matrimonios 

 

 

 

Una pareja pasea por un parque; al cruzar un puente:
- Querido, si cayera al agua, ¿me salvarías?
- Y si digo "SI" ¿saltarías, querida? 

Este tipo le diagnosticaron cáncer, y comenzó a contar a todo el mundo que tenía sida ... Poco antes de morirse, le pregunta la esposa porque dijo semejante disparate? A lo que le contestó: 
- Yo me muero, ¡pero a vos nadie te toca!

Un hombre llega a casa a las 5 de la madrugada y su mujer le estaba
esperando en la cama:
- Hola María.
-Qué‚ pasa, Superman! ¿Que‚ horas son ‚estas de llegar?
-María, es que he estado con un cliente en el trabajo y se me ha hecho
tarde.
-¿Con un cliente?, Superman! No pretenderás que me crea eso!? 
-¡Sí¡ sí mujer estuve trabajando con él y luego nos tomamos unas copas y se nos hizo tarde.

Oye, María, ¿por qué‚ me llamas Superman?
-Porqué te has puesto los calzoncillos encima del pantalón.

Cariñosamente una mujer le pide al marido:
-Cariño- por favor llévame al cine.....
-Pero mujer, si hace poco te lleve.
-¡Sí! Pero es que ahora es sonoro.

- Te prevengo, dice el hombre a la mujer la noche del casamiento, soy celoso incluso sin razones.
- No te preocupes, querido. Conmigo no lo serás nunca sin razón. 

Después de un mes de casados, el marido le pregunta a la esposa:
- Amorcito... dime la verdad: ¿con cuantos hombres te has acostado?.-
- ¿Ah... querido! No vamos a hablar de eso ahora. 
- Puedes decirme amor, que no me enojo.
- ¿Me lo juras?.
- ¿Claro, cariño... dime la verdad ¿Por favor?.
- Muy bien -dice la mujer, y empieza a contar con los dedos-: Tuve mi primer hombre; después aquel gordito; aquellos dos amigos de la facultad; el hijo de mi jefe; después aquel que jugaba al fútbol; aquel tan divertido; los dos vecinos de Ester; bien... creo que fueron nueve.-
- ¿Entonces... yo soy el décimo hombre? -le pregunta el marido, decepcionado-.-
- ¡No, tontito; Vos fuiste el primero!.

Un hermoso día el marido llega a la casa furioso y le dice a la mujer:
- Allá abajo, me crucé con el portero y conversando me dijo que ya había tenido relaciones con todas las mujeres de éste edificio, menos una.-
Entonces la mujer, distraída:
- Debe ser aquella engrupida del sexto "B".

El matrimonio tenía una fuerte discusión a la hora del desayuno. El marido sale golpeando la puerta y le grita:
- ¡Después de todo, ni siquiera sos buena en la cama!.- 
Durante la mañana él se arrepiente y llama por teléfono a su casa, para disculparse...
- ¿Por qué tardó tanto en atender? -le dice él-.
- Es que estaba en la cama -responde ella-.
- Pero... ¿qué estabas haciendo en la cama a estas horas?.-
- "Buscando una segunda opinión". 

Un tipo va a un hotel con su novia y ve en el estacionamiento el auto de su amigo. 
Era mediodía y el amigo debería estar trabajando.
Para hacerle un chiste le saca una de las tasas del auto y se la lleva.
Esa misma noche va a casa de su amigo, toca el timbre y dice:
- Mira lo que tengo!!!
- Si - le contesta el amigo - la taza de mi auto. ¿De donde la sacaste?
Bajando sensiblemente el tono de voz y al oído el tipo le contesta:
- No te hagas el tonto. ¿Qué hacías hoy al mediodía en el hotel?
El amigo se queda un instante callado, gira hacia adentro de la casa y grita:
- Querida..Acá está la taza que te robaron hoy en el supermercado!!! 

Acababa de salir de la ducha, la mujer esta de pie delante de su marido totalmente desnuda, quejándose de que sus pechos son muy pequeños.
En vez de salir al paso con el típico "no te preocupes, cariño", el marido sale con una sugerencia:
- Si quieres que tus pechos crezcan, lo único que tienes que hacer es todas las mañanas coger un poco de papel higiénico y frotarlo entre ellos durante unos segundos.
Desesperada y con ganas de probar lo que sea, la mujer toma un pequeño trozo de papel y lo empieza a restregar entre los pechos mirándose al espejo.
- ¿Cuánto va a tardar en hacer efecto? - pregunta la mujer - No te preocupes, irán creciendo a lo largo de los años.
La mujer se detiene y mira con desconfianza al marido - ¿Qué te hace pensar que frotarme un trozo de papel higiénico entre mis pechos todos los días hará que crezcan?
-Bueno, te ha funcionado por otro lado ¿no?

La mujer resuelve divorciarse de su esposo.
Le pregunta el Juez, cuál sería la principal causa de tal separación.-
- "Compatibilidad de caracteres" -responde la mujer-.
El Juez la corrige: la señora habrá querido decir "Incompatibilidad de Caracteres.-
No...no...es así como le digo: Compatibilidad de caracteres:
A mi me gusta pasear....a mi marido también, me gusta el cine......a él también le gusta, me gusta salir a comer pizza los sábados...y a él también,
yo gusto mucho de los hombres y........él también.

El matrimonio se despide en el aeropuerto:
- Siempre quedo preocupada con tus viajes de negocios -comenta la esposa-.
- ¡Tonterías, cariño! Estaré de vuelta antes de lo que piensas.
- ¡Eso es justamente lo que me preocupa!...

El matrimonio estaba conversando:
- Mi amor, ¿crees en el amor a primera vista?
- Lógico. Si te hubiera mirado dos veces no me habría casado...

- Sabes querida, cuando hablas me recuerdas al mar.
- Que lindo mi amor !!! No sabía que te impresiono tanto.
- No me impresionas... me mareas !!!

Adán y Eva paseaban por el paraíso. Y Eva pregunta:
-Adán, ¿me amas?
Y Adán refunfuñando:
- ¿Tengo otra alternativa? 

Matrimonio es cuando dos personas deciden convertirse en una sola. 
El problema esta en decidir quien sobrevive. 

Una pareja de esposos discutía airadamente en la calle:
-¡Te voy a demostrar que no vales nada!. El señor detiene un taxi.
¿Cuánto me cobra hasta la ciudad?
- Hasta allá...unos $90.00
- ¿Y con mi mujer?
-¡Sale lo mismo!
El hombre se da vuelta dice:
-Bueno, ya vistes..., ¡no vales nada!

Hoy en día, la fidelidad solo se ve en los equipos de sonido. 

Recién casados, primer noche de luna de miel; 
-Él le dice a ella, mi amor a partir de hoy te voy a llamar, Eva.
Y pregunta ella sorprendida
- ¿Porqué Eva?
-Porque tu eres la primer mujer de mi vida. 
Ella le responde.
-Entonces a partir de ahora te voy a llamar, mi Peugeot.
-¿Y eso porqué? él le pregunta,
-Por que vos sos mi 406.

De regreso de su trabajo, el hombre se sentó a la mesa y su mujer le preguntó:
¿Te sirvo?
A veces.

Algunos matrimonios terminan bien, otros duran toda la vida.

Un hombre va a la consulta del médico y le dice:
Doctor, me he caído y me duelen mucho las piernas!
El doctor lo examina, le receta unas pastillas y le dice:
No se preocupe, no es nada. Dentro de unos días ya estará Ud. trabajando.
Caramba, doctor, qué maravilla! Además de curarme ¿me dará trabajo?

Marta le dice a su marido a la mañana siguiente de la noche de bodas: 
- Juan.. prepárame un cafecito...¿O eso tampoco lo sabes hacer?

Tras 20 años de matrimonio sigo enamorado de la misma mujer. 
-Qué romántico... 
-Si, pero el día que se entere mi esposa... 

Doctor, yo quiero que Ud. me quite 30 años. 
- Señora, lo que Ud. quiere yo no puedo hacer. Aquí está la dirección de un señor que quizá puede ayudarla. 
¿Es otro cirujano plástico? 
No, falsifica partidas de nacimiento.

Un señor estaba con su amigo en la playa y le pregunta:
-¿Sabes cuál es la diferencia entre horrible y terrible?
-Horrible es cuando estás en la playa con tu esposa y una ola se la lleva, y 
terrible es cuando otra ola te la devuelve.

Cuatro hombres casados van a pescar. Después de una hora, se escucha la siguiente conversación:
-No tienen ni idea de lo que tuve que hacer para venir a pescar este fin de semana. Tuve que prometer a mi señora que pintaría toda la casa el próximo fin de semana!

-Eso no es nada. Yo tuve que prometer que le construiría una terraza nueva para la piscina, con marquesina y todo!
-No se quejen! Yo tuve que prometerle que remodelaría la cocina completa, incluyendo el cambio de todos los electrodomésticos."

Y así, continúan pescando hasta que se dan cuenta que el cuarto amigo no había dicho una palabra, y deciden preguntarle:
-Y tu no has dicho nada acerca de lo que tuviste que prometer para venir a pescar este fin de semana. ¿Nos vas a decir que no tuviste que prometer nada?"
-Yo puse el despertador a las 5:30 AM.. y cuando sonó, me acerque al oído de mi mujer y le dije solo dos palabras:
-¿Pesca o sexo? y ella me contesto también con dos palabras:
-Abrígate bien.

-Antes de casarte, ¿no te habías dado cuenta de que era mudo? 
-No, creía que era tímido. 

Después de una pelea, una esposa le dijo a su marido: 
- Sabes, yo era una tonta cuando me casé contigo. 
- Sí querida, pero yo estaba enamorado y no me di cuenta. 

- Porque no sabemos cómo protegernos a nosotros mismos, la ley no nos permite casarnos con más de una mujer.

- ¿Por qué nunca me avisas cuando tienes un orgasmo?
- Porque nunca estás en casa.
- Muy bien, pero la próxima vez que tengas uno hacémelo saber.
- ¡Pero mi amor, si me dijiste que no te podía llamar al trabajo!

- Mi amor ¿qué te pasa, que te veo muy triste? 
- Antes mis besos te embriagaban. 
- Eso era antes, ahora pertenezco a Alcohólicos Anónimos.

El marido vuelve a su casa y se encuentra a su esposa llorando: 
- ¿Qué te pasa? 
- Que había hecho un pastel. ¡Y se lo ha comido el perro! 
- No te preocupes. Mañana te compro otro perro. 

- Mi esposo tuvo un accidente de tránsito y me dijeron que lo trajeron aquí. Yo quisiera saber cómo se encuentra.
- De la cintura para abajo su esposo no tiene ni un rasguño.
- Oh! qué alegría. ¿y de la cintura para arriba, doctor?
- No podemos decirle nada por ahora, porque esa parte no la han traído todavía.

- Señora, siento informarle que después de analizar los exámenes de su marido, usted no podrá tener relaciones sexuales con él por lo menos durante 2 años.
- Muy bien, doctor. 
- ¿Ud. cree que se podrá aguantar? 
- ¡Sin ningún problema doctor! ¡para eso tengo buenos amigos!

Pregunta la señora a su esposo:
- ¿Viejo, me compras un vestido de noche...?
- ¡No seas tonta, a esas horas tengo que dormir!

El jefe comenta a su empleado:
- ¡Hace 17 años que estoy casado!, y todavía quiero a la misma mujer, ¿no es maravilloso? 
- ¡Ojala que su mujer no se entere nunca! 

- Ya que estás en la puerta, entra, te voy a enseñar mi casa.
- No, ya es tarde, son la una de la mañana.
- No importa. 
Abriendo con mucho cuidado la puerta, dice:
- Mira, ésta es mi sala.
- Muy bonita, pero ya me voy, es tarde.
- No te preocupes, mira ésta es mi estufa.
- Ese ... ese es mi dormitorio.
Ya dentro de la alcoba, la mujer se encontraba con otro hombre.
- Ves, ésta... ésa mi señora y ése... ¡soy yo! 

Un amigo le dice a otro: 
- Fíjate que mi mujer se fue con un tipo. 
- Que barbaridad, pero es mejor que la olvides, no vas a ahogar esa tristeza con alcohol. 
- No, yo no estoy olvidando, yo estoy festejando. 

Mira, no hay un tipo tan rencoroso como yo, unos días antes de casarme le pedí a quien ahora es mi esposa que me diera una prueba de amor. Como ella no se la quiso dar, no le volvió a hablar, pero de cualquier forma nos unimos en matrimonio y de venganza en los últimos cinco años no le he hablado y ni he tenido sexo ni una sola vez. 
- Pero, ¿cómo explicas entonces los tres niños que tienen?
- Para que veas, soy tan rencoroso que ni le he preguntado cómo los ha tenido. 

Una mujer le pregunta a su marido:
- Y tú, ¿qué consideras más importante, el vino o las mujeres?
- ¿Cuál, el blanco o el tinto? 

Tan pronto el matrimonio se encuentra consumado, la recién casada le dice al ahora esposo:
- Mi amor, vamos a tener tres hijas.
- ¿Y tú cómo lo sabes?
- Porque están viviendo en casa de mi mamá. 

- Mi mujer me pide siempre dinero. La semana pasada fueron $300.00 pesos, ayer $600.00 y hoy $1,000.00! 
- ¿Y qué hace con todo el dinero?
- No lo sé, nunca se lo he dado.

-¡Oye!, ¿Por qué cierras las ventanas de tu casa cada vez que tu esposa se pone a practicar sus lecciones de canto? 
-Para que los vecinos no crean que le estoy pegando.

La esposa vuelve a casa después de consultar al ginecólogo y encuentra a su marido leyendo el diario y fumando.
-El médico me dijo que para que se me vaya el dolor de cabeza debo mantener relaciones sexuales tres veces por semana.
El marido impertérrito y sin dejar de leer, levanta un dedo por detrás del diario y dice:
-Anótame con una.

El le dice a su esposa: 
- Marta, he comprado un cerdo.
-¿Pero dónde lo vamos a meter y sobre todo en las noches? No hay lugar para ese animal. 
- ¡Ah! Lo meteremos debajo de la cama.
- Pero Juan. ¿Y el mal olor?
- Ya se acostumbrará el pobre. 

La pareja estaba muy animada en la cama haciendo el amor, cuando de repente suena el teléfono.
La mujer atiende y después de colgar le dice al compañero:
-Era mi marido, dijo que va a llegar más tarde porque está jugando al póquer contigo.

Un hombre llega tarde a su casa, pintado con lápiz labial y su mujer le dice:
-¡Dónde te metiste!
-No me vas a creer, pero me he peleado con un payaso.

La mujer esta dando a luz con fuertes dolores, y el marido con pena le dice:
-Mi amor, me siento culpable por lo que estás pasando. 
-No te preocupes, que no es tu culpa.

-Desde que mi esposa me abandonó, la casa se siente vacía. 
-¿La extrañas?
-No... es que se llevó los muebles.

Había un tipo conduciendo por la carretera a 150 kilómetros por hora y la policía lo detiene. 
-Espero que me dé una muy buena excusa de por qué andaba conduciendo tan rápido y me evite ponerle una infracción. 
-Mire señor oficial, la semana pasada mi esposa me abandonó por irse a vivir con un Policía.
-¿Y qué tiene eso que ver, señor?
-Es que yo pensé que era el mismo policía el que me venía siguiendo para devolverme a mi esposa.

-Mi esposa me trata como a un pedazo de carne.
-Y ¿cuál es el problema?
-Que es vegetariana. 

-Lamento tener que decirte esto, pero tu marido se está acostando con todas las mujeres del pueblo.
- ¡¡Qué horrible!!, ¡y con lo mal que lo hace!

Un marinero algo ignorante que llevaba años en alta mar vuelve a su hogar y descubre sorprendido que tiene un hijo negro. Debido a que era totalmente blanco le pregunta a su esposa:
-Pero, ¿cómo es posible que tengamos un hijo negro si yo soy blanco y tú también?
-Verás, como no tenía leche, tuve que buscarme una ama de cría para que amamantara al niño, y como ella era negra, el niño se puso de ese color.
El marinero, no muy convencido, decide ir a consultarlo con su madre, le cuenta la historia y la madre responde:
-Claro que puede ser. Fíjate por ejemplo en ti mismo, de pequeño te di leche de vaca, y ¡¡¡mira que lindos cuernos te han salido!!! 

-¿Dónde vas, Pablo?
-Al bar.
-Entonces pégame ahora, así después no me despertás. 

Un oficial del servicio de inteligencia debe aprobar a tres nuevos agentes a través de una prueba, uno tiene 25 años, otro 35 y el último 45. El oficial coloca a cada una de sus mujeres en una habitación diferente. Entonces le da un arma al de 25 años y le dice:
-Entre en la habitación y asesine a su mujer.
A lo que el joven responde:
-No puedo hacer eso. La amo muchísimo.
El oficial se dirige al de 35 años y le dice lo mismo. Entonces el hombre entra en la habitación y sale luego de 5 minutos:
-No puedo hacerlo.
Es el turno del agente de 45 años, el oficial le da el arma y repite lo mismo. El hombre entra a la habitación, se escuchan tres disparos y luego gritos y golpes. Entonces el oficial entra corriendo en la habitación, ve a la mujer muerta en el piso y pregunta:
-¿Qué pasó?
-Algún imbécil puso balas de salva, por lo tanto tuve que matarla a golpes. 

Un hombre estaba desayunando como a las 11 de la mañana un sándwich y un café, cuando vio una procesión funeral muy inusual acercándose al cementerio más cercano. Un largo ataúd negro era seguido por un segundo largo ataúd negro como a 50 pasos detrás del primero. Detrás del segundo ataúd caminaba un hombre solitario con un perro pitbull, al que sostenía de la correa. Detrás de él caminaban unos 200 hombres en una sola fila.
El hombre no pudo aguantar la curiosidad. Con mucho respeto se aproximó al hombre que llevaba al perro y le dijo:
-Señor, sé que este es un muy mal momento para molestarle, pero nunca había visto un funeral como éste. ¿De quién es este funeral?
-Bueno, en el primer ataúd esta mi esposa.
-Qué le pasó a ella?
-Mi perro la atacó y la mató.
-Bueno, ¿quién está en el segundo ataúd?
-Mi suegra. Ella estaba tratando de ayudar a mi esposa y el perro se volvió hacia ella.
Un momento solemne de silencio transcurrió entre los dos hombres:
-Señor, ¿puedo pedirle prestado el perro?
-Haga la cola.

Un día la esposa muy disgustada le dice a su esposo: 
-Estoy cansada de tu sentido de pertenencia, todo el tiempo andas diciendo: mi casa, mi carro, mi esposa, mi televisor, ¿no habría alguna forma de que cambiaras esa actitud?
-Bueno, está bien, quieres por favor alcanzarme nuestros calzoncillos.

María, si te tocaran cien millones con la lotería, ¿me dejarías de querer?
No, mi vida. Pero te echaría mucho de menos. 

Un marido que llega borracho a las 4 de la mañana y le esta esperando la mujer. Nada mas entrar en casa, la mujer se le echa encima como una fiera y le dice: 
-Pero, ¿se puede saber de dónde vienes, degenerado? ¡Me vas a matar a disgustos!, ¡Me vas a enterrar!
-Cansado vengo yo ahora, como para ponerme a hacer hoyos. 

-Ay doctor, cuando estamos en la cama y a él le llega el clímax, pega unos aullidos tremendos...
-...pero doctor, el problema es que me despierta... 

Un inglés que vuelve a Inglaterra después de haber estado destinado en la India, durante el siglo pasado, y esté un día charlando con sus amigos.
-Pues de verdad que nosotros no deberíamos quejarnos, la vida en la India es muchísimo más difícil. Por ejemplo, ¿saben que cuando un hombre muere, entierran viva a su mujer con él?
-¡Que crueldad! ¡No dejan descansar al pobre hombre ni muerto! 

Una pareja están discutiendo acerca de su divorcio.
- Yo me quedo con el niño.
- Y eso, ¿por qué?
- Pues porque es mío, no tuyo.
- Pero, ¡si tampoco es tuyo!
- ¿Cómo que no? y ¿quién lo parió? No sé, ¿tú te acuerdas del día que nació, estando en la maternidad, que se cagó y me dijiste que lo cambiara?
- Sí.
- Lo que tu me dijistes !lo cambié¡

Dos hombres se chocan en el interior de un cine. Uno le dice al otro:
- Perdóneme usted, es que busco a mi señora.
- Que coincidencia, yo también, estoy ya desesperado.
- Bueno tal vez te pueda ayudar. ¿Cómo es tu señora?
- Es alta, de pelo castaño claro, piernas bien torneadas, pechos firmes, una cara preciosa, en fin muy bonita....... ¿y la tuya?
- Olvídate de la mía, busquemos a la tuya. 

Un hombre puso el siguiente anuncio clasificado en un periódico:
"¡Busco esposa!" Al día siguiente recibió cien cartas. Todas decían lo mismo: "¡Llévate la mía!"

Esto es un matrimonio, que hace tiempo quieren tener un hijo, y después de los años, lo tienen. Pasan un año, dos, tres, y el niño no habla, a los cinco años, el niño dice, "Abuelito", y después de dos días el abuelo muere.
El padre, piensa: 
- No puede ser que este niño sea yeta. Ha sido una casualidad. 
Pasa un año más, dos, tres, cuatro y a los cinco años, el niño dice, "Abuelita", y a los dos días muere la abuela.
El padre dice:
- ¡Este niño definitivamente, es yeta! Cualquier día dirá Papá y me tocará a mi, ya verás.
Pasa un año, dos, tres, cuatro, cinco, y el niño dice: "Papá"
- Ya me ha tocado a mí. 
El padre deja todo preparado y a los dos días se muere el vecino de enfrente. 

- María, te voy a comprar algo para el cuello.
- ¿Un collar?
- ¡No, jabón! 

Una señora le pide a su esposo: 
- ¿Amor, me compras una alfombra? 
- No y no, tú viajarás en una escoba como tu madre. 

Un torero a su amigo:
-José, ¡qué mi mujer me engaña!
-Pero como te va a engañar tu mujer, ¡con lo buena que es!
-Que sí, José, que lo presiento, que mi mujer me engaña.
-Nada, nada, que son figuraciones tuyas.
-Y entonces, ¿por qué cuando entro a matar me dicen los toros: 
-¿No te da vergüenza hacerle esto a uno de los tuyos?

El marido que llega a casa y se encuentra a su esposa y otro hombre desnudos en la cama:
- Pero querida, ¿quién es este tipo?
- Mira Luis, me duele decírtelo así, pero la verdad es que algún día tenías que saberlo. ¡Este es él que nos paga las facturas!
- ¡¡Abrígalo, abrígalo, que no tome frío!! 

Dos amigas recién casadas:
- Querida, la verdad es que estoy muy desilusionada con la vida de matrimonio.
- ¿Por qué lo dices?
- Porque que desde la noche antes de nuestra boda, Tito no me ha vuelto a hacer el amor.
- Pero eso es horrible, deberías pedirle a Tito el divorcio.
- No, pero si Tito no es mi marido.

Un hombre llega a su casa a deshoras y al entrar al dormitorio encuentra a su mujer toda despeinada, sudorosa, desnuda y respirando agitadamente.
- ¿Qué te sucede, mujer?
- Eh… este… es que creo que estoy sufriendo un ataque al corazón…¡eso es! ¡un ataque al corazón!
El marido corre hacia el teléfono para pedir ayuda, cuando de pronto se escucha la voz de la hija quien le grita desde la misma habitación donde se encuentra la madre: 
- ¡Papa, corre, corre! ¡Que hay un monstruo en el armario! 
El hombre suelta el teléfono nuevamente. Corre hasta el dormitorio, y al abrirlo se encuentra con que su mejor amigo estaba allí adentro, desnudo. Le mira fijamente y le dice extrañado: 
-¡Pero me extraña en vos, Pablo! Mi mujer sufriendo de un ataque al corazón, y tu aquí, ¡asustando a los niños y todavía desnudo! 

Un señor entra a su casa, encuentra unos pantalones de hombre tirados en el suelo, y dice: 
-Mi esposa me debe estar engañando con otro hombre. 
Seguidamente en su camino hacia el cuarto se encuentra con una blusa de mujer y dice: 
-Ya estoy seguro que me debe estar engañando con otro hombre. 
Al entrar al cuarto observa las sábanas moverse y agarra un hacha y bruscamente mata a los cuerpos debajo de la sábana, cuando va hacia la cocina, se encuentra a su esposa y sorprendido le pregunta: 
-¿Qué haces aquí?
-Sólo vine a tomarme un vaso de agua, por cierto, tus padres llegaron hoy.

Un tacaño va al aeropuerto a dar un paseo en avión y le pregunta al piloto cuánto le va a cobrar por llevarlo a él y a su esposa a dar una vuelta, el piloto le dice que 50,000 pesos. 
-Pero ¿cómo? ¡Es mucho dinero!
-Bueno, entonces vamos a hacer un trato, yo le doy una vuelta por toda la ciudad, si Ud. no grita ARRIBA, no me paga.
-OK, ya nos estamos entendiendo. 
Arranca el avión y se sube el señor y su esposa, el piloto era acróbata y empieza a dar vueltas y vueltas, hasta que aterriza.
Le dice al señor:
-Bueno, perdí, Ud. no gritó.
-Pues sí, no grité ni cuando se cayó mi señora.

Juan y María, dos jóvenes campesinos, paseaban por el campo. María le pregunta a Juan: 
- Oye Juan, ¿cómo sabe el potro cuando la yegua quiere? 
- Por el olor pues, María. 
Siguen caminando y a poco andar: 
- Juan ¿y cómo sabe el perro cuando la perra quiere? 
- Ya te dije, María: ¡por el olor! 
Más adelante, María vuelve a preguntar: 
- ¿Cómo sabe el toro cuando la vaca quiere? 
- Ya te lo he dicho: ¡por el olor!! 
- Oye Juan, ¿tú no estarás resfriado? 

-Ya lo ves, mi mujer me ha dejado.
-Lo siento, la verdad que tiene que ser bien duro que te deje tu mujer.
-¿Duro? ¡¡Fue casi ¡imposible!! 

La mujer le dice al marido:
-¿Nunca se te ha ocurrido comprarme flores?
-Para qué, si todavía ¡estás viva! 

- Cariño, que bien hueles esta noche, ¿qué te has puesto?
- Calcetines limpios. 

Había en un pueblo un padre exageradamente orgulloso de su mujer, por haber tenido seis hijos, tanto que la llamaba madre de seis, esto a su esposa le molestaba muchísimo, y un día que se encontraban en una boda le grita el esposo para que todos escucharan:
- Ya estás lista para irnos, madre de seis. 
Con furia su esposa contesta:
- Claro que sí, padre de cuatro. 

Una pareja se encontraba durmiendo plácida y profundamente. De pronto como a eso de las 4 de la mañana, se escuchan ruidos fuera del dormitorio. La mujer se levanta inmediatamente bien espantada y le dice al hombre: 
-¡¡Rápido, vete, mi marido llego!!
El tipo se levanta, y desnudo salta por la ventana y se da un tremendo golpe. A los pocos segundos regresa y le dice: 
-Idiota, si tu marido soy yo.

Luego de muchas indecisiones y dudas él decide, de una vez por todas, aclarar su situación frente a su esposa y aprovecha la hora de la cena para enfrentarse a su mujer con la cruel verdad. Sabe que le va a provocar un gran dolor, pero ese estado de ánimo es lo que siempre lo detiene. ¡¡Basta!! ¡¡Es ahora o nunca!! Levanta una copa de vino importado y le confiesa:
-Esposa mía, tengo una amante.
-¿Y por qué no me la presentas y salimos los cuatro?

La dueña de casa abrumada por la sospechas y no teniendo con quién conversar le confiesa a su bonita sirvienta: 
-Ay, Elvira, creo que mi marido me engaña con su secretaria.
-Ay, Señora, supongo que usted, ¿no me dirá eso para darme celos, verdad?

La mujer le pegaba todos los días cuando llegaba a su casa. Y un día le cuenta a un amigo su situación diciéndole que le daba mucha pena con los vecinos del edificio donde vivía, porque qué dirían de él, entonces el amigo le da un consejo y le dice: 
-Mira la próxima vez que tu esposa te pegue tu empiezas a gritar: "¡toma! , ¡no te lo vuelvo a repetir!, ¡toma!, ¡toma!, ¡perra!" etc. , y así tus vecinos pensarán que eres tú el que le está pegando a tu mujer. 
Al hombre le parece excelente idea, le da las gracias a su amigo y se va para su apartamento. Esa noche cuando llega la esposa a su casa y como de costumbre le empieza a pegar a su marido, entonces este empieza a gritar: 
-¡Toma!, ¡no te lo vuelvo a repetir!, ¡toma, desgraciada!,...
Por supuesto la esposa se queda extrañada que cómo es posible que mientras ella le pega, él esté gritando esas cosas, entonces le dice: 
- ¿Tú cómo que te volviste loco? Y lo agarra y lo lanza por la ventana del 5°piso.
Mientras el hombre va en el aire cayendo grita: 
- ¡Ves, ahora me voy, idiota!

Llaman a un hombre a su casa diciendo que su esposa ha caído al río. El hombre, angustiado, sale corriendo a toda prisa hacia el embarcadero. Se monta en un bote y rema río arriba. 
- ¡Pero oiga! ¿Qué hace? Si su esposa ha caído al río, estará más abajo.
- ¡Ud. no conoce a mi mujer! ¡Siempre lleva la contra a todo! 

Después del desayuno el esposo dudoso le pregunta a su esposa. 
-Mi amor, si yo me muero, ¿tu llorarías por mí? 
-Claro mi amor, si tú sabes que yo lloro por cualquier cosa.

Tres semanas después de la boda, Elsa llama por teléfono al cura que la
casó.
-¡Padre, Marcos y yo hemos tenido una terrible pelea!
-Cálmate, hija mía, eso no es tan malo como parece. Todos las parejas tienen su primer pelea en cualquier momento.
-Eso lo sé, padre, pero, ¿qué hago ahora con el cadáver?

Juan moribundo exclama: 
-¡Ay María, me estoy muriendo! 
-Lo sé, Juan. ¿Qué puedo yo hacer ? 
- Quiero que cumplas con mi última voluntad. 
-Lo que tú digas Juan. 
-Quiero que cuando yo muera, te cases con Pedro. 
-Pero Juan, ¡si Pedro es tu peor enemigo! 
-Precisamente por eso.

Un señor estaba con su amigo en la playa y le pregunta:
-¿Sabes cuál es la diferencia entre horrible y terrible? 
-¿Cuál? 
-Horrible es cuando estás en la playa con tu esposa y una ola se la lleva y terrible es cuando otra ola te la devuelve.

Esta es una pareja que cuando se pelean se escriben por papeles. El esposo le escribe a su esposa "dame la cena" y ella le escribe "ya está".
Cuando se acuestan él le escribe "despiérteme a las 7:00" y ella le escribe "OK".
Pasa la noche y él se despierta y cuando ve son las 11:00 y encuentra al lado de él un papel que dice: "son las 7:00 despiértate".

Cuando una mujer te roba el marido, la mejor venganza es dejar que se quede con él.

Un marido aterrado en el asiento del acompañante le dice a su mujer que conduce:
- Querida, por favor, ¡No metas la quinta...!
- Pero si nuestro automóvil sólo tiene 4 velocidades.
- ¡Digo que no metas la quinta persona debajo del auto!

Un barco se hunde y un matrimonio flota tomado de un madero. Entonces él le dice:
- Querida, éste es el día más feliz de mi vida.
- ¿Porque estamos juntos?
- No, porque mientras estemos aquí no podrás pedirme dinero para comprar estupideces. 

No importa cuántas veces un hombre casado cambie de trabajo... siempre sigue con la misma jefa. 

-¿Cuál es la diferencia entre un hada y una bruja?
-20 años de matrimonio. 

-Hola, ¿cómo te va?
-Bien.
-¿Cómo van tus relaciones con Luis?
-Oh, terminó hace tiempo.
-¿Encontraste alguien mejor?
-No, estoy con el. Es que nos casamos... 

Matrimonio es cuando dos personas deciden convertirse en una. El problema está en decidir quién sobrevive. 

Mi mujer me dijo el año pasado que eligiese: 
-O ella, o el cigarrillo. 
-Todavía no la echo de menos. 

En la conserjería del hotel:
-Ring, ring.
-¿Diga?
-Tengo un problema. Estamos en el piso 39 y mi mujer se quiere suicidar tirándose por la ventana.
-No se preocupe, señor, los cristales de las ventanas no se pueden abrir.
-Ese es el problema. 

-Papá, papá... ¿es cierto que en la China antigua los hombres no conocían a sus esposas hasta después de haberse casado?
-Hijo mío, eso ha pasado siempre y en todas partes. 

Una señora entra en una armería:
-Hola, buenas. Quería una escopeta para mi marido.
-¿Le ha dicho de qué calibre?
-¿Está loco?, si ni siquiera sabe que le voy a disparar. 

-Mi mujer es un ángel.
-La mía tampoco es humana.

-Hace tres meses que no hablo con mi esposa.
-Han discutido?
-No, lo que pasa es que me tiene prohibido interrumpirle.

-Perdonen que me vaya temprano, pero esta noche tengo una convención.
-¿Una convención de arquitectos, Mario?
-No, tengo que convencer a mi mujer que me deje salir esta noche.

-Desde ayer que mi tío descansa en paz.
-Eh! no sabía que tu tío se murió.
-No la que se murió es mi tía.

Un hombre le dice a su mujer: 
-No, por supuesto que no odio a tus parientes. De hecho, me agrada más tu suegra que la mía.

-Las dos cosas que cocino mejor son las milanesas y el pollo asado.
-Y esto, ¿cuál es de los dos? 

El matrimonio estaba conversando:
-Mi amor, ¿crees en el amor a primera vista?
-Lógico. Si te hubiera mirado dos veces, no me habría casado.

-¿Me amas porque mi padre me dejó una fortuna?
-No, querido. Yo te amaría sin importar quién te la dejó.

-Mi amor, quiero que hoy sea un día especial, ¡salgamos a divertirnos esta noche!
-Fantástico, muy buena idea, el que llegue primero deja la luz de la entrada encendida!

Un matrimonio está en la cama y de repente la mujer le pregunta al marido: 
-Cariño, ¿qué harías si yo muriese? 
-Pues... no sé, ¿por qué? 
-¿Te volverías a casar? 
-No, en absoluto. 
-¿Es que no te gusta estar casado? 
-Sí... pero... 
-Entonces, ¿por qué no te volverías a casar? 
-Pues, probablemente volvería a casarme. 
-¡Aaaah! (con cara de herida en su amor propio). ¿y vivirías con ella en nuestra casa? 
-A menos que ella tuviese otra, creo que sí. 
(Con cara de fastidio) -¿Y dormirías con ella en nuestra cama?
-Pues sí, me imagino que sí. 
(Ya muy enojada) -¿Y dejarías que se vistiese con mis ropas? 
-No sé, si ella quisiese, ¿por qué no? 
(Ya casi pensando en el divorcio) -¿Y cambiarías mis fotos por fotos suyas?
-Francamente, creo que sería lo más apropiado. 
(Saliendo de la cama mientras apunta amenazadoramente con el dedo) ¿Y también la dejarías usar mis palos de golf? 
-Ah no, eso sí que no. Ella es zurda. 

-A ver,- dice el juez, -cuénteme su versión de los hechos.
-Sí, verá, estaba yo en la cocina cortando jamón. Entonces justo entró mi mujer, y tropezó, con tan mala suerte que justo se cayó sobre el cuchillo y se lo clavó en el pecho.
-Ya, claro... continúe.
-Es que se tropezó así hasta siete veces y, como ve, fue un accidente.

Un matrimonio viaja por una ruta respetando el limite de 100 Km./h. El marido maneja. La esposa lo mira y dice:
-Querido, yo sé que estuvimos casados durante 15 años, pero quiero el divorcio.
El marido no dice nada, pero de a poco sube la velocidad a 120 Km./h.
Entonces ella dice: 
-No quiero que trates de hablarme de ello, porque te estuve engañando con tu mejor amigo y él es mucho mejor en la cama que vos.
Nuevamente el marido simplemente aceleraba a medida que su bronca crecía.
-Quiero la casa.
Nuevamente el marido acelera y ahora viajan a 150 km/h.
-También quiero a los chicos.
Ya van a 170 Km./h.
-Quiero el auto, las cuentas bancarias y todas las tarjetas de crédito.
Ya van a 190 Km./h y poco a poco el marido comienza a desviar el auto hacia una columna de un puente cuando ella pregunta:
-¿Hay algo que vos quieras?
-No, tengo todo lo que necesito.
-Ah, ¿sí?, ¿Qué es?
El responde, justo antes de chocar a 200 Km./h:
-Yo tengo la bolsa de aire.

Se encuentran dos amigas y una llorando le dice a la otra:
-Mi médico me dio una semana de vida.
La otra le contesta:
-Bueno, te dejo a mi marido por esta semana.
-Pero ¿para qué lo quiero a tu marido?
-Porque con él en tu casa la semana te va a parecer una eternidad.

Dos amigos se encuentran y uno le dice al otro:
-¿Sabes que mi mujer se pone muy contenta cuando yo no estoy en casa?
-¿Cómo te diste cuenta? 
-Porque se lo dice al lechero, al panadero, al diariero,...

-¿Se enojó mucho ayer tu mujer por quedarte un rato más a jugar a las cartas?
-No, total, estos cuatro dientes que me faltan me los tenía que sacar en cualquier momento.

El marido llega a su casa al amanecer, lo espera su mujer en la puerta, está borracho y con manchas de lápiz de labios. 
-Supongo que hay una razón para que llegues a las seis de la mañana...
-Sí, el desayuno.

Adán y Eva paseaban por el paraíso y Eva pregunta:
-Adán, ¿me amas?
Y Adán refunfuñando:
-¿Y tengo otra alternativa? 

-Oscar, ¿qué te gusta más, mi belleza, mi sobrada inteligencia o mi sinceridad?
-Tu sentido del humor, mi amor.

Era verano y hacía muchísimo calor. El marido sale del baño y le dice a su mujer:
-Vida, hace mucho calor y tengo que cortar el pasto. ¿Qué crees que digan los vecinos si salgo desnudo?
La mujer lo mira y responde:
-Probablemente que me casé contigo por plata.

Dos amigas comentan en la oficina:
-Fíjate que mi esposo fue al doctor y le dijo que tenía "Canción de protesta".
-¿Canción de protesta?, Estás loca, !Cáncer en la próstata!

-Oye... ¿y cuánto tiempo llevas de casada?
-Uuuy.., como 10 años.
-¿Y no se te ha hecho largo?
-No, ¡ancho!

- Oye, ¿tú le hablas a tu marido cuando haces el amor?
- Si hay un teléfono cerca, sí. 

-Yo nunca había sabido lo que es realmente la felicidad, hasta el día que me casé, pero entonces ya era demasiado tarde. 

-¿Tu mujer grita mucho cuando hace el amor?
-Sí... tanto que a veces la escucho desde el bar. 

-¡Qué te cuento, Alicia, vengo de ver una película triple X, y no te imaginas la cantidad de locuras que allí se ven!
-¿Cómo cuáles, Alberto? ¡Cuéntame!
-¡No te imaginas cómo se quejan las mujeres cuando hacen el amor!
-¿Te gustaría que yo me quejara Alberto?
-¡Sería lindo, Alicia! ¿Por qué no lo intentas?
Y efectivamente, la pareja se dispone a poner en práctica la novedad.
Esa noche, el hombre empieza a acariciarle los hombros a la mujer y ella le pregunta:
-¿Ya tengo que empezar a quejarme?
-No, todavía no.
Él continúa acariciándola, y la esposa nuevamente le inquiere:
-¿Ahora ya me quejo?
-Espera un poco más.
20 minutos después, 
-Ahora, Alicia, ahora, comienza a quejarte.
-¡Ay, Alberto, los niños están cada día más traviesos; Don José ya no me quiere fiar la carne; la cuenta del teléfono ha venido altísima; no nos alcanza el dinero... ya no sé que cocinar! ¿Sigo, Alberto?

El marido llegó a la casa y encontró a su mujer en los brazos de otro hombre. Colérico, el tipo le dijo a su esposa: 
-Así quería sorprenderte.
La esposa miró al marido con indiferencia y preguntó:
-Si así querías verme, entonces, ¿quieres decirme por qué te enojas?

Una noche, una esposa llama la atención de su marido a la pareja que vive en la casa de al lado.
-¿Ves esa pareja? ¿Que unidos que son? Fíjate como la besa cada vez que se encuentran. ¿Por qué no haces eso?
-Me encantaría, pero no la conozco lo suficiente.

A la mañana siguiente de la noche de bodas, le dice el esposo a la esposa:
-De desayuno quiero dos huevos duros, jugo de naranja, café con leche, por favor los zapatos bien lustrados y el planchado de pantalón perfecto con la raya del doblez bien recta.
-Si mi amor, como tú digas.
Así pasa un día, dos .... una semana y la misma rutina de todas las mañanas hasta que la pobre mujer cansada le dice una mañana:
-Mira mi amor, antes de casarnos tú dijiste que me ibas a poner empleada doméstica.
-¡Sí, pero de apodo, mi amor, de apodo!

Un señor muy preocupado se encuentra con su amigo en la calle, y su amigo le dice: 
-¿Por qué estas tan preocupado? 
-Es que mi esposa fue a comprar el periódico hace tres días y no regresa. 
-Hombre, tres días sin periódico, no pasa nada.

Una pareja de recién casados se van de viaje de novios. El marido acaba de sacarse el carné, pero sin embargo va bajando por una montaña a una velocidad impresionante. 
La mujer asustadísima le dice: 
-Mariano, ¡corre menos, que cada vez que tomas una curva, ¡tengo que cerrar los ojos de puro miedo! 
-Ah, ¿tú también? 

-En mi casa siempre yo grito más fuerte que mi mujer.
-Pero mira que tu mujer grita, ¡y muy fuerte!
-Cuando ella me grita ¡¡¡vení a cocinar!!!, Yo le grito: ¡Estoy planchando! ... ¡¡¡y después, voy a lavar la ropa!!! 

Una noche, cuando todos dormían, la esposa se despierta al escuchar los llantos de su adorado esposo. Preocupada la señora le pregunta a él:
- ¿Qué te sucede? 
El con mucha dificultad para hablar, por el llanto, le dice:
- ¿Recuerdas 10 años atrás cuando éramos novios y resultaste embarazada? 
- Sí, cómo voy a olvidarlo. 
- También recuerdas cuando tu padre me dio un ultimátum diciéndome: 
"O te casas con mi hija o te vas a la cárcel".
- Sí, claro que lo recuerdo perfectamente. 
- Imagínate mi suerte, de haber escogido ir a la cárcel, hoy precisamente se me hubiera vencido mi condena.

Dos amigas que no se veían hace muchos años, se encuentran y después de saludos efusivos una le pregunta a la otra:
- Pero dime, ¿qué has hecho de tu vida?
- Bueno, me casé, tengo 2 hijos, trabajo de secretaria en una empresa; 
luchando para salir adelante... 
- ¡Ah! qué cosa... 
Entonces la otra le pregunta: 
- ¿Y tú? 
- Bueno yo me casé con un viejo millonario de 80 años, la verdad no me puedo quejar si le pido un Mercedes Benz me lo compra, si quiero un abrigo de piel me lo compra, tengo una mansión, piscina, cancha de tenis, casa de fin de semana, en fin de todo lo que quiera...
- Me alegro por ti, pero a los 80... y ¿cómo hacen con el sexo ? 
- Ah, estamos en trata miento... 
- ¿En tratamiento? ¿Y con qué médico? 
- No, con ningún médico... El trata y yo miento.

El esposo llega muy conmovido y le dice a la esposa: 
- Mi amor, compraré un seguro de vida por 50 millones, para que cuando yo muera no pases angustias económicas. 
- Mira mi amor, conque te mueras es suficiente.

- ¿Cómo se llaman los hombres que tienen varias mujeres?
- Polígamo. 
- ¿Cómo se llaman los que tienen dos? 
- Bígamos. 
- ¿Y los que tienen una sola mujer? 
- Monótonos.

El juez le pregunta a la mujer: 
- Dígame: ¿Cuál es el motivo por él quiere divorciarse de su esposo? 
- Mi marido me trata como si fuera un perro. 
- ¿La maltrata, le pega? 
- No. Quiere que le sea fiel...

- ¿Cómo se llama la mujer que siempre sabe dónde está su marido? 
- VIUDA 

En el matrimonio Pasan cosas muy raras, como por ejemplo: en el primer año de casados el marido habla y la mujer escucha, en el segundo la mujer habla y el marido escucha, en el tercer año hablan los dos y escuchan los vecinos.

Pedro le dice a Juan:
- Pienso hablar seriamente con mi mujer. 
- ¿Sí? 
- Sí, pienso decirle que a partir de mañana compartiremos los deberes de la casa. 
- ¡¡Vaya!! eres un marido considerado. 
- ¡¡¡No, lo que pasa es que yo no puedo con todo!!!

Una mujer encuentra la famosa lámpara mágica. 
- Pide lo que quieras, que te será concedido - dijo el Genio, - Pero he de aclararte que aquello que me pidas también se lo daré a tu esposo pero ¡10 veces más! 
- Bueno, deseo que me hagas muy bonita, hermosa.
- Recuerda lo de tu marido, eh! 
- Sí hazme una mujer hermosa. 
Y el genio lo concedió.
- Te quedan dos deseos, mujer. 
- Hazme muy rica, inmensamente rica. 
- Recuerda lo de tu marido... ¡10 veces más! 
- Sí, hazme una mujer inmensamente rica. 
Y el genio lo concedió. 
- Sólo te queda un deseo mujer. Recuerda lo de tu marido... ¡10 veces más! 
- Bueno, para ser completamente feliz, entonces mándame un pequeño infarto.

- Señor abogado, quiero divorciarme porque desde hace años mi mujer 
me tira con los trastos en la cabeza. 
- ¿Y por qué no se ha divorciado antes? 
- Es que hasta ahora se puso anteojos.

El abogado de divorcios a uno de sus clientes: 
- Referente a su caso, tengo una noticia buena y otra mala. ¿Cuál quiere oír primero? 
- Pues... la buena. 
- Su esposa no va a pedir que se repartan las herencias que usted reciba tras el divorcio. 
- Ah, bien... ¿y cuál es la mala noticia? 
- Se va a casar con su padre.

El juez en un divorcio le dice al marido: 
- Después de haber estudiado el caso, le concedo a su mujer una pensión mensual de $500.000, más $100.000 por mes por cada hijo. ¿Tiene algo que decir? 
- Ya que usted es tan generoso, ¿no podrá darme algo a mí también?

Mientras habla con su esposo, una mujer le explica que ya está hasta la coronilla de tener que ocuparse de todos los asuntos de la familia.
- ¿De verdad? ¿Piensas que dependemos demasiado de ti?
- ¡Mira si no! No solamente soy la única que cocina, limpia y ordena la casa, sino que también soy la primera que tiene que resolver los problemas. Si ocurre un desastre, yo tengo que intervenir. Si hay que hacer alguna diligencia, yo la tengo que hacer. Si hay que tomar una decisión, acudir a una cita o salir de un atolladero, yo soy la indicada.
- Y ¿qué piensas que deberíamos hacer al respecto?

- Le acompaño en su pena. Ha recibido usted un gran golpe con la muerte de su esposo. 
- Pues no tanto. Los golpes más fuertes los recibí estando él en vida.

- Yo no puedo dormir tranquilo. Mi mujer, cada vez que oye algún ruido, me despierta pensando que son ladrones.
- ¡Pero si los ladrones no hacen ruido! 
- Es lo que yo le he dicho, pero ha resultado peor, porque ahora, cada vez que no oye ruido me despierta pensando que son los ladrones.

- Cariño, cuando cumplamos nuestras bodas de plata te voy a llevar a Japón. 
- ¡Qué maravilla! ¿Y cuándo cumplamos las de oro? 
-Te iré a buscar.

Una pareja llega al pozo de los deseos. El hombre se acerca, pide un deseo y arroja una moneda. La esposa también se acerca decidida a pedir un deseo también. Pero al acercarse, se agacha mucho, cae al pozo y se ahoga.
El marido, sorprendido por un momento, sonríe diciendo: 
-¡No lo puedo creer, funciona! 

Le dice el hombre a su esposa:
- ¿Sabes? Anoche, cuando dormías, me estabas insultando. 
-¿Y quién te ha dicho que dormía? 

Viene la mujer y le dice al marido: 
-Tengo una buena y una mala noticia para darte. 
-Bueno, dale empieza. 
-Me voy de casa. 
-Y ¿cuál es la mala? 

- Mi marido y yo somos inseparables. 
- ¿Andan siempre juntos? 
- No, es que cuando nos peleamos se necesitan hasta 8 vecinos para poder separarnos. 

Había un matrimonio en un café y en otra mesa unas chicas y el esposo por molestar a su esposa le dice: 
-Amor, ¿ves a esas chicas? Una de ellas me ha mirado y se ha sonreído. 
-Y ¿qué tiene? Yo también cuando por primera vez te vi me dio risa.