un caos relativamente constante

desde que el hombre sabe expresarse, poetas han lamentado lo efímero del tiempo

“cual pájaro que vuela” “como arena se nos escapa” “el ayer fugó”

hombre de estudios han revelado que el tiempo en efecto es relativo

cosa bien sabida por todo niño que tras esperar su turno, se deslizo en el tobogán

momentos trascendentales nos impactan y sacuden la conciencia del tiempo

su duración es alterada según la interpreta nuestra débil percepción

 

dos pajaritos que hace mucho dejaron atrás sus plumas de pichón.

con plumas en estreno han volado lejos del nido sobre un pájaro metálico

aquí en el nido el tiempo ya no corre a 60 minutos por hora

momentos son letárgicos y  otros de velocidad más allá de los límites físicos

en la eternidad que separa el oír los chirridos individuales que llegan desde lejos

en cámara lenta me muevo cual buzo que realiza una obra submarina.

 

¡llamada!, cuan rápido pasa el evento, los escucho, y de repente no están

los minutos fueron sesenta, pero pasaron en espacio de un solo segundo

frenéticamente consulto a los relojes de mi mente sin resolver el dilema

en el vaivén mareado lentamente la realización me cobija y me ahoga

el día se acerca cuando los pichones formaran su propio nido

en otra rama, de otro árbol, y quizás mas allá del rió, en otro bosque

 

ahora, cual reloj Dalíesco, el tiempo se derrite y empieza a marchar hacia atrás

revivo momentos exquisitos de alegrías que nos dieron y alegrías compartidas

lucho tenazmente por quedarme aquí en este mudo de tiempo surreal

el presente llama despiadadamente y sin misericordia despierta y apura

lo encaro con energías provistas por este delicioso bocadillo de recuerdos

¿por qué a diferencia de mi auto, no tiene un pedal de acelerador mi reloj?

 

 

le doy cuerda al reloj, para adelantar al instante de que los pajaritos vuelvan al nido

ahí le pondré freno de mano al tiempo, para saborear el regreso de mis hermosuras

reflejo sobre lo que pensaba saber sobre constantes, lo relativo y lo que es el caos

me doy cuenta de que ya sea en momentos de breves recuerdos o de larga meditación

el tiempo de seguro es relativo, doy fe que mi orgullo por ellos es constante,

mi amor por estos dos pichoncitos siempre esta en aumento, y yo, en un eterno estado de caos

 

                                                                                                                                © 2009 Carlitos  carlitos14741@yahoo.com.au   CARLITOS

5