RECETAS

 

MIL HOJAS


Ingredientes: 

500 gr. de harina 
2 cucharaditas de sal 
2 vasos de agua 
500 gr. de manteca 

Procedimiento:


(1) Colocar la harina sobre la mesa, hacer un hoyo

en el centro y añade en él, el agua con la azúcar

y la sal disueltas dentro de ella. 
 

(2) Amasar a mano hasta conseguir una masa, suave,

seca, de un intermedio entre dura y blanda.

En cuanto la pasta se encuentre en este punto,

no hace falta trabajarla más, pues tomaría

demasiado cuerpo.
 

(3) Formar una bola y reposarla 15 minutos

adentro de la heladera. 
 

(4) A continuación aplanar la bola con los

puños y formar un cuadrado lo bastante ancho para

 poder colocar en medio la manteca en trozos

mantenida al fresco según la época del año.

Levantar los extremos de la pasta de modo

que quede totalmente cubierta y apretar los bordes

para dejarlos bien unidos.

Una vez hecho esto, se procede a darle vueltas, en un lugar

muy fresco, o bien sobre unas chapas de metal que hayan

estado en una nevera si es verano. 
 

(5) Esta operación consiste en extender la pasta,

apretándola, ligera y vivamente con el rollo, sin

aplastarla, lo cual no impedirá romperla y dejar

escapar la manteca.

Se rebajará, pues, la pasta en forma de una faja más

larga que ancha, que se espolvoreará con un poco de harina,

a fin de evitar que se adhiera al rollo o a la mesa.

En cuanto se haya rebajado a unos 8 ó 10 milímetros

de espesor, se plegará en partes iguales. 
 

(6) Para dar la segunda vuelta, se rebaja la pasta así

dispuesta, con el rollo, pero en un sentido transversal al plegado,

teniendo el lado del último pliegue de debajo hacia la derecha.

Tras haber rebajado la pasta de este modo, se vuelve a plegar,

igualmente, en tres partes iguales, a continuación se le dará una

tercera y una cuarta vueltas, dejando reposar la pasta, luego,

durante diez minutos en la heladera.
 

(7) Antes de darle las dos últimas vueltas, como puede verse,

 la pasta debe ser rebajada, cada vez, en el sentido opuesto

 a la vuelta anterior. Tras haber dado 6 vueltas

a la pasta hojaldrada, se la dejará reposar otra vez

en la heladera durante un cuarto de hora antes de poder utilizarla. 
 

(8) Para conseguir un buen hojaldrado es esencial no

calentar la pasta y no dejarla que se ablande entre las vueltas.

Finalmente, se obtiene un regular hojaldre, espolvoreando siempre,

regularmente, la pasta, y dándole a cada vuelta, al rebajado,

un espesor lo más igual posible. Se la dejará reposar una vez

más en la heladera durante un cuarto de hora antes de poder utilizarla.
 

(9) Estirar la masa a un espesor más o menos 8mm.

(Para los 1000 hojas cortarlas con un molde redondo.) 
 

(10) Los recortes de masa que te van sobrando,

juntarlos y volver a unirlos.

El hojaldre que sale de estos recortes ya no saldrá tan delicado,

sino más fuerte y resistente, y quizás por esta razón

sea más adecuado para empanadas.
 

(11) No hace falta engrasar la bandeja, pues ya tiene suficiente

manteca en sí, simplemente humedece la bandeja

o molde con agua fría y un pincel.
 

(12) Antes de ir al horno pinchar bien simétricamente por toda la

superficie con un tenedor, el hojaldre sube mucho en el horno

y esto hará que infle uniformemente.
Hornear siempre el hojaldre a fuego fuerte 200-220 grados

siempre calentado previamente.
No abrir el horno durante los 15 primeros minutos,

el hojaldre está subiendo y podría bajarse.
La vista es lo que mejor para saber cuando está a punto.
Cuando tenga un color dorado y casi ya no suelte manteca

es que está en su punto.
Remover del horno y dejarlas que se enfríen.

Rellenos para las 1000 hojas
Dulce de leche repostero
nueces picadas
un chorrito de coñac
azúcar con sabor a vainilla o coco rallado.
 
Procedimiento:
Mezclar el dulce, las nueces y el coñac, untar generosamente

una hoja, taparla con una segunda hoja untar nuevamente repetir

la operación a gusto y terminar espolvoreando con el azúcar

o el coco rallado.