Juana de Ibarbourou

 

 

 

 

Mujer 

 

Si yo fuera hombre, ¡que hartazgo de luna,

De sombra y silencio me había de dar!

¡Cómo, noche a noche, sólo ambularía

Por los campos quietos y por frente al mar!

Si yo fuera hombre, ¡qué extraño, qué loco,

Tenaz vagabundo que había de ser!

¡Amigo de todos los largos caminos

Que invitan a ir lejos para no volver!

Cuando así me acosan, ansias andariegas,

¡Qué pena tan honda me da ser mujer!