RECETAS

 

MORCILLAS DULCES


Ingredientes:

 

1 cabeza de cerdo

Sangre de cerdo

Azúcar

Pasas de uva

Nuez moscada en polvo

 

Procedimiento:

 

Cocinar la cabeza del cerdo hasta

que la carne este recocida

dejar enfriar y sacar toda la carne que

se puede sacar de la cabeza

picar en trozos, de un centímetro cúbico aprox.

El volumen de sangre a emplear

es el mismo volumen

a la de carne del cerdo

Se mezclan, la carne con  la sangre,

y por cada kilo de mezcla

dos cucharadas de azúcar

y una de sal además de un

puñado de pasas de uva cantidad

a gusto y una cucharada de nuez moscada en polvo.

 

Ponga el paquete de tripa salada en

un recipiente con agua tibia, 
desamárrela y una vez bien blandas

hágalas pasar agua por dentro, 
colocándolas en la llave del agua. 
Deben lavarse bien para eliminar

el sabor rancio, luego se sumerge en 
agua con el nitrito disuelto para evitar

una indeseada putrefacción. 
Enjuagar bien otra vez.
Previo al rellenado cuélguela para

que se escurra bien.

 

Usar un embudo adaptable a la máquina

de moler carne o usar un embudo bien grande. 
Inserte la tripa en el tubo del embudo

plegándola como un acordeón. 
 

Amarre la cola de la tripa. Se llena el

embudo con la mezcla y entonces con un 
madero cilíndrico que calce con el tubo,

se la va empujando, rellenando así la tripa.
Cuando rellene las tripas, tenga cuidado

de no introducir burbujas de aire.
 

Cada 15 centímetros se tuerce la morcilla,
haciéndola girar sobre sí misma, 
de manera de dejar unidades similares

separadas por este movimiento.


Se hierven colgadas.

Controlarlas regularmente. 
Si al pincharlas  no sale más sangre

es porqué están prontas.