Avión o misil  ¿Qué fue?

EL URANIO EMPOBRECIDO

Uranio elemento metálico radioactivo usado como combustible en los reactores nucleares, de símbolo U y número atómico 92, fue descubierto en el año 1789 por el químico Martín Heinrich Klaproth, aunque sus propiedades radioactivas no se conocieron hasta 1896 y fue a partir de ahí cuando se comenzaron a desarrollar nuevos y fundamentales conceptos sobre la estructura atómica.

Este es un metal pesado que se encuentra de forma natural y generalizada en diversas formas químicas en todos los suelos, rocas, mares y océanos. También está presente en el agua potable y en los alimentos. El uranio que se encuentra en el organismo humano está aproximadamente un 66% en el esqueleto, un 16% en el hígado, un 8% en los riñones y un 10% en otros tejidos El uranio natural consiste en una mezcla de tres isótopos radiactivos identificados por los números de masa 238U (99,27% de la masa), 235U (0,72%) y 234U (0,0054%).

El uranio se utiliza principalmente en las centrales nucleares; la mayoría de los reactores necesitan uranio enriquecido en 235U: con un contenido del 3% en lugar del 0,72% habitual. Una vez obtenida esa fracción enriquecida, el uranio residual es lo que se conoce como uranio empobrecido. Para una misma masa, el uranio empobrecido presenta una radiactividad equivalente aproximada-mente a un 60% del uranio natural.

El material que se utiliza en la industria civil y militar nuclear es el uranio U-235, que es el isótopo que puede ser fisionado. Como este isótopo se encuentra en muy bajas proporciones en la naturaleza, el mineral de uranio ha de ser enriquecido, es decir, ha de aumentarse industrialmente su proporción de isótopo U-235. Este proceso produce gran cantidad de desechos radiactivos de uranio empobrecido, así denominado porque está compuesto cómo dijimos, principalmente por el otro isótopo de uranio no fisionable, el U-238 y una mínima proporción del U-235.

  Desde 1977 la industria militar emplea uranio empobrecido para revestir munición convencional (artillería, tanques y aviones), para proteger sus propios tanques, como contrapeso en aviones y mísiles, y como componente de aparatos de navegación. Ello es debido a que el uranio empobrecido tiene unas características que lo hacen muy atractivo para la tecnología militar: en primer lugar, es extremadamente denso y pesado, comparándolo con los 10 kilos por litro de plomo, o los 7 kilos por litro de acero, el uranio pesa 18 kilos por litro, por esa razón es que los proyectiles con cabeza de uranio empobrecido pueden perforar el acero blindado de vehículos militares y edificios; en segundo lugar, es un material pirofórico espontáneo, es decir, se inflama al alcanzar su objetivo, generando tanto calor (2000°) que provoca su explosión.

  El uranio empobrecido es también radiactivo y tiene una vida media de 4,5 mil millones de años. Por ello, estos desechos han de ser almacenados de forma segura durante un período de tiempo indefinido, un procedimiento extremadamente caro. Para ahorrar dinero y vaciar sus depósitos, los Departamentos de Defensa y de Energía ceden gratis el uranio empobrecido a las empresas de armamento nacionales y extranjeras. Además de EE.UU., países como Reino Unido, Francia, Canadá, Rusia, Grecia, Turquía, Israel, las monarquías del Golfo, Taiwán, Corea del Sur, Pakistán o Japón compran o fabrican armas con uranio empobrecido.