camarero

En un restaurante, a un señor que acaba de comer le

 dan la cuenta y ésta es por $1000 y el señor dice:
- Espero que le hagan descuento a un colega...
- ¿Ud. también es camarero?
- No. Soy ladrón.

- Camarero, ya le he pedido cien veces un vaso de agua!
- ¡¡Cien vasos de agua para el señor de la Mesa 1!!

- ¡¡¡Meeeseeerooo hay una mosca en mi sopa!!!
- Perdón, ¿cuántas moscas pidió el señor?

- Camarero, camarero, está Usted metiendo su corbata en mi sopa.
- No se preocupe, señor, no encoge.

- Camarero, camarero, este plato del día está literalmente podrido.
- Usted no dijo de qué día lo quería, señor.

- Camarero, camarero, ¿esto es cordero o pollo?
- ¿No lo puede distinguir por el sabor?
- No.
- Entonces, ¿por qué se queja?

- Camarero, camarero, hay una mosca en mi sopa.
- No se preocupe, señor, es pequeña y no le beberá mucho.

- Camarero, camarero, hay una mosca muerta en mi sopa.
- Sí señor, la verdad es que estos bichos nadan bastante mal.

- Camarero, camarero, ¡hay una mosca nadando en mi sopa!
- ¿Y qué quiere que haga? ¿Que llame a un salvavidas?

Un turista con acento inglés le dice al mozo:
- ¡Camarero! ¡Hay uno mosca en sopa!
Y desde el mostrador el camarero le responde:
- No, no es uno mosca, es una mosca.
- ¡Caramba! ¡Qué vista tiene usted!

- Camarero, por favor, ¿cuánto tiempo hace que Ud. trabaja aquí?
- Seis meses, señor.
- Ah, perdone, entonces usted no puede ser el que me atendió. 

- Camarero, ¿es esto todo lo que tiene para comer?
- No, señor. En cuanto llegue a casa me comeré una pierna de cordero. 

- Camarero, esta langosta sólo tiene una pinza.
- Debe haberla perdido en alguna pelea, señor. 
- Bueno, pues tráigame a la ganadora. 

- Camarero, camarero, hay una mosca muerta en mi sopa. 
- ¿Y qué esperaba por este precio, una viva? 

- Camarero, mi plato está mojado. 
- No señor, no es que esté mojado, eso es la sopa.

- Camarero, ¿qué significa esta mosca en mi sopa? 
- No lo sé, señor, no soy echador de fortunas. 

- Camarero, camarero, quisiera comer un huevo frito 

grasiento y frío, un filete de cerdo quemado, 

con una ensalada con la lechuga sin lavar. 
- Lo siento, señor, aquí no servimos así. 
- ¿Cómo que no? ¿Qué fue lo que comí ayer?

- Camarero, quiero una taza de té ¿ y tú, Carlos? 
- Yo también, pero por favor, que mi taza esté limpia. 
Al cabo de un rato, vuelve el camarero y dice:
- ¿Quién de ustedes pidió la taza limpia? 

- Camarero, ¿se ha dado cuenta de que lleva metido el pulgar en mi sopa?
- No se preocupe, señor, no está caliente, no me quemaré. 

- Camarero, hay una mosca en la sopa. 

- No se preocupe. ¿Ve la araña en el pan? Pues ahora se la come. 

"SE HACEN SÁNDWICHES DE LO QUE USTED QUIERA. PIDA Y COMPRUEBE" 
Entra una señora. 
- Por favor, quiero un sándwich de carne cebra. 
- ¡Marche uno de cebra!
- Aquí está, señora.
- ¿Usted está seguro de que esta carne es de carne de cebra? 
- Hacen pasar a la señora a la parte de atrás y le muestran una pata de cebra. 
- ¿Y si yo le pidiera cola de cocodrilo? 
Le abren la nevera y le muestra un cocodrilo colgado.
-¡Ah bueno!, entonces es en serio que sirven todo lo que uno pide.
- ¿La verdad? Sólo una vez no pudimos complacer a 

un cliente, nos pidió un sándwich de mano de monja.

 - Y claro... ¡No van a cortarle la mano a una monja! 

- No... monja teníamos. ¡Lo que no teníamos era el pan!

Un hombre entra en un bar y le pregunta al camarero que es tartamudo:
- Por favor ¿dónde está el baño? 
- Tie...Tie.. Tie..ne us..ted que..que ir to..tod..todo segui..seg..uido y en pa..pasi..paa..sii..llo gi..gi..gi..ra a la de..dere..der..echa y esss..la pri.. 

pri..me..pri..mera pue..puer.. pu..erta.
- Muchas gracias, pero ya no lo necesito. 

- ¡Mozo! Tráigame un té sin leche.
- Lo siento. No tenemos leche, ¿qué le parece un té sin crema?

El bar está vacío y un hombre se sienta en una mesa: 
- Camarero, por favor.
- El bar está lleno de gente, y justo ahora no le puedo atender. 
- Pero aquí estoy yo y Ud., nada más. 
- Señor, el bar está lleno de gente.
El cliente se enoja y le tira a la cabeza un salero. 
- ¿Está loco? ¡¿Por qué me tiras un salero?! 
- ¡Hey! Con toda esta multitud y te agarras conmigo. 

- Camarero, ¡el pan está blando! 
- Pues, ¡dígale que se calle! 

- Camarero, ¡una tortilla!
- Francesa o Española?
- Y qué más da, ¿se cree que voy a hablar con ella?

- Mozo, ¿qué tiene de entrada?
- Una puerta de vidrio.

- ¡Camarero! ¡Vaya servicio! ¡A qué hora viene esa sopa que pedí! ¡Vaya modo de tardarse!
- No hay que impacientarse, señor. ¡La sopa es de tortuga! 

- Oiga, ¿este chorizo tiene mezcla?
- No, es todo perro. 

- Señor, hace 20 minutos que le pedí al mozo una 

botella de vino de la casa.
- Va a tener que esperar otros 20 minutos, porque 

el mozo vive medio lejos.

Luego de comerse tres platos exquisitos en un 

restaurante de lujo, el cliente llama al mozo:
- Camarero, todavía me he quedado con hambre, 

¿qué me aconseja pedir?
- ¿Quiere un consejo sincero? Pida la cuenta y

 estoy seguro que se le pasará el apetito.

- Mozo, ¿qué me recomienda comer hoy?
- Nuestra especialidad, bife 'James Bond'.
- Muy bien... ¿cómo es?
- Frío, duro y con nervios de acero. 

Entra un señor en un bar y pide un café, el mozo lo trae y el señor se lo toma, pide la cuenta y el mozo le dice: 
- Son 26 pesos.
- ¿¿Cuánto??, ¿Un café 26 pesos? ¡¡¡¡Usted está loco!!!! 
Entonces el señor se acuerda que tiene 26 monedas de 

un peso y se las empieza a tirar. Una detrás del mostrador, 

dos detrás de la heladera, tres.... y así las 26 monedas, el señor se vá y el mozo se quedó re-enojado, este maldito me tiró todas las monedas. 
Vuelve este señor a la semana, pide otro café, se lo trae el mozo y el señor se lo toma, cuando pide la cuenta el mozo le dice:
- Son 26 pesos. 

El señor saca un billete de 50 pesos y se lo da al mozo.
El mozo va a la caja y le dice al cajero:
- Mira, ahí está el maldito que me tiró las 26 monedas, dame el vuelto en monedas. 
El cajero le da 24 monedas de un peso y el mozo 

se acerca al señor y le dice:
- Aquí tiene su vuelto.
Y le tira todas las monedas para todos lados, UNA, DOS, TRES, y así todas, el señor saca dos monedas y las tira diciendo:
- MOZO, ¡¡¡¡¡OTRO CAFÉ!!!!! 

- Camarero, camarero, ¿tiene usted ancas de rana?
- Sí, señor.
- Bueno, ¡¡pues brinque hasta la cocina y tráigame mi 

pollo que encargué hace una hora!!

- Camarero, camarero, hay una cucaracha muerta en mi ensalada. Quiero que venga el encargado.
- Eso no servirá de nada, señor, el encargado también 

le tiene asco a las cucarachas.

- ¡¡Meeeseeerooo hay una mosca en mi sopa!!
- Perdón, ¿cuántas moscas pidió el señor?

- Meeeseeerrrroooo, ¡hay una mosca verde en mi sopa!
- Perdón, ¿posiblemente el señor la quería madura?

- Camarero, por favor me cocina más el pollo, ¡qué se está comiendo el arroz!