Juana de Ibarbourou

 

 

 

 

DESPERTAR

 

Absorto pez, dormida golondrina,
Mariposa en el aire de la muerte,
Rosa fallida en la impasible umbría,
Esmeralda evadiéndose del verde
Color de su destino. En las heridas
La sangre blanca y el dolor ausente,
El mundo trastrocado en una orilla
En que la luz y el ámbito se pierden.

Dentro de la avellana de mi sueño
Esa hilera de imágenes sin filo,
Ese jardín de helados asfodelos,
Esa playa de lápices y vidrios,
Esa manada afónica de renos,
Esa luna guiñando sobre el cirio.

¡Gozo de despertar equilibrada,
Como cualquier mañana de los días!
¡Gozo de sol y éxtasis del agua,
Exacta magnitud de la alegría,
Regreso de la imagen dislocada
En los espejos de la pesadilla
Y la casa, mis perros, la mañana,
En la gracia y el orden de la vida!