lo que el borracho le responde:
- Sí, pero el que se tenía que ir era yo... ellos vinieron a despedirme. 

Entra un borracho a su casa todo manchado con lápiz labial por todos lados echo un desastre, y la mujer le pregunta:
- ¿Explícame acerca de todas esas marcas de lápiz de labios?
Y el borracho le responde:
- ¡No me vas a creer, me peleé con un payaso!

Entra un borracho en una comisaría: 
- ¿Podría ver al que robó en mi casa ayer? 
- ¿Y para qué lo quiere ver? 
- Para saber cómo entró sin despertar a mi mujer.

Esto van en un tren, en el mismo compartimiento, un cura, un alemán, una chica y un borracho.
De repente pasan por un túnel y, en la oscuridad, se oye el chasquido de un beso (muaaac...) y el golpe de una bofetada (PLASH).
Fuera del túnel y cada uno piensa lo que ha pasado!
El cura:
Alguien ha dado un beso a la señorita y ésta se ha defendido. 
El alemán:
Alguien ha dado un beso a la señorita, y ésta se ha creído que he sido yo, y me ha dado un bofetón.
La chica:
¡Aquí hay algún maricón, porque a mí no me ha besado nadie!
El borracho: 

En el próximo túnel, me doy otro beso en la mano y ¡esta vez le doy la bofetada al cura!

Iban dos borrachos por el muelle, y de repente uno de ellos escucha una voz desesperada, que decía:
- ¡Una cuerda, una cuerda!
Y se asoman a ver quién era, y era un tipo ahogándose y dice el borracho:
- Está viendo que se está ahogando, y todavía quiere ahorcarse.

Llega un borracho a su casa, golpea la puerta y su esposa que estaba enojada no le quería abrir.
- ¡Déjame entrar! ¡Por favor! -gritaba el borracho.
Pero la mujer no lo dejaba entrar. En una de esas el borracho dice:
- Abrime, que tengo un regalo para la mujer más linda.
La mujer al escucharlo se enternece, lo deja pasar y le pregunta:
- ¿Y el regalo?
Y el borracho le contesta:
- ¿Y la mujer más linda?

Un borracho llega a su casa bien pasado de copas... y toca la puerta de su casa toc.. toc.. toc.. y no le abren, entonces grita el borracho a su mujer:
- Golondrina hic... hic... ábreme la puerta, pichoncita ábreme hic... hic... la puerta, gorrioncillo pecho amarillo ábreme la puerta hic... hic...
Y en eso su mujer tiernamente va y le abre la puerta, el borracho la ve y le dice:
- ¿Por qué no me abrías, URRACA?

- Manuel, ¿sabes que se ha muerto el vecino del 4°? 
- ¿El del 4°? No recuerdo quién era.
- Sí hombre, aquel viejo flaco que bebía mucho. 
- Ah ya sé, pero no bebía tanto.
- ¡¿Qué no bebía?! Lo han incinerado y ya lleva tres días ardiendo. 

- Si sigue usted bebiendo tanto no llegará a viejo. 
- No importa, doctor, siempre he soñado con ser eternamente joven. 

Un hombre entra a un bar, y ve una mujer muy atractiva, se le acerca y le dice: 
- Perdón, ¿la conozco de algún lado?
- Sí, soy la recepcionista de la clínica de enfermedades venéreas. 

Están dos rubias en un boliche, un borracho las ve y comienza a mirarlas fijamente, con aire de seductor. Una de ellas molesta le dice:
- ¡¿Se puede saber qué quiere?!
Emocionado, responde el borracho: 
- ¡Ah! ¡¿Pero puedo elegir?!

Un policía para a un borracho que venia manejando:
- Iba usted en sentido contrario, ¿qué no vio las flechas?
- ¡Para decirle la verdad, todavía, ¡hic!, no vi a los indios... ¡hic! 

Un borracho comienza a despedirse del amigo.
- Mira, ya me voy, ya son casi las 12:00 y mi mujer se va a enojar.
- No sea bobo, háblale por teléfono, ¡que se aguante!
- No, ¿cómo crees?, no la conoces.
- Lo que pasa es que no sabes tratar a las mujeres, te voy a enseñar.
Saca con trabajos su celular y comienza a marcar: 
- ¡Querida!, no voy a ir a dormir esta noche, ¿cómo qué quién habla?, Soy yo. No te hagas la loca, nos vemos mañana, chau.
- Oye, yo no sería capaz de hablarle así a mi esposa.
- Yo tampoco, ¡era la tuya! 

Llega Carlos a las 3 de la mañana con algunos tragos encima, entonces se inicia el siguiente diálogo:
- Los tacones, tíralos por cualquier parte, la blusa déjala caer al suelo, el brasier ponlo al pie de la cama, mi falda guárdala en el ropero, mis pantimedias sácalas suavemente y ponlas en la silla.
Entonces ella lo mira fijamente a los ojos y le dice:
- ¡¡¡Y nunca más vuelvas a ponerte mi ropa!!!

Al finalizar una fiesta quedaron el anfitrión de la fiesta y 4 de sus amigos que estaban muy borrachos. El anfitrión decide embarcar a sus amigos en un solo taxi y como ellos estaban muy borrachos los acomodó en el asiento trasero quedándose todos dormidos, entonces le encargó al taxista: 
- El primero se queda en avenida Italia y Propios, el segundo en Cno. Carrasco y Veracierto, el tercero en 8 de octubre y Pan de Azúcar y el cuarto en el Obelisco.
A los 15 minutos regresó el taxista donde el anfitrión y le preguntó: 
- ¿Podría repetirme dónde se queda cada uno?, Porque al frenar bruscamente en una esquina, todos los borrachos se me han revuelto. 

Dos borrachos reunidos en un bar ubicado en un 2° piso y están
mirando por el balcón hacia abajo.
Le dice el uno al otro:
- ¡Che, esto está muy alto!
- ¡Sí, demasiado alto! Hagamos una apuesta.
- ¿Cómo que?
- A que no te tiras por el balcón, caes abajo, tomas el ascensor y llegas aquí sano y salvo.
- ¡Ay, eso es muy difícil, hay 2 pisos desde aquí. Cuando
lleguemos abajo, quedamos chatos contra el pavimento.
- A que no, si quieres lo hago yo primero.
- Bueno, mostrame. 
El hombre se tiró. Cayó, se levantó, tomó el ascensor, llegó al bar y dijo:
-¿Me vistes?, Fue muy fácil, ahora le toca a vos. 
El otro borracho se tiró y cayó en pedazos contra el piso. Mientras tanto arriba se le acerca otro borracho y dice:
- ¡Que cosa contigo, Superman, siempre lo mismo cuando te emborrachas!


Un hombre totalmente ebrio, en lamentable estado caminaba lentamente por una calle desierta mientras cantaba. Toma un trago de la botella y la guarda en el bolsillo de su abrigo.
Con la oscuridad del lugar no vio que había un enorme agujero, por supuesto que iba derecho hacia el y cayó por el mismo. Rodó por el piso hasta que se detuvo contra un montículo de tierra. Metió la mano en el bolsillo del abrigo, sintió un líquido que caía y dijo:
- ¡¡¡Por favor - hic - que sea sangre!!! 

Había una vez un borracho que entra a un velorio, y llegó cantando; al ver que nadie le seguía la corriente dijo: 
- Eh, pero que gente tan apagada, a ver, todos a cantar. 
Nadie le decía nada. Cuando se acercó al ataúd y lo vio y dijo: 
- Con razón está gente no bailaba. ¡Alguien tiró el parlante!

Llega un borracho a caballo a un bar y le pide una copa al cantinero. El cantinero se la sirve y el señor se la da al caballo. Se toma el caballo la copa y el señor pide otra copa para su caballo, el caballo se toma la copa y entonces le dice el cantinero: 
- Señor, ¿usted no va a tomar nada? 
- No, yo manejo. 

Un borracho estaba caminando por la calle con un pie sobre la acera y el otro en la calle. Mientras caminaba, un pie sobre la acera y el otro en la calle, un policía lo para y le dice:
- ¡Ud. está borracho!
- ¡Pah, que suerte! ¡Creí que estaba rengo! 

Eran dos borrachos caminando por los rieles del ferrocarril. Ya tenían una hora caminando cuando se dicen entre si... 
- Hip, oye, qué larga es esta escalera. 
- No es lo larga, sino que los pasamanos están bajitos, ¡hip!

- Sí, mi padre bebía mucho, pero la verdad es que tú y yo también beberíamos demasiado sí tuviésemos su problema. 
- No tengo ni idea, ¿cuál era su problema?
- Era alcohólico.

- Tengo un problema con la bebida. 
- ¿Ah, sí? 
- Sí... tengo dos manos para dos vasos, pero tan sólo una boca para beber.

Un señor llega borracho a su casa y su mujer enojada le dice: 
- Óyeme, me habías jurado no volver a poner un pie en esa cantina. 
- Y te juro mi vida que he cumplido mi promesa, porque yo entré gateando y me sacaron cargado.

Iban dos borrachos por la calle a las 3 de la mañana, de pronto se encuentran un billete de 20.000 pesos. Ambos se pusieron a pelear por el billete, entonces uno de ellos le dice al otro: 
- Hagamos una cosa, compremos 19.000 pesos de vino y 1.000 pesos de pan. 
- Bueno, pero no entiendo qué vamos a hacer con tanto pan.

Este es de un borracho y una señora con su hija y el borracho le dice: 
- Señora, su hija es bien fea. 
- Si, pero mi hija por dentro es muy bonita.
- Entonces, ¿por qué no la pela?

-El otro día me puse tan borracho, que llegué a casa como Superman.
- ¿Volando?
- No, con los calzoncillos encima de los pantalones. 

Un amigo le pregunta al borracho:
- ¿Por qué bebes tanto?
- Es que quiero ahogar en el vino mis penas.
- ¿Y has tenido éxito?
- Que va, saben nadar muy bien.

Están dos borrachos en un bar, parados frente al mostrador, en eso se abre la puerta de golpe y entra un caballo al galope, se sube por la pared, pasa por el techo, se baja por la otra pared llega a la barra y pide un vino, se lo toma y pega la misma carrera, por la pared, techo, pared y sale. Uno de los borrachos se voltea y le pregunta al otro:
- ¿Viste eso?
- Sí... ¡se fue sin pagar!

Un borracho estaba en un bar, se para en una silla y grita:
- Ahora yo pago una copa para los que están bailando, los que están en las mesas, en el baño y al barman!
El borracho entrega las copas a toda la gente del boliche y el barman le dice:
- Son 100 pesos.
- Pero yo no tengo un mango.
El barman se enoja y los saca a patadas del bar. 
A la noche siguiente se para en la silla y grita:
- Ahora yo pago una copa para los que están bailando... 
- Sí, sí, ya sé. -interrumpe el barman- A todos los que están en las mesas, en el baño y una para mí.
El borracho enojado le dice:
- A vos no, porque tomas una copa y te pones muy violento.

Dos borrachos discutían lo que veían en el cielo: para uno era el sol, y el otro decía que era la luna, no el sol, no la luna. 
Y así largo rato hasta que ven venir a otro borracho, y deciden despejar su duda preguntándole a él. Entonces uno le pregunta:
- Disculpe señor, mi amigo y yo tenemos una confusión y Ud. nos puede sacar de la duda. Él dice que el que está allá arriba es el sol y yo digo que no, que es la luna.
Este mira el cielo y responde:
- Perdónenme, yo no soy de este barrio.

Sale un borracho de un bar después de una larga noche de copas. 
En eso pasa un Almirante y el borracho le dice:
- Ey, conserje! Consígame un taxi.
- Oiga, que yo no soy conserje, soy almirante.
- Entonces consígame un barco.

Dos borrachos se encuentran en la calle y uno le dice al otro:
- Oiga, ¿sabe que a mí todavía no se me quitan las ganas de beber?
A lo que el otro responde:
- Yo estoy igual, ¡vamos a mi casa a seguir bebiendo! es aquí en la esquina.
- Pero no puede ser, yo vivo en la esquina.
- No, yo vivo en la esquina.
- ¡No! ¡que yo vivo en la esquina!
- A ver, ¡vamos, toquemos el timbre y veamos quién vive ahí!
- Listo.
Los dos borrachos tocan el timbre, sale una mujer y dice:
- Pero, ¡qué bien!, ¡qué bien!... ¡¡padre e hijo borrachos!!

Llega un borracho a su casa a las 4 A.M. cantando a todo pulmón y sale su mujer y le dice:
- ¡Cállate, que todo el vecindario se va a despertar!
A lo que el borracho responde:
- ¿Y qué?, Prefiero ser borracho conocido que alcohólico anónimo.

Llega un borracho a la cantina:
- Me da una grapa doble.
Se lo toma y le pregunta al cantinero:
- Oiga... ¿los pingüinos viven en el polo norte, verdad?
- Así es, señor...
- Ok... tráigame otra doble.
Después vuelve a preguntarle:
- Y esos pingüinos... ¿son negros con blanco?
- Sí, señor.
Pide otra copa más y al rato:
- Y los pingüinos miden menos de 160 cm... ¿cierto?
- No, no tanto... 90 cm aproximadamente.
- Ay, ¡Dios mío!... ¡¡entonces lo que acabo de atropellar es una monja!!

 

Un borracho va caminando por una avenida, y de repente BUM!! Se golpea contra un poste de luz, y dice: 
- ¡¡¡Perdón señor!!!
Y sigue caminando, y al ratito, otra vez BUM!!! Otro golpe contra otro poste, y repite: 
- ¡¡Perdón señor, no lo vi!!
Así que el tipo sigue caminando y se da como 20 golpes, hasta que se enoja y se sienta en la vereda y dice:
- Mejor me voy a sentar acá a esperar que pase la manifestación.

Llega un señor a una taberna y pide 16 litros de vino.
- ¿Trae Ud. el envase?
- Está Ud. hablando con él. 

Salen dos borrachos del bar:
- Oye, tomemos un taxi.
- ¡No, mejor no mezclemos! 

Había un autobús lleno de gente y sale un borracho y dice: 
- ¿A quién se le perdió un fajo de billetes de $100 que estaban dentro de una bolsa de papel? 
Sale un señor y dice:
- Fue a mí.
- Mire, encontré la bolsa vacía. 

Dos borrachos en un bar, uno le dice al otro:
- ¡Para ya de beber, que te estás poniendo borroso! 

Hay un borracho frente a la playa y grita desesperadamente:
- ¡Una ballena, una ballena!
Y todas las personas salen de la playa, luego viene el salvavidas, y pregunta:
- ¿Dónde, dónde está la ballena?
Y el borracho le dice:
- No chico, es que se me cayeron dos botellas de cerveza, ¡y una va llena! 

Un borracho:
- ¡Esta es mi casa!
- ¡Esa es mi cama!
- ¡Esa es mi mujer!
- ¡Y ése que está en la cama con ella soy yo!

Érase una vez, un borracho que abordó un autobús en el que viajaba mucha gente, y parándose en el pasillo del autobús, procedió a decir:
- Los de la derecha son unos tarados, los de la izquierda son unos idiotas, los de atrás son unos imbéciles y los de enfrente son unos estúpidos. 

Cuando escuchó eso el conductor, frenó sorpresivamente, y toda la gente cayó al piso, incluyendo al borracho, y muy enojado el chofer tomó al borracho por el cuello y le preguntó:
- ¡Ahora sí, dime, ¿Quiénes son unos tarados, unos idiotas, unos imbéciles y unos estúpidos?
Y el borracho contestó:
- Ya ni sé, ¡Están todos revueltos! 

Entra un hombre borracho a un bar, se sienta en una mesa y empieza a gritar fuerte:
- ¡Camarera, hip, cabbbmmmarera, hip!
- Señor, por favor compórtese, ¿Qué desea?
Entonces el hombre saca unos pollitos de los bolsillos, los pone sobre la mesa y dice:
- Tráigame una botella de whisky para mí y para mis sobrinos.
La mujer queda muy asombrada, pero le trae la bebida. Al rato vuelve a llamar el hombre:
- ¡Camarera, una botella de tequila para mí y para mis sobrinos!
Al rato nuevamente:
- ¡Camarera, un champaña para mí y para mis sobrinos!
Entonces la mujer se acerca y le dice:
- Escúcheme, usted ha bebido de más pero no me va a decir que cree que esos pollitos son sus sobrinos.
- Por supuesto que sí, los encontré en la calle y me decían:"Tío, tío, tío, tío". 

Un borracho está sentado en el suelo, pescando en una alcantarilla, y un hombre se acerca y le pregunta:
- ¿Qué, pica algo?
- Sí, Ud. es el N° 32.

Iba un borracho por la calle y se encuentra con un policía. El borracho le pregunta al policía:
- ¿Cuántos morados tengo en la cara?
- Cuatro, responde el policía.
- Entonces me faltan tres postes para llegar a la casa. 

Un borracho en un cementerio pasa frente a una tumba que dice: Aquí yace un político, un hombre honrado, un hombre íntegro. 

El hombre se persigna y dice asustado:
- ¡Virgen Santísima, enterraron a tres hombres en la misma fosa!

Siendo vivo, era un borracho, vago, pendenciero, violento con su familia. Cuando lo van a enterrar, uno de sus amigos pronuncia la oración fúnebre:
- Fue un esposo excelente y un padre del mejor.
Al oír eso la viuda toma de la mano al niño que está a su lado y le dice:
- Vámonos, Albertito, nos equivocamos de entierro.

Un borracho bien borracho está acodado al mostrador y de pronto dice:
- A todos lo que están a mi izquierda, la mujer lo engaña y todos lo de están a mi derecha todos tiran para el otro cuadro.
Entonces alguien del grupo de la derecha dice:
- Che loco, mira que mi mujer es fiel conmigo.
- Entonces pásate para el otro lado. 

Un policía detiene a un conductor ebrio y le dice:
- Déme su nombre y apellido.
- ¡¿Está Ud. loco?!... ¿Y yo después cómo me llamo?!

Llega un borracho a un velorio y comienza a gritar: 
- ¡Feliz cumpleaños! ¡Qué lo cumpla feliz, qué lo cumpla feliz! 
Se le acerca un pariente del difunto y le dice: 
- Señor, esto no es un cumpleaños, es un velorio. 
A lo que el borracho contesta: 
- ¡¡Ah!!, Con razón me parecía tan grande la torta.

Va un borracho conduciendo su coche en dirección contraria por una carretera muy concurrida y enciende la radio. De repente escucha por la radio:
- ... se advierte a los conductores que van por la autopista 35 que hay un conductor circulando en dirección contraria. 
Y el borracho dice:
- Uno solo no, ¡¡¡¡HAY CIENTOS!!!! 

Un borracho estaba golpeando un farol de la calle, se acerca otro borracho y le dice:
- ¿Qué haces ahí?
- ¿Yo? Llamando a mi casa.
- Pues... insiste, insiste, que hay luz.

Se sube una señora mayor a un autobús, pero éste va repleto de gente, y no hay lugar para que ella se siente. Nadie le cede un lugar, y al bajarse del bus, dice muy enojada: 
- ¡Qué barbaridad! ¡En este bus no hay caballeros!
Y un borracho se levanta y le dice: 
- Señora, sí hay caballeros, lo que no hay son asientos.

Entra un tipo a un bar y pide:
- Déme un vaso de vino.
Y empieza a soltar puñetazos al aire como hacen los boxeadores cuando pelean con su sombra. 
El mozo del bar lo mira asombrado y no le hace caso. 
Al rato:
- Déme otro vaso de vino.
Y continúa con el boxeo. Al rato:
- Otro, por favor.
Y sigue con el boxeo. El mozo tomándolo por loco, le pregunta:
- ¿Y? ¿Cuándo empieza la pelea?
- Cuando usted quiera, porque no tengo ni un peso.


- El que bebe... se emborracha. 
- El que se emborracha... duerme. 
- El que duerme... no peca. 
- El que no peca... va al cielo... 
- Y puesto que al cielo vamos... ¡bebamos!

Un borracho cantando en mitad de la calle a las 4 de la mañana despierta a todo el vecindario, viene un policía y le dice: 
- ¡Haga el favor de acompañarme! 
- ¿Y qué instrumento sabe tocar Ud.? 

Esto es un borracho que se sube a un autobús y se topa con un testigo de Jehová y este le recrimina: 
- ¡Estás yendo derecho al infierno! 
- Otra vez, me he vuelto a equivocar de autobús.

El alcohol acorta tus días... ¡pero si vieras cómo alarga tus noches!

Un tipo en un bar pide una cerveza. El camarero pone el posavasos, el vaso y la cerveza. 
Al rato vuelve a pedir otra cerveza. Se la sirve de igual manera, con otro posavasos. 
Momentos después pide la tercera cerveza y dice: 
- Camarero, otra cerveza, pero por favor, esta vez sin galletita, que están un poco rancias.

Es totalmente cierto que el vino tiene mejor sabor con la edad; cuánto más viejo me voy haciendo, más me gusta.

Se encuentra parado un borracho al pie de un semáforo cuando de pronto se para al lado suyo un Ingeniero Químico. El borracho estaba jugando con una bolita que tenía en sus manos y el ingeniero al ver esto le dice al borracho: 
- Señor, ¿sería tan amable de dejarme ver esa bolita que tiene en sus manos? 
y el borracho dice:
- Como no, con mucho gusto. 
El ingeniero comienza a hacer un examen riguroso y dice: 
- Esto es una masa que aparenta ser resinosa pero no lo es, es blanda, es maleable, es elástica. 
Se la lleva a la boca y dice: 
- Es insabora, no tiene olor ni sabor. 
La aprieta duro con sus manos y dice: 
- Es muy expandible con el calor y la presión, pero no parece ser de ningún compuesto químico conocido. 
Entonces el ingeniero todo encantado con la bolita le pregunta al borracho:
- ¿Oiga, señor, ¿de dónde sacó esta bolita?
Y el borracho responde:
- De adentro de mi nariz, ¿por qué?

Dos amigos van en un vehículo totalmente borrachos, y de repente uno de ellos dice, bastante alarmado: 
- ¡A la derecha, compadre!... ¡Compadre, le digo que a la derecha! ¡Vamos a chocar! ...¡Ya chocamos, caramba! Qué, ¿No me oyó? 
- ¿A mí me reclama, compadre? ¡Si es usted el que venía manejando!

Un médico examina a un curda crónico. Al hacerle el test neurológico, el médico ve que al tipo le tiembla el pulso terriblemente. 
- ¡Dios Mío! exclama el médico. ¿Ud. bebe mucho alcohol? 
- No Doctor, la mayor parte lo desparramo. 

Dos borrachos semienterrados en la nieve después de un alud ven a un perro de San Bernardo:
- Mira, ahí viene el mejor amigo del hombre. 

- Si, y viene con un perro. 

Es Navidad y hay dos hermanos completamente borrachos. En esto que ven a una persona caminando toda vestida de rojo con una enorme barba blanca. 
- Mira che, Papá Noe. 
- No, no es, y mamá tampoco.

- ¿Qué le dice un borracho a un recién nacido?
- "bebe"

En un velorio un borracho se acerca a la viuda y le dice: 
- Lo siento, señora... lo siento... 
Y la señora le responde: 
- No gracias. Déjelo acostadito. 
Vuelve y le dice a la viuda: 

- Vio señora, su marido se murió por pelear. 
El borracho se dirige al difunto, llorando le dice: 

- Vistes Carlitos, vos te moriste por peleador, yo te dije que no pelees en la calle. 
Se le acerca la viuda y le dice: 

- Pero si no murió por peleador. 
- ¿Cómo que no? Si ahí dice Carlos Sepelio. 

Un borracho llega a su casa a las tantas de la noche, hace algunas cosas en la cocina y se acuesta. A la mañana siguiente su mujer le grita:
- Asesino, criminal, me has matado el canario.

A lo cual el hombre piensa:
- Con razón tenía tan poco zumo el limón que me estrujé anoche.

- ¡Por Dios!... ¡que pedo que tengo!... ¡veo doble, Luis!
- No, esos chicos son mellizos.
- ¿Los cuatro? 

Un borracho entra a un bar y se sienta al lado de una mujer:
- Señora, ushted esh horriblemente fea.
- ¡Y Ud. está borracho!
- Sí... pero a mí después se me pasa.

Un tipo en un bar se pone totalmente en pedo y de repente el dueño le dice:
- Ya son las 5 de la mañana, es hora de cerrar.
El tipo se quiere levantar del asiento y se cae al piso, piensa un momento y decide ir arrastrándose hacia afuera a ver si con aire fresco se puede ir bien a la casa. Llega afuera, intenta levantarse y se va de boca al suelo. Se va a su casa arrastrándose, llega a la puerta, la abre y se vuelve a caer al suelo. Se arrastra hacia su cama y se tira allí.
A la mañana siguiente lo despierta la mujer
- Che, ¿otra vez estuviste mamado anoche?
- No, ¿quién te dijo eso?
- ¡Recién llamó el dueño del bar y me dijo que te volviste a olvidar la silla de ruedas allí! 

- Che loco, ya hace como dos días que no tomo.
- ¿Cómo?
- Sí, mañana y pasado. 

Llega un ciego a un bar y le dice al cantinero, 
- ¡¡¡Por favor déme una copa de vino!!!

El cantinero le pregunta: 
- ¿Blanco o tinto? 
- ¡Da igual si yo no veo! 

El borracho, al salir del bar, entra en su automóvil. Alarmado por el robo que acaba de descubrir, llama a un agente y le dice: 
- Mire, agente. Me han robado la radio, el volante, el espejo, y... 
El guardia, impasible, le responde: 
- ¿Quiere hacer el favor de sentarse en el asiento de delante y no en el de atrás? 

El agente al conductor borracho: 
- ¿Me da su permiso de conducir? 
- Sí, conduzca, conduzca. 

Llega un borracho que no entiende al médico y el médico le trata de demostrar que tomar licor es malo y le demuestra con una lombriz, primero la mete en un vaso con agua y la saca y no pasa nada, luego la mete a un vaso con vino y la lombriz muere en pocos segundos... Luego le dice a su paciente:
- Esto le pasa a los que toman mucho. 
- Sí doctor, nunca tendremos lombrices. 

Llega un tipo completamente borracho a la sede de Alcohólicos Anónimos. 
- Buenas, ¿está la encargada de las fichas? 
- ¿Que viene a afiliarse? 
- No vengo a borrarme. 

En un bar, un borracho tambaleando se dirige a donde está sentado el único cliente del bar también borracho y le pregunta:

- Dígame usted, ¿de dónde es?
y el otro le dice:

- De Montevideo. 
- Que casualidad, le dice el otro, yo también, tomemos una por eso y se la toman.
- ¿De qué barrio? - le vuelve a preguntar el primero.
- Del Cerrito, le dice el otro. 
- Que casualidad, yo también, tomemos otra por eso y se la toman.
- ¿A qué escuela fue? - vuelve a preguntar el primero. 
- Yo, a la escuela N° 137. 
- Pero que casualidad, yo también, terminé en el año 65. 
- Yo también. 
En ese momento llega un asiduo del boliche, saluda al cantinero y le dice: 
- ¿Qué hay de nuevo?
- Nada, los mellizos Pérez borrachos otra vez.

Un borracho saca las cerillas para encender un cigarrillo, pero no enciende. 
Saca una tras otra y las tira. Después de bastante tiempo, una de ellas enciende; la apaga y dice: 
­ Hip.. hip.. La guardo.. hip, ‚sta... hip.. es de las buenas...! 

Van dos mamados caminando por la calle cuando de repente encuentran algo en el medio de la vereda, uno le dice al otro, mira, mira, dulce de membrillo y el otro replica no, no, no, dulce de leche y así comienzan a discutir, que de membrillo, que de leche y uno le dice al otro:
- Vamos hacer una cosa, vamos a probarlo, y el otro acepta. 

- A ver - dice el primero. 

- Mmmmmm clarito, de membrillo - va el segundo. 
- Mmmmmm clarito, de leche - y otra vez vuelven al mismo tire y afloje, cuando pasó otro mamado por ahí, los ve y pregunta que pasa, los otros le explican sus opiniones y el tercero los mira y les dice:
- Eso es excremento- y los mamados se miran y uno le dice al otro:
- Uy que suerte, menos mal que no la pisamos.