Juana de Ibarbourou

 

 

 

 

FUSIÓN

 

Mi alma en torno a tu alma se ha hecho 

un nudo apretado y sombrío.

 

Cada vuelta del lazo sobre humano

se hace raíz, para afianzarse hondo,

y es un abrazo inacabable y largo

que ni la muerte romperá. ¿No sientes

cómo me nutro de tu misma sombra?

 

Mi raíz se ha trenzado a tus raíces

y cuando quieras desatar el nudo,

sentirás que te duele en carne viva

y que en mi herida brota sangre tuya!

 

Y con tus manos curarás la llaga

¡y ceñirás más apretado el nudo!