religiosos

 

 



Entra uno de esos que siempre llegan tarde a la iglesia, y al pasar la puerta escucha a una dama cantando un himno con una voz aterradora, se acerca a un ujier que estaba en la entrada y le dice:
- ¡Qué horrible canta esa vieja gorda! 
El ujier lo mira con desdén y le replica:
- Esa vieja gorda es mi esposa.
Entonces el otro tratando de arreglar el problema, le dice:
- La verdad, ella canta bien, pero el himno que entona está horrible. 
El ujier lo vuelve a mirar ya un poco enojado y le dice:
- Ese himno, lo escribí yo.

Un anciano predicador que está agonizando manda llamar a un abogado y a un recaudador de impuestos, que se quedan perplejos porque no son sus amigos íntimos. Cuando entran a la habitación, el moribundo les pide a señas que se sienten uno en cada lado de su lecho, los toma de la mano, da un suspiro de alivio y se queda mirando al techo. 
Los tres guardan silencio hasta que, por fin, el abogado se atreve a preguntarle al religioso: 
- ¿Por qué nos ha pedido a nosotros acompañarlo en su lecho de muerte? 
A lo que el predicador responde:
- Porque quiero morir igual que Jesús: entre dos ladrones.

- ¿Hola? ¿Hablo con el de-monio?
- No, con el de corbata.

Sentado debajo de un naranjo, estaba un tipo bien haragán quien miró hacía el cielo y dijo:
- Dios... ¡dame una naranja!
Al segundo, cae una naranja del árbol justo en la mano del haragán.
- ¡Pelada, Señor, la quería pelada! 

Un rabino y un cura entran juntos a un bar para tomar algo fresco, sin darse cuenta de que se trataba de un bar "Gay". Poco después, un joven se acerca al cura y lo invita a bailar.
El padre enmudece, se ruboriza, balbucea una oración y, finalmente, le susurra al rabino:
- Por favor, ayúdeme a salir de ésta situación; estoy completamente avergonzado.
El rabino le murmura algo al oído del joven, que se aparta inmediatamente. El padre deja escapar un suspiro de alivio y le pregunta al amigo:
- Le agradezco infinitamente, pero... ¿puedo saber qué es lo que le dijo?
- ¡Que estamos en luna de miel!

Cuando Dios creó la luz, yo ya debía tres recibos. 

Una periodista internacional debía cubrir una nota en Jerusalén. La ventana, en su habitación del hotel, daba de frente al Muro de los Lamentos. Todas las mañanas al levantarse y salir, veía instalado a un Rabino rezando frente al Muro, y al regresar, el Rabí continuaba allí.
Pasaron los días, termino su tarea y antes de regresar, a la periodista se le ocurrió hacerle una nota al rabino. Se acercó y le comentó que deseaba entrevistarlo, porque le habían comentado que desde hacía muchísimos años, él rezaba día tras día en el mismo lugar.
- Dígame Rabino, Ud. viene a rezar al Muro todos los días, año tras año.
- Sí, todos los días le rezo a Dios y le ruego que los hombres cambien, para que haya paz en el mundo, para que no exista el hambre, que los políticos que manejan la historia de los países sólo miren el bienestar de sus conciudadanos, que la educación sea prioridad y tantos otros ruegos que me llevan todo el día frente al Muro.
- Aja, ¿y cómo se siente Ud., tras todos estos años, Rabino, pidiendo tantas cosas buenas para la humanidad?
-¿Que cómo me siento?...¿Cómo me voy a sentir?
¡COMO SI LE ESTUVIERA HABLANDO A UNA PARED!

Había un tipo que tenía una fábrica de clavos y se estaba casi fundido. Entonces llama a un publicitario y le pide que le haga un afiche de propaganda. Al día siguiente le llevan el afiche y lo abren, y se ve a Jesús Cristo en la cruz y abajo dice: "Él fue clavado con clavitos "Titán".
- ¿Ud. está loco?, ¿Qué me quiere, poner toda la gente y la iglesia en contra? Por favor hágame otro afiche.
Le traen el otro afiche en el que estaba la misma cruz y lejos se lo ve a Jesús Cristo corriendo, y abajo decía: "Esto no hubiera pasado, si lo hubiesen clavado con clavitos "Titán".

Son dos monjitas que van a pedir limosnas.
-Buenas, ¿nos da algo para el asilo de viejos?
-Sí. Un momento. Abueloooo.

-¿Que‚ puedo hacer con mis pecados, señor cura?
-Ora, mi hijo ora.
-Son las tres y cuarto, pero ahora dígame‚ ¿qué puedo hacer con mis pecados?

Estaba San Pedro recibiendo a las almitas que llegaban al cielo, cuando llega un curita. San Pedro le indica:
- Esta casita y este pequeño automóvil serán tuyos, hijo.
El sacerdote se retira a hacer fila en la ventanilla de Entrega de Títulos de Propiedad. En eso, nota que llega un tipo y conversa con San Pedro. El santo sonríe mucho, lo abraza, le da unas indicaciones, y el tipo se dirige muy contento a la fila. El curita, extrañado de tanta alegría, le pregunta al recién llegado:
- ¿Por qué tanta alegría, amigo?
- Es que me entregaron una mansión y una limousine.
Indignado, el sacerdote se dirige donde San Pedro, y le pregunta:
- San Pedro, ¿por qué le dio todo eso a ese tipo? ¿Yo creí que en el Cielo no había favoritismos? ¿Yo fui sacerdote? ¿Y él?
San Pedro le contesta:
- Verás, hijo, él era abogado. ¡Y cómo no vamos a estar felices si es la primera vez que llega uno!

Va Jesús con sus apóstoles en una barca, en plena tormenta por el Mar de Galilea. Decide entonces mostrar sus dotes: Se levanta, saca un pie de la barca, lo posa suavemente sobre las turbulentas aguas, se apoya y sale caminando sobre el mar. Los asombrados apóstoles no dan crédito a sus ojos. El Cristo se vuelve y le dice a Pedro:
- Pedro, ven.
- Pero maestro, yo no puedo hacerlo.
- Ten fe Pedro. Ven.
- Maestro, pero el agua...
- Ven Pedro.
Entonces San Pedro se arma de valor, saca una borda por la borda, y desaparece hundido en el mar. 
Y Jesús le dice:
- ¡Por las piedras, animal!

Un cura, un pastor protestante, un rabino y un ateo, viajaban en el mismo avión, que comenzó a caer.
- Los paracaídas, rápido -gritó el pastor- 
Solo hay un paracaídas -dice el piloto- y da la casualidad de que es el mío.
Después que el piloto se arrojó del avión, escuchando insultos de todos lados, los cuatro se miraron... ¿y ahora?.
- No nos podemos quedar aquí adentro -dijo el cura- dentro de poco nos estrellamos.
- Pero si saltamos nos estrellamos de la misma forma -dice el rabino- podemos aprovechar la ocasión para quitarnos una duda de una vez por todas.
- ¿ Y de qué manera? -preguntó el cura.
- Saltamos todos juntos fuera del avión, cada uno pidiendo a Dios, en su fe, que le dé un paracaídas durante la caída. Aquél a quién él atienda se salvará y los otros se convencerán que estaban en la religión equivocada.
- Esperen un momento -protestó el ateo- ¿y yo a quién le pido un paracaídas?.
- Usted debía haber pensado eso antes, hijo -dice el cura, sonriendo maliciosamente, con la aprobación de los otros dos.
El ateo resolvió tirarse junto con los otros, aunque fuese para no morir solo.
Y se tiran los cuatro:
- ¡Un paracaídas, Dios mío! -gritó el cura.
- ¡Un paracaídas, Dios mío! -gritó el pastor.
- ¡Un paracaídas, Dios mío! -gritó el rabino.
Pero para sorpresa de los tres, un ángel que apareció durante la caída libre, trajo un paracaídas y encima le ayudó a ponérselo al ateo.
-¡Pero! ¿Cóoomo? -preguntaron los tres, cayendo
- ¡Disculpen, muchachos! -gritó el ángel- pero el Jefe mandó decir que en éstos momentos lo más importante es el "marketing".

Un día se acerca una joven al confesionario y dice:
- Padre, confiéseme porque he pecado. 
- ¿A ver hija, que te ha pasado? 
- Padre, ayer me he acostado con el cura de la parroquia vecina...
-Muy mal hecho hija, muy mal, porque tu perteneces a esta parroquia..." 

Jesucristo va caminando por el desierto con sus doce apóstoles y en un momento dado les ordena: 
-Tomad una piedra y marchad con ella a cuestas. 
Todos toman una piedra bien grande, salvo Judas que toma una bien pequeña. 
Al poco tiempo, le dicen: 
- Maestro, tenemos sed. 
Entonces Jesucristo exclama: 
- Entonces, que las piedras se conviertan en agua. 
Todos beben hasta hartarse, menos Judas, a quien apenas le alcanza para un sorbito. Jesucristo vuelve a ordenar: 
- Tomad otra piedra para volver a caminar.
Todos toman su piedra, pero Judas, esta vez toma un peñasco de una tonelada. 
Trescientos kilómetros después, ven a un campesino que no obtiene cultivo de su tierra por falta de abono, y entonces Jesucristo exclama: 
- ¡Que las piedras se conviertan en abono!
Judas, casi tapado de abono extiende sus brazos y clama al cielo: 
-¿Es o no es para traicionarlo?.

Una morocha muy preciosa se arrodilla en el confesionario y se desahoga:
- Padre: ayer estaba en la casa de mi novio, mirando TV y de repente él me abrazó y me besó...
- ¡Qué pecado...!
- Después él metió su mano debajo de mi blusa.
- ¡Qué pecado...!
- Y me empezó a acariciar.
- ¡Qué pecado...!
- Después comenzó a quitarme la ropa.
- ¡Qué pecado...!
- Entonces llegó mi papá.
- ¡Qué pecado...!

El hombre murió y estaba en el cielo para la entrevista inicial:
- ¿Sexo?
- Masculino.
- ¿Edad?
- 36 años.
- ¿Murió de qué?
- Tos.
- ¿Tuberculosis?
- No... tosí adentro de un ropero.

Estaba un comerciante detrás del mostrador, sin clientes en el negocio y mirando hacia la calle, cuando ve en la vereda de enfrente dos hombres de traje, cada uno con su maletín, señalando su negocio y hablando entre ellos.
De repente, los hombres comienzan a cruzar la calle hacia el negocio, y el comerciante piensa en voz alta:
- Dios mío, deben ser inspectores de los impuestos!!
Por favor, Dios, yo nunca te pedí nada... pero esta vez... por favor sálvame, por favor, Dios...
Y en eso los dos tipos entran al negocio, abren los maletines, sacan dos pistolas automáticas y apuntándole le dicen:
- Entréganos todo, esto es un asalto!!!
Entonces el comerciante mira al cielo y dice:
- Gracias, Dios, sabía que no me ibas a fallar...

El sacerdote de la comunidad se dirige al área de maternidad de un hospital, y se encuentra con dos sujetos que estaban esperando el nacimiento de sus hijos. Se dirige al primero:
- "¿Cuántos hijos tienes?"
- "Dieciséis Padre, contando éste"
- "Un buen católico", le dice el cura al tiempo que le palmea la espalda.
- "Y tú amigo, ¿cuántos hijos tienes?", se dirige al segundo.
- "Tengo tres".
- "Otro buen católico", sonríe el clérigo.
- "No, yo soy protestante, Padre", precisa el hombre de modo respetuoso.
En tono cortante, el religioso observa:
- "¡Y un maniático sexual, por lo que veo!

Dios aparece frente a Adán, y entonces le dice:
-Adán, baja hasta aquel valle...
Adán preguntó:
-¿Y qué es un valle señor?
Y dios le explicó.
Después, dios dijo: 
-Adán, ...atravesá el río...
Y Adán interrumpió:
-¿Y qué es un río?
Y dios le explicó.
Más tarde dios le pidió:
-Adán, subí aquella montaña...
Y Adán le interrogó:
-¿Y qué es una montaña señor?
Y dios le explicó.
Después dios le señaló:
- y en el otro lado de la montaña encontrarás una caverna...
Y Adán averiguó:
-¿Y qué es una caverna señor?
Y dios le explicó.
Entonces dios prosiguió:
-Adán, en la caverna, encontrarás una mujer...
Y Adán investigó:
-¿Y qué es una mujer señor?
Y dios le explicó y le dijo:
-Quiero que ustedes procreen.
Y Adán indagó:
-¿Y cómo se hace eso?
Y, una vez más, dios le explicó. 
Y allá fue Adán…Y bajó al valle; atravesó el río; subió una montaña;

encontró la caverna; halló a la mujer y, después de cinco minutos, Adán estaba de vuelta.
Y Dios, ya un poco irritado, le cuestionó:
-¿Y ahora qué te pasó?
Y Adán consulta:
-¿Y qué es un dolor de cabeza?

En cierto momento de la historia, Dios le pregunta a los Griegos: 
-¿ Ustedes quieren un mandamiento? 
- Cuál seria el mandamiento, Señor? 
- "No mataras"! 
- No, gracias, eso interferiría nuestra secuencia de conquistas. 
Dios se aproximó a los egipcios y les preguntó:
- ¿Ustedes quieren un mandamiento?
- Y... ¿cuál sería ese mandamiento?
- "No cometerás adulterio".
- No... eso arruinaría nuestros fines de semana.
Entonces Dios les preguntó a los asirios:
- ¿Ustedes quieren un mandamiento?
- ¿Cuál sería ese mandamiento?
- "No robarás".
- No, gracias; eso arruinaría nuestra economía.
Así, Dios fue preguntando a todos los pueblos, hasta que llegó a los judíos:
- ¿"Ustedes quieren un mandamiento?
- No podemos saber... ¿cuánto cuesta?
- "Nada... es gratis...
- Entonces puede dejarnos diez.

La muchacha se va a confesar:
- Padre, ayer cometí un pecado muy grande.
- No existe ningún pecado que no pueda ser perdonado hija mía; dime: ¿que fue lo que hiciste?
- Padre, anoche mi novio y yo hicimos el amor diez veces.
- Está bien, hija mía: toma diez limones, exprímelos en un vaso y toma todo el jugo de una sola vez.
- Y la chica, incrédula, le pregunta:
- ¿Eso me va a librar del pecado?
- No - le explica el padre- pero va a cambiarte esa sonrisa de satisfacción de tu rostro.

Faltando dos días para el casamiento, el novio, muy católico, va a conversar con el cura.-
- Padre, vine a verlo para proponerle un negocio: 
-Yo le doy estos $1000, si Ud. omite algunos detalles como ser: "amar, honrar, ser fiel, etc.".
El padre acepta el dinero. En el día del casamiento, el padre mira bien al novio y le dice:
- ¿Promete vivir solamente para ella, obedecer cada una de sus órdenes, llevarle el café a la cama todos los días y jurar delante de Dios que nunca tendrá ojos para ninguna otra mujer?.
- El novio, desorientado pero sin salida, termina aceptando. Más tarde, durante la fiesta, llama al padre a un lugar aparte:
- ¿Que pasó? Yo pensé que habíamos llegado a un acuerdo...
- El padre le devuelve el dinero y dice
- Lo siento mucho hijo mío, pero ella cuadriplicó tu oferta.

Entra un cura a una peluquería. Se corta el pelo. Pregunta cuanto debe, y el peluquero le dice: 
- Vos sos un hombre tan cercano a Dios que no me debes nada.
A la mañana siguiente, el peluquero va a abrir el negocio y encuentra 12 monedas de oro en el umbral. Se pone reloco de contento.
Al rato entra un gurú buda en la peluquería. Se peina la trenza, se corta el pelo, pregunta cuánto debe, y el peluquero le dice: 
- Vos sos un hombre tan sabio, tan pacífico, tan sagrado que no me debes nada.
A la mañana siguiente, el peluquero va a abrir el negocio y encuentra 12 piedras preciosas en el umbral. El hombre esta totalmente de la nuca de feliz.
Ese día entra un rabino. Se afeita la barba, se corta el pelo y le peina la peluca a la mujer. Pregunta cuánto le debe y el peluquero una vez más dice: 
- Vos tenés tanta sabiduría, tantos alumnos, estás tan cerca de Dios que no me debes nada.
A la mañana siguiente llega para abrir el negocio y encuentra 12 rabinos en el umbral.

Jacobo le dice a su hijo.
- Anda, ve a decirle al vecino que nos preste un martillo.
El niño va al vecino y vuelve enseguida.
-Papá, el vecino no te presta el martillo, por que se le gasta.
- Hay que ver lo tacaños que son algunos. Anda y trae el nuestro.

El Papa está visitando los países más empobrecidos del continente africano, y lo primero que observa es que todos los niños tienen la barriga muy inflamada, entonces se acerca a un anciano y le pregunta:
-Oiga, buen hombre, ¿Por qué tienen todos los niños la barriga tan grande? Parece como si se hubiesen tragado una sandía.
- Su Señoría, la tienen así de no comer.
Entonces el Papa se acerca a uno de los niños y le dice dándole un cariñoso pellizco en sus mejillas:
-Mira que eres sinvergüenza ¡eh!, ¡Tú tienes que comer más!

El cura del pueblo le dice a Maruja, una niñita de 9 años: 
- Maruja, ¿dónde vas con la vaca?
-Voy a llevársela al toro para que la monte.
-Pero niña, ¿eso no lo podía hacer tu padre?
-¡No, señor cura!, ¡Tiene que ser el toro!

Una monja cruza el bosque rumbo a su convento cuando aparece entre los árboles un joven desnudo que la tira al suelo y la viola frenéticamente. Una vez consumado el hecho este joven, al verse se arrepiente y se lamenta:
- Soy un criminal, no merezco el perdón. Haberle hecho esto a Ud. ¿Qué pasará con Ud. hermanita? ¿Qué va a hacer?
- No te apenes hijo, iré a confesarme y diré que al cruzar el bosque un joven me violó por tres veces consecutivas...Digo... Si no estás muy cansado... 

Un sacerdote se bañaba en el río cuando de repente pasaron algunos jóvenes feligreses por el lugar y al verlo le gritan: 
- ¡Que bien Padre!, Con qué masturbándose, eh? 
- No hijos, no... cada cual es libre de lavarse su pito a la velocidad que quiere.

El padre habla a sus feligreses: 
- Si tienen fe se sanarán, si tienen fe se sanarán, pongan su mano sobre su parte afectada y el milagro ocurrirá.
Una pareja de viejitos está oyendo el sermón. 
Un viejito, disimuladamente mira su bragueta. 
La viejita lo ve y le dice: 
-Viejo, él habló de milagro de sanación, no de resurrección!

Dos curas hablando:
- Padre José, y con todos estos últimos cambios en la Iglesia, ¿usted cree que llegaremos a ver a los curas casados?
- Nosotros no, pero a nuestros hijos sí. 

La madre superiora le está interrogando a una novicia.
- Y si un hombre pretendiese abusar de ti, ¿qué harías?
- Me subiría el hábito.
- ¿Qué? ¿Y qué más?
- Le diría que se bajase los pantalones.
- ¿Para qué?
- Porque yo puedo correr más rápido con las faldas subidas, ahora que él, con los pantalones bajos... 

Adán le dice a Dios: 
- Mira Diosito: todos los animales tienen su perfecta compañera. Los osos a las osas, los pollos a las gallinas, los gatos a las gatas y yo no tengo nada. ¿No me podrías dar una a mí?
Dios le contesta: 
-Ufff, eso es mucho trabajo y muy caro, tendrías que darme a cambio un pie, una mano, un ojo, dos huesos, un riñón, un pulmón y unos dos litros de sangre.
- Estás loco, eso cuesta mucho-contesta Adán- y por una costilla, ¿qué me darías?

En un pueblo de Italia entra en servicio un nuevo agente de la policía, el sargento le dice:
-Vaya a la calle principal y cronometre a los coches con exceso de velocidad.
El Papa que se entera que su chofer cumple años y le decide dar libre ese día y que no se preocupe, que él manejara él coche. El Papa agarra el Papamóvil y por el pueblo en cuestión.
Al final de la jornada el nuevo policía le da el informe al sargento todo nervioso:
-Mi sargento, hoy he estado a punto de multar a un VIP.
-Supongo que no lo habrá multado.
-No, claro..
-¿Quién era? ¿Un concejal?
-No, mi sargento.
-¿EL ALCALDE?
-No, mi sargento.
-¿EL GOBERNADOR?
-No, mi sargento.
-¿EL PRESIDENTE?
-No, ¡Alguien mucho más importante!
-¡A sí! No me digas que era Dios.
-Casi seguro mi sargento, ¡SÍ EL PAPA ERA EL CHOFER!

Existen 3 pruebas de que Jesús pudo haber sido Judío: 
1.- Trabajó en el negocio de su padre. 
2.- Vivió con su madre hasta los 33 años. 
3.- Estaba seguro de que su madre era virgen, y su madre estaba segura de que él era Dios.

Pero hay 3 pruebas de que Jesús pudo haber sido Irlandés: 
1.- Nunca se casó. 
2.- Nunca mantuvo un trabajo estable. 
3.- Su último deseo fue un trago. 

Hay 3 pruebas de que Jesús pudo haber sido Puertorriqueño: 
1.- Su primer nombre era Jesús. 
2.- Siempre tenía problemas con la ley. 
3.- Su madre no sabía quién era su padre. 

También hay 3 pruebas de que Jesús pudo haber sido Italiano: 
1.- Hablaba moviendo las manos. 
2.- Tomaba vino con todas las comidas. 
3.- Trabajaba en negocios de la construcción. 

Aparecieron 3 pruebas de que Jesús pudo haber sido Californiano: 
1.- Nunca se cortaba el pelo. 
2.- Andaba descalzo. 
3.- Inventó una nueva religión. 

Y otras 3 pruebas que pudo ser Argentino: 
1.- Hablaba hasta por los codos.
2.- Era encantador con las mujeres.
3.- Se creía Dios.

Pero, existen 15 pruebas de que Jesús era Uruguayo: 
1.- Fue condenado, mientras que el verdadero ladrón quedó libre. 
2.- Antes de matarlo, le robaron la ropa y lo dejaron en calzoncillos. 
3.- Salió de su tumba y los guardias no vieron nada. 
4.- Vivía rodeado de pobres y cada día eran más. 
5.- No pagaba impuestos. 
6.- Era bueno con las prostitutas. 
7.- En la última cena con sus amigos, no pagó la cuenta. 
8.- Hizo aparecer vino en una reunión donde sólo había agua. 
9.- Tenía una explicación para todo. 
10.- Se rebelaba contra todas las leyes, religiosas y de estado. 
11.- Nunca tenía un peso en el bolsillo. 
12.- Se perdió durante 20 años, y sólo volvió cuando estaba por morirse. 
13.- Siempre vivió como allegado y a costa de los amigos. 
14.- Ante cualquier duda, inventaba un cuento. 
15.- Nunca le trabajó un día a nadie. 
Ya no quedan dudas, Jesús, era ¡Uruguayo!

En el cielo estaban presentando a la Santísima Trinidad:
-Y ahora con ustedes el Padre.
Aparece un viejito de pelo blanco y larga barba... mientras todo el público aclamaba.
-Y ahora con ustedes el hijo.
Aparece un lindo niñito de tez blanca... mientras tanto el público aclamaba.
-Y ahora el tan esperado Espíritu Santo. 
Y aparece una blanca paloma volando con una rama de olivo en su pico, mientras volaba por él público aparece una piedra que REVENTÓ a la paloma, de pronto todo los asistentes miran desde donde salió la piedra y ven a San José jugando con una honda y este exclama: 
- ¡Bueno, hay cosas que no se olvidan!

En el infierno, uno recién llegado le pregunta al diablo: 
- ¿Dónde están las mujeres? 
- Aquí no hay mujeres. 
- Sí, y los cuernos los sacastes en una rifa, ¿no?

Un cura dirigía el sermón a su congregación:
- Y así es, queridos hermanos, el sufrimiento de Cristo fue algo inigualable.
De repente se escucha la voz de un borracho:
- ¡Eso no fue nada! 
El cura lo mira y continua con su sermón.
- Como decía, hermanos, los sufrimientos de Cristo durante su vía crucis, el cómo fue maltratado por las multitudes fue espantoso.
- ¡Eso no fue nada! -interrumpe nuevamente el borracho.
En tono ahora un poco más firme dice el padre:
- Y finalmente su crucifixión fue el peor de los tormentos que un hombre pudiera soportar.
- ¡Eso no fue nada, debieron de haberlo casado, eso sí que es castigo!

- ¡Padre he violado a una mujer ocho veces!
- ¿En qué tiempo, hijito? 
- En media hora, padre. 
- Bueno... ¿te vienes a confesar o me vienes a presumir? 

El día de la boda, ya en el altar, la joven prometida sufre un infarto, el novio consternado dice:
- No es justo, siempre he creído en Dios y ésta es una prueba muy dura, pero sabré sobreponerme.
Justo al salir de la iglesia, el novio resbala por la escalera y se fractura una pierna y ambos brazos. Un mes después, regresa a la iglesia: 
- Señor, esta prueba que me enviaste es muy dura, pero sabré recuperarme, yo creo en ti, ¿por qué me haces esto?
Al salir de la iglesia, con mucho cuidado baja las escaleras, y al intentar subir a la camioneta que la transportaba, un borracho se estrella contra él y lo manda al hospital 2 meses. Un poco más recuperado, regresa nuevamente:
- Dios mío, aquí estoy de nuevo, esta prueba es muy dura, pero creo en ti, ¿por qué me haces esto?
De repente, la iglesia se ilumina y poco a poco la cúpula comienza a abrirse, de las alturas una enorme mano desciende y mientras aplasta al joven con el dedo pulgar, se escucha una potente voz que dice:
-¡Es que no entiendes que sos hincha de Nacional y me caes muy mal! 

Al llegar durante la boda la pregunta del padre:
-Si hay alguien que tenga un motivo para que esta boda no se celebre, que hable ahora o calle para siempre. 
Se escucha una voz que dice:
-¡Yo me opongo! 
-Cállese, usted es el novio. 

Un hombre muere y va al infierno. Allí se encuentra con que hay un infierno para cada país. Va primero al infierno alemán y pregunta: 
- ¿Qué te hacen acá?
- Aquí primero te ponen en la parrilla eléctrica por una hora, luego te acuestan en una cama llena de clavos por otra hora, y el resto del día viene el diablo Alemán y te da de latigazos.
Al personaje no le gustó nada y se fue a ver en que consistían los otros infiernos. Pero todo el resto de los infiernos de las distintas naciones hacían lo mismo que el alemán; entonces, ve que en el infierno de los argentinos hay una fila llena de gente esperando entrar. Intrigado, pregunta al último de la fila: 
- ¿Qué es lo que hacen acá?
- Aquí te ponen en una parrilla eléctrica por una hora, luego en una cama llena de clavos por otra hora, y el resto del día viene el diablo argentino y te da de latigazos.
- Pero es exactamente igual a los otros infiernos, ¿por qué aquí hay tanta gente queriendo entrar?
- Porqué aquí la parrilla eléctrica no sirve, los clavos de la cama se los robaron y el diablo viene, marca tarjeta, revisa sus e-mails y se va. 

Estaba un alemán, un americano y un mexicano en el infierno. El diablo les dio tres pruebas y el que las pasara, se iba a ir al cielo:
1.- Matar a un león a cachetadas. 
2.- Hacer el amor con una mujer 10 mil de veces.
3.- Tomarse 10 mil litros de tequila. 
Primero entra el alemán con sus aires de grandeza y dice:
- A ver, a mí tráiganme a la mujer.
Y empiezan.
-1,2, 3, 4, 10, 100, 150, -y sale gritando-: ¡ya no puedo más...!
Dice el diablo: 
- ¡Al infierno!
Después entra el gringo: 
- A ver a mí tráiganme al león.
Lo encierran en la jaula, y se oye:
- Grrr, grrr, grrr, grrr, grrrr, grrr...
Después de 1 hora sale:
- Ya no puedo más.
El diablo dice:
- ¡Al infierno!
Y al fin entra el mexicano: 
-Ellos empezaron por lo más difícil, a ver, ¿dónde está la tequila?
Lo llevan a la bodega y se toma los 10 mil litros de tequila y sale completamente borracho.
- ¡A verrrrr tráiganme ¡hip! al leónnn!!! 
Lo encierran con el león y se oye:
- Grrr, grrr, grr, grrr, grrr, grrr....,
Al cabo de 3 horas sale por fin y dice:
- A ver ¿dónde está la mujer que hay que matar a cachetadas? 

Al morir un hombre se encuentra en el infierno. Mientras tiritaba de desesperación, tuvo su primer encuentro con el Diablo y éste le dijo:
- ¿Qué te pasa?
- ¿Cómo que qué me pasa? ¡Estoy en el infierno!
- El infierno no está tan mal como lo pintan. Actualmente tenemos montones de diversión aquí. ¿Te gusta el chupe?
- Seguro, amo el alcohol.
- Bueno, vas a amar los lunes entonces. Los lunes, todo lo que hacemos es beber. Whisky, tequila, vino... bebemos hasta que reventamos y luego bebemos un poquito más. 
- ¡Je, je! suena grandioso.
- ¿Eres fumador?
- Más de lo que crees. 
- ¡Perfecto! Vas a amar los martes. Conseguimos los cigarros más finos de todo el mundo y fumamos hasta que vomitamos los pulmones. Si te da cáncer, no hay problema... ¡ya estás muerto! ¿Apuesto a que te gusta el juego?
- Sí, en realidad, sí.
- Bien, porque los miércoles es el día del juego, ruleta, dados, carreras de caballos, lo que quieras. Hasta hemos abierto una mesa de Strip-póker. ¿Te gustan las drogas?
- ¡Sí!, Amo las drogas. ¿No querrás decir que...?
- ¡Exacto! Los jueves es el día de las drogas. Puedes meter tu cabeza en un balde de crack. Fumar un porro del tamaño de un submarino. Puedes hacer lo que quieras con las drogas, y si se te va la mano con la dosis... todo bien... ya estás muerto.
- ¡Demonios! err.. Perdón, pero nunca imaginé que el infierno fuera un lugar con tanta diversión.
- ¿Eres Gay? 
- ¡No, eso sí qué no!
- ¡Uhpss!, creo que vas a odiar los viernes... 

Un día mueren tres amigos en un trágico accidente automovilístico. Los tres llegan al infierno, al mismo tiempo y el Diablo les explica:
- Aquí en el infierno, todos andan en vehículos y la calidad del vehículo a conducir, depende de que tan malos, hayan sido en la vida. En eso señalando al primer hombre le dice:
- ¡Tú Juan!, por haber traicionado a tu esposa con otras 20 mujeres, andarás toda la eternidad con un incómodo auto compacto en mal estado, despintado y abollado.
Al segundo hombre le dice:
- ¡Tú Daniel!, por haber traicionado a tu esposa con otras 5 mujeres, andarás en un auto modelo 89, en buen estado pero con ciertas fallas. 
Y al tercero le dice: 
- ¡Y tú Mario!, por nunca haber traicionado a tu esposa andarás en una Limosina de lujo, equipada con toda la tecnología de punta que pueda llevar un auto, chofer privado, teléfono, piscina, cancha de tenis, etc. 
Así, los tres hombres se van con sus autos a andar por las calles del infierno, atestadas de todo tipo de medios de transporte, bajo un tráfico infernal. Un día, después de cuatro meses, por coincidencia los tres amigos se encuentran en un semáforo, el que llevaba la limosina estaba llorando amargamente. Los otros dos extrañados de eso le preguntan: 
- ¿Por qué lloras?, si andas en el mejor auto del infierno.
- ¡Es que acabo de ver a mi esposa montada en un burro!

Cuando Dios hizo el mundo, para que los hombres prosperaran decidió darles dos virtudes:
Así, a los yanquis los hizo ordenados y respetuosos de la ley; a los alemanes, tenaces y estudiosos; a los japoneses, trabajadores y pacientes.
Cuando llegó a los uruguayos, le dijo al ángel que anotara en una planilla:
- Estos van a ser inteligentes, honestos, y políticos.
Cuando terminó de hacer el mundo, el ángel le llamó la atención y le dijo:
- Santo Padre, tú has dado a todos los pueblos del mundo dos virtudes, pero a los uruguayos les has dado tres. Eso hará que ellos prevalezcan por encima de todos los otros pueblos del mundo.
- Caramba, dijo Dios, es cierto, pero como los dones de Dios no deben quitarse, deberemos remediar esto. De ahora en más, los uruguayos conservarán esas tres virtudes, pero para no prevalecer por sobre los demás, ninguno podrá ejercer más de dos simultáneamente.
Es por eso, que desde ese momento el uruguayo que es político y honesto, no puede ser inteligente; el que es inteligente y político, no puede ser honesto, y el que es inteligente y honesto, jamás podrá ser político.

Un tipo va a ver a un médium.
- ...y ahora que nos hemos reunido en el plano astral con nuestras almas etéreas, dime, ¿con quién quieres hablar?
- Pues... me gustaría hablar con mi abuelo.
(El médium cambia su voz a un tono más grave)
- Luis, soy tu abuelo... estoy en el cielo... esto es muy bonito... sé un buen chico para que podamos reunirnos algún día... dime, Luis, ¿quieres preguntarme algo?
- Sí, abuelo... dime, me gustaría saber qué diablos haces en el cielo si todavía no te has muerto.

- ¿Por qué Noé no salió a pescar durante el diluvio?
- Porque solo tenía dos lombrices.

En una iglesia, el sacerdote está oficiando la misa cuando, de pronto, comienza a sentirse un terremoto. El clérigo, asustado, los conmina: 
- Hijos, hijos, recemos un padrenuestro. 
Todos comienzan: 
- Padre nuestro...
Pero el temblor alcanza mayor intensidad, y el sacerdote vuelve a mandar: 
- Hijos, hijos, recen un avemaría. 
Los feligreses rezan: 
- Ave María...
Pero la intensidad del sismo arrecia, y las tablas del techo ceden y empiezan a caer. Angustiado, el párroco advierte: 
- Hijos, hijos, las tablas!!!
Asustados, los presentes comienzan: 
- 1 x 1 = 1; 1 x 2 = 2...

Un judío en su lecho de muerte susurra...
-...María, María... ¿dónde estás, esposa querida? 
-Aquí estoy, esposo mío... al lado suyo. 
-...Y mi hijo Jacobo... ¿dónde está?
-Aquí estoy, padre... al lado suyo. 
-...Y mi hija Leyla ..¿dónde está? 
-Aquí estoy, padre... al lado suyo. 
-...Y mi hijo Isaías... ¿dónde está? 
-Aquí estoy, padre... al lado suyo. 
-...Pero bueno.., ¿Quién está atendiendo el negocio entonces?

Un hermano le dice alarmado al pastor:
- ¡Pastor! ¡¡En el culto de esta mañana me robaron el reloj y la billetera!!
- ¡Aleluya! -dice el pastor- ¡¡Por fin estamos atrayendo pecadores!!

Una pareja judía ortodoxa se entrevista con su rabino, pocos días antes del matrimonio.
El joven, tímidamente pregunta:
- Rabino: ¿es posible que sólo por esta vez los varones puedan bailar con las mujeres?
- ¡De ninguna manera!
- Pero rabino: es nuestra boda... ¿No voy a poder bailar con mi esposa en mi propia fiesta?
- ¡No! ¡Terminantemente no!, sería una falta total de pudor, y además una violación a nuestras tradiciones. Hombres y mujeres siempre han bailado separados, y seguirán haciéndolo.
- ¿Y después de la ceremonia?
- ¡No insistas! ¡No se puede! ¡Está prohibido y se acabó!
Temeroso, el novio decide cambiar el ángulo de las preguntas:
- Bien, de bailar ni hablar, pero ¿sexo? ¿Podemos tener relaciones?
- ¡Por supuesto! Dentro del matrimonio el sexo es una "mitzvah" (una buena acción), para tener hijos.
Algo más entusiasmado ante esta alternativa, el joven vuelve a la carga:
- ¿Podemos ensayar diferentes posiciones? ¿El hombre arriba? 
¿La mujer arriba?
- Ningún problema. Es una "mitzvah".
- ¿Estilo perro? ¿Arriba de la mesa de la cocina?
- Seguro, pero cuidado con los objetos cortantes...
- ¿Sobre sábanas de goma, con un balde de miel y aceite tibio, mirando un video porno? ¿Con un par de aparatos, un arnés de cuero, un látigo de lana?
- Seguro... Otra mitzvah.
- ¿De parados?
- ¡No; de parados no! ¡Dios no lo permita!
Sorprendido, el joven pregunta:
- ¿Y por qué no de parados?
- Porque de parados parece que están bailando... 

Un presidente se muere y por equivocación va al cielo. Allí se encuentra con San Pedro, que le enseña todas las habitaciones y en la última hay muchos relojes: 
- ¿Qué son todos esos relojes? 
San Pedro le responde: 
- Son de cada humano. Cada mentira que dice, da una vuelta. 
- Ghandi, James Dean, Elvis Presley, ¿y el mío? 
- Ah, sí... lo tenemos en la cocina de ventilador.

Después de detener un auto lleno de monjas por circular demasiado despacio, el agente de tránsito le preguntó a la conductora por qué no iba más rápido.
- Oficial, replicó la monja, - Todas las señales dicen "40".
- Madre, respondió el policía, - ese es el número de la carretera, no el límite de velocidad. 
- ¡Caramba! Ahora entiendo por qué gritaban hace un rato mis compañeras.
- ¿A qué se refiere?
- Bueno, es que recién salimos de la carretera 204. 

Va Samuel el judío al Banco Central y se acerca al cajero.
-Buenos días, Don Samuel, lo saluda el cajero atentamente.
-Buenos días. Vengo a sacar crédito de un dólar.
- ¿Un dólar? Pero Don Samuel, le retiro esa cifra de cualquiera de sus cuentas o inversiones y solucionado el problema. 
- No... yo quiero un dólar de crédito a pagar en un mes. Si no me da crédito, retiro mis inversiones, retiro dinero, retiro joyas, retiro todo. 
- Pero no, Don Samuel, no es para tanto, si usted quiere ese tipo de crédito se lo damos (y le acerca los papeles para que lo firme).
- ¿Cuánto es de interés? 
- Tres por ciento mensual, contesta el cajero. 
- Está bien, pero quiero dejar en garantía de pago mi BMW. 
- No hombre, no es necesario, con sus cuentas es más que suficiente. 
- Si no dejo mi BMW de garantía, retiro las inversiones, retiro el dinero, retiro joyas, retiro todo.
-Está bien, Don Samuel, Ud. tiene razón.
- Bueno aquí tiene las llaves, el auto está en la puerta.
Samuel vuelve a su casa y le dice a su señora:
- Rebeca, conseguí un estacionamiento para el auto durante nuestras vacaciones y nos costará solamente 3 centavos al mes. 

- Oiga, ¿me vende un crucifijo?
- ¿De qué marca lo quiere?
- I.N.R.I., igual a todos los demás. 

Un manco, un cojo y un parapléjico van al Santuario de Lourdes, a ver si allí pueden curarse. Cuando llegan al manantial, el manco decide meter el muñón en el agua, al rato saca el brazo y ve que tiene la mano completa. 
- ¡¡¡Dios mío!!! gracias por este milagro, te rezaré todos los días... 
El cojo se queda alucinado y decide meter él también la pierna, al cabo de un rato la saca y dice:
- ¡¡¡Dios mío, milagro!!! mi pie vuelve a estar en su sitio y con todos sus dedos, ¡gracias!... 
Total que el parapléjico dice: 
- ¡Por favor compañeros, métanme a mí entero en el agua, a ver si yo también me curo!
Sus amigos lo meten con la silla de ruedas y todo dentro del agua y al rato lo sacan.
- ¿Qué pasa, cómo te sientes? Intenta levantarte.
El inválido intenta levantarse, pero tras varios intentos se rinde: 
- No puedo, esto no ha servido de nada. 
Y dicen sus amigos:
- ¿Cómo que no ha servido de nada? Mira tu silla: ahora tiene espejo retrovisor, motor,... 

Estaba la familia judía reunida ante el féretro del padre, recién fallecido. El hijo menor dice: 
- Ahora tendremos que hacer realidad la última voluntad de papá: Ser enterrado con un millón de dólares en el ataúd. 
El hijo mediano añade: 
- Sí, bueno... pero en realidad sólo pondremos 900.000 dólares, porque hay que descontar el 10% del impuesto a la venta. 
El hijo mayor dice: 
- También tendremos que deducir el costo del funeral… 
La viuda tercia en la conversación de forma resolutiva. 
¡Basta ya! Vuestro padre no merece estos regateos. Se le enterrará con la tarjeta de crédito y que él gaste cuanto quiera.

- ¿Sabes por qué se ríen los ángeles? 
- No... 
- Pues por la gracia de Dios. 

En el cielo, los santos le preguntan a la virgen María:
- ¿Por qué Ud. aparece en todas las estatuas y retratos tan triste y seria? 
- Bueno, es que yo esperaba una nena. 

Estaba Jesucristo lavando sus vaqueros en la batea en el patio de su casa, cuando viene Pedro de visita, ve a su jefe y pregunta:
-¿ Maestro... laváis?
- No, Pedro, se dice Levi´s.

Una señorita se enamora perdidamente del cura de la iglesia por lo que decide ir a decírselo, porque ya no aguanta más tanta desesperación. Llega a su casa, se baña, se pone un conjunto de ropa interior negra, dos gotas de perfume y encima su tapado de piel. Va a la iglesia, entra lo ve al cura rezando y el cura al verla entrar se acerca y le dice: 
- Hija mía, ¿has venido a confesarte? 
- Y... algo así, padre. 
- Bueno, vos dirás. 
- Mire padre, la verdad es que estoy perdidamente enamorada de usted, sueño con usted, con hacerle el amor, no aguanto más padre. 
El padre horrorizado ante semejante revelación le dice: 
- Pero hija mía yo estoy casado con Dios, me debo a la iglesia. 
- Padre ¿Ud. no entiende el fuego que tengo en mi interior? 
- Venga, hágame el amor acá, en el banco de la iglesia. 
- Por amor de dios hija, ¡¿qué dices, hija?!, Me debo a mis fieles que el diablo se aparte de ti. 
- Venga padre, que no aguanto más, haga lo que quiera conmigo. 
Y ahí se saca el tapado, era una mujer espectacular, el padre comienza a transpirar y la mujer seguía: 
- Padre, ¡hágame el amor! 
El padre se pone nervioso, cierra los ojos, voltea hacia atrás y ve a Jesús en la cruz y le dice: 
- ¡Jesucristo!, Por favor ayúdame ¿qué hago?¡¿Que hago?! 
Y Jesús le responde: 
- ¡¡Sácame los clavos, idiota!!..¡¡ Sácame los clavos!! 

Un rabino tiene un hijo que se convierte al cristianismo. 
Cuando el rabino se entera, tiene tal disgusto que se muere de un ataque al corazón. Va al cielo, y al cabo de unos días se encuentra con Dios. 
- Pues mira, Dios, estoy muy preocupado porque uno de mis hijos se ha vuelto cristiano. 
- Pero si no pasa nada, hombre. Mira, yo también tuve un hijo que se hizo cristiano. 
-¿Ah, sí? ¿Y qué hiciste? 
- Un nuevo testamento. 

Una vez se murieron dos empresarios de Coca-Cola, y fueron al cielo. Estando allí trataban de convencer a Dios de cambiar la parte del Padrenuestro que dice: danos hoy nuestro pan de cada día, por el de: danos hoy nuestra Coca-Cola de cada día. Entonces decían:
- Le ofrecemos diez millones de pesos por el cambio. 
Dios les contestó que cómo se les ocurría pensar siquiera en eso. Y así duraron un tiempo tratando de convencer a Dios con un precio justo, hasta que le ofrecieron 5.000 millones de dólares, entonces Dios llama a San Pedro y le pregunta: 
- ¿Che San Pedro, vos sabes cuando se termina el contracto con los panaderos?

Cierto día un anciano toca a las puertas del cielo y San Pedro le abre y le pregunta:
-¡Hola hijo!¿ Quién fuiste en la tierra?
- Yo fui un carpintero muy famoso, que me conoció todos los niños del mundo.
San Pedro lo hace esperar y corre rápido donde el Maestro y le dice:
-¡Maestro, Maestro!¡Ha llegado tu padre!.
- ¿Y cómo sabes que es mi padre?
-¡¡ Porque ha dicho que era un carpintero muy famoso en la tierra!!
-¡¡ Será posible!!¡¡ Mi padre está aquí!!!
Jesús sale corriendo a las puertas del cielo lleno de alegría... 
-¡¡ Papá!! ¡¡papá!!! 
Al anciano al verlo se le llenaron los ojos de lagrimas y contestó..
-¡¡ Pinooochooo!! 

Un judío está llorando; le ve un amigo suyo, se acerca, y le dice: 
- Pero Samuel, qué te pasa?
- Es que a mi peine se le ha roto un diente, y ahora tengo que comprarme uno nuevo.
- Pero hombre, no es para tanto, total, puedes seguir peinándote aunque le falte un diente.
- No, no lo entiendes, es que era él ultimo diente que le quedaba.. 

Jacobo va a un laboratorio a buscar un test de orina. El doctor se lo da y lo felicita porque estaba todo bien. Al oír la noticia, salta en una pata y le pide si puede usar el teléfono, y llama a su casa: 
- Hola, Rebeca.
-¡ Hola Jacobo! ¿Cómo dio el análisis?
-¡ Bien querida! Vos, yo, Norman y el perro estamos todos con buena salud. 

Una familia judía está en plena labor dentro de su tienda cuando el padre se da cuenta que su pequeño hijo está sentado frente a la vidriera contemplando la calle.
-¡ Isaac!,¿Estás estudiando, hijo? 
- ¡No, papá!
-¿ Estás leyendo una revista?
- ¡No, papá!
-¿ Qué estás haciendo, hijo?
- Nada, papá.
-¡ Entonces sácate los lentes, derrochón!

Estaba un maniático matando hormigas con un punzón, pero el muy bestia le erraba:
TAC! 
-OH, le erré! 
TAC! 
- OH, le erré! 
Pasa un cura y le dice:
- Hijo. Las hormigas también son parte de la creación. ¿Por que las matas?
El tipo ni pelota, seguía: 
TAC! 
-¡OH, le erré! 
TAC! 
-¡OH, le erré!
El cura, molesto porque el tipo no le contestaba, exclamó:
- Se abrirán los cielos y un rayo caerá sobre ti. En eso las nubes se separan y desde el cielo baja un fogonazo y aniquila al cura. Enseguida suena una voz estruendosa desde el cielo que dice: 
-¡OH, le erré! 

Está Jesucristo en la cruz, con los dos ladrones que fueron crucificados con él a ambos lados. En esto que Cristo se vuelve hacia el ladrón bueno y le dice:
-¡Pssst! Oye, mira hacia acá, que te quiero decir algo.
-¡Que dices, hombre! No ves que estoy aquí clavado.¡Lo último que me faltaba era tenerte a ti dándome sermones!
- Hermano! ¡No me rechaces! Lo único que quiero es que te acerques más a mí.
Después de un ratito, el ladrón se baja de la cruz y la mueve hasta estar al lado de Cristo, subiéndose de nuevo y volviéndose a clavar.
Después de esto, Cristo se vuelve hacia el ladrón malo y le dice:
- Pssst! Oye, ¿por qué no te acercas un poco?
- Calla ya! Que encima de no salvar a nadie, ¡me quieres venir a dar sermones! ¡En la situación en que me encuentro!
- Pero hermano, si lo único que quiero es que te acerques un poco, como hizo tu compañero...
- ¡Es que el otro es un idiota!
- ¿Estás seguro de que no quieres?
- ¡Que no, hombre, que no!
- Pues bien, ¡ahora no sales en la foto del Catecismo! 

En la iglesia, le pregunta Luis al cura: 
- Padre, ¿usted aparta las mujeres del mal? 
- Sí, hijo. 
- Pues apárteme tres para el sábado. 

El nuevo padre de una parroquia estaba tan nervioso en su primer sermón que casi no pudo hablar.
Antes de su segundo sermón le preguntó a Monseñor cómo podría hacer para relajarse y éste le contestó que la próxima vez que subiera al púlpito, pusiera un poco de vodka en el agua, y que después de unos sorbos se sentiría más relajado.
Al siguiente domingo puso el consejo en práctica y sintió que esta vez podría hablar incluso en medio de una tormenta, se sintió de maravilla.
Después de regresar a la rectoría de la parroquia encontró una nota del Monseñor que decía:
Querido padre:
Me alegra que Ud. ponga en práctica mi consejo, pero quiero aclararle algunos puntos al respecto:
1º) La próxima vez tome sorbos en lugar de tragar.
2º) No ponga hielo y limón en el cáliz.
3º) El misal no es un posavasos.
4º) El manto de la imagen de N.S.J. no debe ser usado como servilleta.
5º) ¡Existen 10 mandamientos y no 12!
6º) ¡Existen 12 discípulos y no 10!
7º) No nos referimos a la Cruz como "aquella "T" grandota".
8º) No nos referimos a nuestro Salvador Jesucristo y sus Apóstoles como "JC y su banda"!!!
9º) David derrotó a Goliat con una honda y una piedra, y no con una Yamaha.
10º) El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo no son Papi, Júnior y el Aparecido.
11º)Judas vendió a Jesús en el Sanedrín, no en Carrefour, y fue por 30 monedas de Oro y no por dos lucas.
Y por último,
12º) Los pecadores se van al infierno y no al remismísimo carajo.
Atte.:
Monseñor.

Ocurre que se murió la moneda de $100, y llegó al cielo y San Pedro le dice: 
-Entra al gozo de tu Señor. 
También murió la moneda de $50, y la de $10; y tuvieron acogida en el cielo. Murió también el billete de $10.000 y se presentó en el cielo y San Pedro le dice:
-Tu no puedes entrar.
Muy asombrado el billete exclama: 
.¿Pero por qué? 
-Por que nunca te vi en ninguna iglesia.

Un Pastor que era obsesionado con el golf, en un bellísimo domingo, decidió no ir a predicar; y llamó al Co-Pastor y le dijo:
-Predica tú, que estoy enfermo.
El pastor decidió ir a jugar golf en su club. Cuando empezó a jugar golf, había un ángel viéndolo y le pidió a Dios: 
-¡Castiga a este infiel obrero!
-Está bien, respondió Dios. 
Cuando el ángel volvió a ver al pastor, éste había dado un gran tiro y logró un hoyo ¡de un tiro! Y el Pastor emocionado comenzó a los saltos.
El ángel fue a preguntarle a Dios: 
-¿No ibas a castigarlo?
¿Y a quién crees que le puede decir lo que hizo? 

Se presenta ante el padre de su novia un pastor joven y le pide en matrimonio. El papá de la novia le hace las preguntas de rigor: 
-¿Cómo vas a mantener a mi hija? 
- Dios proveerá. 
-¿En que techo se van a cobijar?
-Dios proveerá. 
-¿Dónde estudiaran mis nietos?
-Dios proveerá. 
Después de despedirse, el padre medio desconcertado se encuentra con su esposa y ella le pregunta: 
-¿Que te pareció el pretendiente de nuestra hija? 
-¡El pastor está confundido y cree que yo Soy Dios! 

¿Quiénes son las epístolas? Las esposas de los apóstoles. 

La oración de un cristiano malhumorado:
-!!!Señor, dame paciencia¡¡¡PERO DÁMELA YA!!! 

-¿Quién fue el primer hombre en la Biblia que murió en un accidente por una moto?
- Goliat,.por que lo mató David con una honda. 

La Biblia registra que para el tiempo de Jesucristo ya existían los aviones, uno de los que los guiaba era Poncio Piloto. 

Una joven que agonizaba en un hospital tuvo un encuentro con Dios y Dios le dijo que no era su tiempo de morir y que viviría 40 años más. Al recuperase ella de su enfermedad, decidió hacerse una cirugía completa. Cambió su nariz, mejillas, labios; se puso lentes de contacto y también se pintó el cabello. Cuando salió a la calle, inmediatamente la atropelló un autobús. Al llegar al cielo le pregunta a Dios por que murió si Dios le dijo que viviría 40 años más. Dios le dijo: 
-Perdóname, lo que pasó fue que no te reconocí.

Un hombre se arrodilla y le pide a Dios:
-Dios, ¡quita todo lo malo de mí! 
Y... ¡desapareció! 


El primer encuentro de fútbol en la historia fue entre los israelitas y los filisteos. El resultado fue favorable a los israelitas, ya que ganaron por 'Goliat'.

Una niña, al darse cuenta que el sermón del pastor se demoraba mucho, se apoyó hacia su madre y le susurró al oído.
-¿Mamá, si le damos el dinero ahora, tú crees que él nos deje ir ya?

Un pastor se cruzó en la calle con un sacerdote católico. El sacerdote con disimulo pero con claridad le dijo: 
-Adiós, hijo del diablo.
-Adiós, padre.
En el avión que lleva al Papa tiene una falla y se va en picada, el Santo padre se pone de pie y dice:
- Ya no queda nada que hacer más que rezar para que vayamos al Cielo.
...y un colaborador responde:
- Pues dese prisa Su Santidad, porque vamos completamente en dirección contraria!

¿Qué apellido tenía Adán?
Pérez. Cuando Dios le dijo que no comiera del árbol de la ciencia del bien y del mal, le advirtió: El día que de él comieres, de cierto "pere...cerás"

¿Quién es el hermano más desafinado del Antiguo Testamento?
Labán. Porque Jacob le pidió "la menor" y Labán le dio "la mayor".

¿Cómo sabes que en los tiempos bíblicos había reporteros?
Porque Zaqueo tuvo que subir a un árbol para ver a Jesús.

Un día, Moisés, Jesús y un viejito decidieron disputar un juego de golf, y ello despertó tan grande interés entre los aficionados que el campo estuvo lleno de fanáticos mucho antes del comienzo del juego. En el hoyo considerado como el más difícil porque tenía un lago en todo el centro, Moisés tiró primero, la pelota salió disparada, cayó exactamente en el medio del lago y se hundió; Moisés caminó hasta el borde del lago, alzó su palo de golf, hizo que se abrieran las aguas, bajó caminando hasta donde estaba la pelota, y de un certero golpe la sacó del fondo enseguida, y con sólo otro golpe, la metió en el hoyo, y la gente le aplaudió emocionada.
Luego le tocó el turno a Jesús, la pelota salió igualmente disparada, e igualmente se fue derecha a caer en el lago, pero repentinamente se detuvo y quedó suspendida a escasos centímetros de la superficie. Jesús caminó entonces sobre las aguas, y con un golpe preciso, mandó la pelota directamente al hoyo, la ovación de la gente fue ensordecedora.
Por ultimo, le tocó el turno al viejito. La pelota una vez más cayó en el lago y se hundió hasta el fondo y el público calló respetuosamente preguntándose qué podría hacer el pobre anciano, de repente, del agua saltó un pez con la pelota en la boca y, justo en ese momento, pasó un águila y lo pescó en pleno vuelo, el águila se alejó volando majestuosamente por el límpido cielo llevando el pez en su pico mientras éste sostenía aún la pelota, entonces, como salida de la nada, apareció una nube muy negra, y de ella brotó un rayo que pegando certeramente en la cabeza del águila la mató al instante, en su caída, el pobre animal soltó al pez, el pez soltó la pelota y ésta cayo exactamente en el hoyo, primero se hizo un silencio de dramática incredulidad, y luego la gente enloquecida, prorrumpió en cerrado aplauso y en vítores para el viejito.
Jesús se acercó entonces al viejito, que sonreía tímidamente, y le dijo:
- ¡¡¡ Papá... ahora si... TE PASASTE !!! 

Un cura se había hecho amigo de un rabino y éste le pidió que le permitiera presenciar las confesiones. El cura le permitió esconderse en el confesionario y así escuchó a una chica que dijo:
- Padre, he pecado... hice el amor con mi novio por dos veces anoche.
- Está bien, hija mía: ve y reza tres padrenuestros, deja veinte pesos en la sacristía para los pobres, y Dios te perdonará.
Al rato viene otra joven y dice:
- Padre, vengo a confesarme porque en la semana hice el amor con mi novio, dos veces.
- Está bien hija, reza dos padrenuestros y deja veinte pesos para los pobres, que Dios te perdonará.
Al oír esto el rabino le pide para probar él. El cura accede, y entra otra chica que cree que habla con el sacerdote, y le confía:
- Padre, hice el amor con mi novio, una vez.
- Bueno, mihija, anda y hacelo otra vez que tenemos una oferta de tres por dos, por veinte pesos.

El capitán del barco judío:
-¡Tirad el ancla!
Los marineros:
-¡Pero mi capitán! ¡si es nueva!

Se encuentran dos amigos judíos y uno le dice al otro:
- Hola Moisés, ¿cómo estás?
- Ando mal, se murió la vieja.
- Disculpa, no sabía nada, y ¿qué tenía la pobre?
- Sólo un apartamentito. 

El Judío firma el cheque, se lo entrega al Chino, este lee el cheque y la da una tremenda trompada al Judío.
-Eso, es por lo que ustedes hicieron con el Titanic.
-¡Pero si no fuimos nosotros, fue un Iceberg!
-¡Iceberg, Goldemberg, Rosemberg! ¡Es todo lo mismo!

Una joven entra en una Iglesia desnuda de la cintura para arriba.
El cura la detiene y le dice:
-Un momento señorita, usted no puede entrar así a la iglesia.
-¿Cómo que no? Yo tengo el derecho divino.
-Y el izquierdo también, pero así no puede entrar.

Estaba Moisés sentado en la puerta de su casa refregando una moneda contra la otra, en eso pasa Abrahán y le pregunta:
-Pero Moisés ¿qué estás haciendo?
-No ves, gastando plata..

Sale un judío del consultorio del dentista y le dice a su mujer que lo está esperando:
-Listo. Vámonos. ¡Ya me saqué las tres muelas! 
-¿Cómo tres? ¡Si sólo tenías una estropeada!
-¡Es que el dentista no tenía cambio!

Jacobo va al baño y se le cae una moneda de un peso en el water.
-Por un peso no voy a meter la mano.
Se mete la mano en el bolsillo y toma una moneda de cinco pesos y lo tira en el water.
-Ahora sí, por seis pesos sí la meto.

-Moisés, ¿por qué se cortó en el dedo?
-Es que me encontré una curita y no quiero desperdiciarla.

-Tatele (papa en idish), si sacamos buenas calificaciones, ¿qué nos va a dar de premio?
-Los voy a llevar al aeropuerto a mostrarles el avión que sale a Disneyland.

-Oye Sarita, ¿te gustaría ir al teatro con ese vestido viejo?
-Claro que no.
-Que bueno, porque sólo compré una entrada.

-Samuel, ¿qué haces con ese pingüino dando vuelta en la plaza? 
-Ahh, lo trajo mi hijo del Polo Norte. 
-Llévalo al zoológico, hombre.
-No sos loco che, con lo que cuesta la entrada.

Cada año, un Rabí Judío, después de la Semana Santa se presentaba ante el Papa y le entregaba un sobre sellado viejísimo y amarillo. El Papa lo cogía, lo veía y se lo entregaba de nuevo al Rabí. 
Esto había tenido lugar por casi 2,000 años. 
Pero sucedió que un día, había sido ordenado un Papa nuevo, y el Rabí encargado de venir desde Israel a presentar el sobre, también era nuevo. Así que al tomar lugar el acto dijo el Papa: 
-¿Qué clase de ceremonia es ésta? Tengo entendido que ha sido observada por casi 2,000 años, y no sé el significado de ella. 
-¡Ni yo! Es nuestra costumbre enviar a alguien cada año por estas fechas con este sobre al Vaticano. 
-Abramos ese viejo sobre a ver qué contiene. 
El Rabí lo abre, lo lee y exclama: 
-¡Increíble!, ¡¡¡¡Es el cobro por los víveres consumidos en la Última Cena!!!!

Un tipo llega a la iglesia, y de inmediato va a confesarse:
-Padre, necesito que me ayude, porque he pecado.
-¿Qué pecado has cometido, hijo?
-Ayer, en la playa, le he tocado los senos a mi novia.
-Y dime hijo, ¿se los tocaste por encima del traje de baño o por debajo?
-Por encima, padre.
-¡Si serás tonto, el pecado es el mismo!

Un hombre estaba muriéndose y pide urgentemente que traigan a un sacerdote para poder confesarse antes de morir. El sacerdote llega. Y el paciente le dice: 
-Padre, me quiero confesar antes de morir. 
-Cuéntame hijo, ¿qué has hecho de tu vida? 
-Bueno padre, me he pasado la mitad de mi vida borracho todos los días, fumando, y sin trabajar...
-Todavía te puedes salvar, ¿qué has hecho la otra mitad de tu vida? 
-Padre, la otra mitad de mi vida la desperdicié.

Va San Pedro corriendo por las nubes con las barbas al viento:
-¡Señor, Señor! ¡Que las aguas del Jordán bajan!
-¡Compra!

El machete estaba mirando una misa por televisión y cuando comenzaron a recoger la ofrenda... cambió de canal!

El hombre le pregunta a Dios:
-¿Por qué hiciste a la mujer tan bella?
-Para que te enamores de ella.
-¿Y por qué la hiciste tan tonta?
-Para que ella se case contigo. 

El Papa está en su viaje de retorno al Vaticano. A los 15 minutos después que despegara el avión, le pidió a su ayudante que le sirviera una copita de vino. Al rato lo llamó para preguntarle:
- A qué altura vamos?
- Mil quinientos metros. 
- Está bien, servidme otro vino. 
Se lo terminó y volvió a preguntar sobre la altitud al ayudante.
- Cinco mil metros, su señoría. 
- Ah, dame otro vino. 
Al rato después:
- A qué altura vamos? 
- A diez mil metros. Le traigo otro vino?
- No, ahora agua mineral! A esta altura ya puede vernos el jefe. 

Llega un mortal al cielo y le pregunta a Dios:
-Dios, ¿Cuánto tiempo es para ti mil años?
-Hijo mío, eso es para mí como un segundo.
El hombre se queda pensado y luego le pregunta:
-Y ¿cuánto sería para ti un millón de dólares?
-Eso sería como un centavo.
El hombre pensado todo eso le dice a Dios:
-Dios ¿por qué no me regalas un centavo?
-Sí, en un par de segundos.

Un día Juan se sintió seguro sobre su vocación y entró al Monasterio del Silencio. El principal del Monasterio al darle la bienvenida le dijo:
-Hermano, seas bienvenido y puedes permanecer aquí todo el tiempo que quieras, pero la regla es que no puedes hablar a menos que yo te dé permiso.
El hermano Juan vivió en el monasterio durante un año sin decir una palabra, hasta que un día el principal le dijo: 
-Hermano, ya has vivido un año con nosotros, así que puedes decir dos palabras, recuerda, solamente dos palabras.
-Cama dura, dijo Juan.
-Siento mucho oír eso. Te asignaremos una cama mejor.
Un año después, el hermano Juan fue llamado nuevamente por el principal:
-Puedes decir ahora otras dos palabras, hermano.
-Comida fría, balbucea el pobre.
-Lamentable situación, pero se arreglara de inmediato.
En su tercer aniversario en el monasterio, el principal volvió a llamar al hermano: 
-Dos palabras puedes decir hoy, hermano Juan.
-¡Yo renuncio!
-Es lo mejor que puedes hacer, ¡porque lo único que has hecho desde que llegaste es quejarte de todo!

Llega un campesino a una iglesia para bautizar a su hijo, y el cura le dice:
- ¿Cómo le vas a llamar a tu hijo?
- Yuca Tigre Catorce.
- ¡Cómo!, exclama sorprendido el Cura, ¿Yuca Tigre Catorce?
- Sí, señor Cura.
- No, hijo mío, eso no puede ser, ese nombre no es cristiano.
- ¿Que no es cristiano?, Entonces ¿Por qué hay uno que se llama Papa León XIII?

Estaban unos curitas misioneros pidiendo caridad para los pobres en las casas de un barrio de clase alta. Cuando llegan a una de estas casas, tocan la puerta y abre una señora. Los curitas dicen:
- Dios la bendiga, buena dama. Somos hermanos de Cristo.
- ¡Pero qué bien se conservan!

Esto son tres religiosos, un cura, un musulmán, y un rabino que están discutiendo la manera de repartir las limosnas. El cura dice: 
-Nosotros tenemos un método que nos resulta muy bien, trazamos un circulo en el suelo, tiramos las monedas al aire, las que caen dentro, se las ofrecemos a Dios, y las otras para la parroquia.
El musulmán explica:
-Ah!, el nuestro, es mejor, trazamos una línea recta en el suelo y tiramos las monedas, las que caen a la derecha se las ofrecemos a Dios, y las otras, para la parroquia.
Ahora el turno al judío:
-El nuestro es el mejor, tiramos las monedas al aire, ¡Las que coge Dios, son para Él, y las otras para la parroquia!

Estaba un hombre caminando por la playa, de repente alzó los ojos al cielo y con toda la devoción que pudo, pidió a Dios que le concediera un deseo. Dios al verlo se apiadó de él.
-Pedid y se os dará, exclamó una voz desde lo alto.
-Mira Dios, tengo una novia que vive en España, yo vivo en Mallorca y me cuesta mucho ir a verla, ¿No podría construirme un puente que una las islas con la península?
-Eso que me pides, respondió Dios, es un trabajo muy materialista. Tendría que erguir grandes pilares de hormigón que profanarían mis océanos. Debería emplear cientos de toneladas de hierro y asfalto, reflexiona hijo mío, pídeme algo que me honre y glorifique, a lo que el hombre respondió: 
-Me he divorciado tres veces, me gustaría tener el don de saber escuchar a las mujeres, comprenderlas, saber por qué dicen no cuando quieren decir sí y viceversa, qué quieren decir cuando callan, por qué lloran sin motivos, ¿Cuál es el secreto para hacer feliz a una sola mujer?
Dios desde lo alto carraspeó y respondió a su deseo con una pregunta: 
-¿Y de cuántos carriles dices que quieres el puentecito?

Una señora va a la iglesia, durante la misa el padre pregunta: 
- ¿Cuántos quieren ir al cielo?
Todos responden: 
-¡Yo!, y la señora se queda callada.
El padre pregunta de nuevo: 
-¿Cuántos quieren ir al cielo?
De nuevo todos dicen: 
- ¡Yo!, y la señora callada.
El padre pregunta: 
-Señora, ¿Usted no quiere ir al cielo?
- Claro que quiero, pero me voy en otro viaje porque éste está muy lleno.

Este es un tipo rico que muere y se va al cielo. Ahí lo recibe San Pedro y le encomienda a un ángel que le enseñe su nuevo hogar, el tipo emocionado se pregunta cómo será, será una mansión de lujo o un palacio ya que, en el cielo no podría haber pobreza. Pasaron por un palacio bellísimo, con columnas de oro, adornado con diamantes, digno de un rey. El hombre emocionado le pregunta al ángel: 
-¿Aquí voy a vivir?
Y el ángel contesta: 
-No, más adelante está, sigamos.
Luego vio otra mansión hermosa con jardín, piscina, digna de un príncipe y emocionado pregunta: 
-Ángel, ¿Aquí si voy a vivir?
Y el ángel contesta: 
-No, más adelante.
El tipo ya extrañado siguió el camino y vio una casa mediana con jardín y bastante bonita y pensó, bueno al menos es cómoda y dijo:
-¿Ángel, viviré aquí?
El ángel le dijo: No, más adelante.
Y el tipo ya decepcionado siguió y más adelante vio una casita pequeña, dos habitaciones sin jardín pero habitable y le preguntó: 
-¿Ángel, es aquí?
Y el ángel responde: 
-No, más adelante.
Siguieron su camino y luego vieron una casita de lodo y varas, un solo cuarto, cocina con leña, pequeñita casi inhabitable y asustado pregunta: -¿Ángel, aquí?
El ángel contesta: 
-No, ya casi llegamos.
El hombre muy asustado lo siguió y al final de la calle ven un pequeño espacio con cuatro palos y un techo de ramas, sin paredes y el piso era el suelo simplemente y el hombre preguntó: 
-¿Ángel, no me digas que aquí voy a vivir?
Y el ángel contestó: 
-Sí hermano, es que con lo que tú nos enviaste de allá abajo apenas alcanzó para esto.

Un señor va a la iglesia y le pide a San Pedro:
Por favor, haz que mañana llueva o te rompo con un martillo.
El párroco escuchó esto y cambió de lugar la estatua de San Pedro, puso una igual pero más chiquita para que el individuo no rompiera la más grande.
Al día siguiente, va el señor a la iglesia y le dice:
-¿Pedrito, está tu papá?

Un domingo estaba el padre de la parroquia regañando a los feligreses ya que daban muy pocas ofrendas y les dice: 
-Hermanos, hoy vamos a recoger las ofrendas de una manera diferente, quiero que sin ver sus bolsillos metan la mano dentro y echen a la bandeja el billete que agarren, sin mirar que cantidad es. 
Y para que vieran los fieles cómo era, metió la mano en su bolsillo y cuando la sacó, era un billete de $1000 y exclama:
¡Estas son cosas del diablo!

Se trata de un hombre que llega al cielo, cuando está por entrar al paraíso había dos carteles, uno decía: "Paraíso común" y otro decía: "Paraíso especial".
El hombre va al especial, al entrar lo detiene un ángel y surge la siguiente conversación:
-¡Aaaaalto!.
-¿Por qué?
-Usted no puede entrar acá.
-¿Por qué?
-Porque acá solo entran las personas que en su vida, hicieron algo importante.
-Pero yo sí hice algo importante, contesta el hombre.
-¿Qué hizo usted?
-Yo soy arbitro de fútbol, partido 1 a 1 empataban River y Boca por el campeonato mundial, yo cobré penal para River en el último minuto. Gol de River y éste sale campeón del mundo.
-¿Y, cuando fue eso? Pregunta el ángel.
-Y hará 2 minutos, contestó él arbitro.

Un Viernes Santo, el tipo llega llorando a la iglesia y se confiesa al cura: 
- Padre, me puse a jugar al póquer y perdí todo mi dinero.
- Eso te pasa por jugar en el Viernes Santo - le dice el padre reprochándole. 
- Ah sí, no me diga, y los que me ganaron, ¿qué día jugaron?

Llegó un pastor nuevo a un pequeño pueblo. Le pide al diacono que como es su primer servicio está muy nervioso, que por favor lo corrija durante el culto si se equivoca. Y así lo hizo el diacono. Durante la predicación luego ya de varias correcciones, llega el Pastor a la lectura del evangelio y explica: 
-...Entonces Jesucristo mirando a Lázaro le dijo: levántate y Lázaro se levantó y ando. 
El diacono ya cansado le corrige: 
- ANDUVO, IMBÉCIL!!!! 
-Ahh sí, perdón, Lázaro se levantó, anduvo imbécil un tiempo y después sí ando bien!

Un conductor de autobús y un sacerdote mueren al mismo tiempo. El conductor fue al cielo y el sacerdote al infierno.
-Señor, ¿Por qué?-preguntó el cura. 
-Porque todo el mundo se dormía cuando tú predicabas, mientras que cuando él conducía todos oraban.

Esto era un pastor irlandés que vivía solo en unas montañas con un perro. Un día se muere el perro y el pastor baja al pueblo y se dirige a la Iglesia. 
-Padre, se me ha muerto el perro. ¿Podría usted decir una misa por la pobre criatura? 
-No, mira, no podemos celebrar servicios por un animal en la iglesia. Pero en el pueblo de al lado hay un cura hereje de una de esas extrañas denominaciones, y lo mismo esta de acuerdo. 
-Pues muchísimas gracias. ¿Por cierto, tiene usted alguna idea de cuanto podría donar por el servicio? ¿Serán $10,000 suficientes? 
-Pero hijo, ¿por qué no empezaste diciendo que el perro era católico?

Una señora le cuenta a un sacerdote: 
- Padre, tengo un problema. Tengo dos loritas parlanchinas que sólo saben decir una cosa... 
- ¿Qué es lo que dicen? -preguntó el cura. 
- Sólo saben decir "Hola, somos prostitutas. ¿Quieren divertirse?" 
- ¡Oh, es terrible! -exclamó el cura, pero tengo la solución para ese problema. Tráigame a sus parlanchinas a mi casa y las pondré con mis dos loritos parlanchines, a quienes les enseñé a orar y leer la Biblia. Mis loritos enseñarán a sus loritas a dejar de decir esa horrible frase y aprenderán en cambio a rezar y adorar a Dios. 
- Muchas gracias, padre. 
Al día siguiente la mujer llevó a sus loritas a la casa del cura. Los loritos sostenían sus cuentas del rosario y rezaban en su jaula. 
Cuando la señora puso a las loritas en la jaula junto con los parlanchines del cura, ellas -como de costumbre- parlotearon a coro: 
- Hola, somos prostitutas, ¿quieren divertirse? 
Entonces uno de los loritos miró al otro y exclamó: 
- Soltá el rosario. ¡Nuestras oraciones fueron escuchadas! 

Un sacerdote, un pastor y un rabino, se compran entre los tres un carro, pero no se deciden en la forma de bendecirlo, ya que el pastor quiere imponerle las manos y el sacerdote lo quiere rociar con agua bendita. Se van a dormir y piensa el pastor:
-Mientras duermen, le impondré las manos al vehículo.
Pero cuando llega al carro, ya está el sacerdote echándole agua bendita, por lo que decide imponerle manos. En eso están, cuando escuchan sonidos de herramientas en la parte de abajo, se asoman y encuentran al rabino quitándole piezas al vehículo y le preguntan: 
¿Qué haces?
-Lo estoy circuncidando.

En un bus va un hermano ubicado en un asiento, y sube una fea y se sienta junto con el hermano, y éste comienza a orar: 
-Señor, líbrame de toda tentación.
Esta se baja del bus, y sube una bomba y se sienta junto al hermano y éste se pone a orar: 
-Señor hágase su voluntad. 

Conversaban dos monos uno le decía al otro:
- ¿Oye, es cierto que el hombre desciende de nosotros? 
El otro le responde sorprendido: 
¡Tan bajo llegamos! 

Un hermano que había tenido un grave accidente automovilístico, al ser visitado les cuenta a los hermanos lo acontecido:
-Yo, iba lo más bien manejando y escuchando el programa radial del obispo hasta que dijo:
-Vamos a orar, y cierra tus ojos donde quieras que te encuentres' 

En un poblado, la creciente del rió era tal que sus moradores estaban próximos a inundarse. Un hermano se encontraba en su casa, pasaron sus vecinos en una camioneta y le dijeron: 
-Vámonos.
- No, a mí el Señor me va a salvar.
-El nivel del agua estaba por la azotea de su casa cuando pasaron unos amigos en una lancha y le dijeron:
-Ven con nosotros.
-No, a mí el Señor me va a salvar.
Pasó un helicóptero y le dijeron: 
-Sujétate de la cuerda.
-No, el Señor me va a salvar.
Al final se muere ahogado. 
Llegó al cielo y en presencia del Señor le dijo:
-Yo confié en ti y no me salvaste. 
A lo que el Señor le respondió:
-¡Te envié una camioneta, una lancha, y un helicóptero, decime qué más querías!

Un cristiano le da dos monedas a su hijo y le dice: 
-Hijo, una moneda es para la ofrenda y la otra es para ti. 
El niño va jugando en la calle y se le cae una moneda en la alcantarilla. Entonces exclama: 
-¡Chispas, se me cayó la moneda de la ofrenda!