La luna

 

 

 

La luna mide apenas la cuarta parte de nuestro planeta, y la gravedad es 1/6 de la terrestre.

Ella se mueve alrededor de la tierra en una órbita elíptica, a una distancia media de 384.467 km.

Gira alrededor de la tierra en el mismo período que tarda en girar sobre sí misma (27,32 días), por lo que siempre nos presenta la misma cara  y ésta se llama "rotación sincrónica".

 

Sólo podemos ver un 59% de su superficie, debido a que se balancea un poco y a que el eje de rotación tiene una inclinación.

La luna como la tierra rotan y se trasladan en el sentido contrario a las agujas del reloj. 

Cómo las órbitas de la luna son casi sobre el ecuador de la tierra, esto hace que ésta se vea al revés en el hemisferio norte al hemisferio del sur.
Al estar los dos hemisferios en el lado opuesto del globo esto hace también de ver la mayoría de las estrellas en diferentemente posición. 

El apogeo lunar es cuando la órbita de la luna está en su posición más distante de la tierra y el perigeo es cuando está más cercano a la tierra. 

A simple vista, la superficie lunar presenta dos zonas. 

Las zonas claras, llamadas "terra", ocupan el 80% de la superficie, y son muy accidentadas. Tienen montañas, algunas de las cuales han actuado como volcanes, hace por lo menos 3000 millones de años atrás. Lo más destacado es que está plagada de cráteres de impacto.  
La cara oculta apenas presenta zonas de "mare", que son en realidad grandes cráteres de impacto antiguos rellenos de lava. Parece ser que la corteza es más gruesa en el lado oscuro.

En la luna no hay agua. La única erosión actual es debida a los meteoritos. Al no tener atmósfera, llegan a la superficie el polvo y meteoritos pequeños, lo que ha formado una capa de polvo. 

Alrededor de los grandes cráteres se elevan formaciones montañosas circulares de 2 a 7 km de altura, que descienden con pendientes bruscas hacia el interior del cráter. Se cree que algunas cadenas montañosas son el resultado de la onda de choque por un impacto producido al otro lado del satélite.

Los impactos de meteoritos han ocasionado multitud de rocas distintas sobre la superficie lunar, muchas debidas a los propios meteoritos, y otras extraídas de las profundidades lunares.

La luna se haya rodeada de una muy tenue capa de gas (principalmente de helio, neón y argón). 
Desde la luna el cielo siempre se ve negro, debido a que no hay dispersión de la luz por no haber atmósfera.

Las temperaturas medianas sobre la superficie son de día al sol +107ºC y de noche -153ºC. 

 

Eclipses lunares

 

Uno de los fenómenos naturales que nos atrae la atención son los eclipses lunares y solares y estos ocurren como consecuencia de la revolución de la luna alrededor de nuestro planeta, y se producen cuando la tierra, la luna y el sol se encuentran alineados. Existen dos tipos de eclipses: cuando la sombra de la luna cubre la superficie de la tierra, se trata de un eclipse solar y cuando la sombra de la tierra cubre la superficie de la luna, se trata de un eclipse lunar.
La primera condición indispensable para que se produzca un eclipse solar es que el sol, la luna y la tierra, se encuentren alineados en ese orden; esto ocurre solamente durante la luna nueva.
Los eclipses lunares, por el contrario tienen lugar durante la luna llena, cuando para la tierra esos dos astros están en oposición.